¡Se secan las cataratas de Iguazú!


Considerada una de las maravillas naturales del mundo, los saltos de agua del Iguazú, ubicados en la frontera entre Argentina y Brasil, se encuentran afectados por una sequía de gran magnitud.

Informes oficiales en ambos países dicen que las cataratas, compuestas por saltos de inmensa altura en medio de la selva, están afectadas por falta de lluvias en el nordeste de Argentina y en el sur de Brasil.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), de la provincia de Misiones, donde se encuentran las cataratas del lado argentino, destaca que las lluvias en los cuatro primeros meses del año no alcanzaron ni a la mitad del promedio de años anteriores.

Walszon Terllizzie, de la Agencia Nacional del Agua en Brasil, dijo el jueves que las cataratas han sido afectadas por una sequía de dos meses en el estado brasileño del Paraná.

Según coincidentes informes, apenas finos chorros de agua se deslizan por los principales saltos de las cataratas, declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco en 1984.

La cantidad de agua que fluye en uno de los principales destinos turísticos de Sudamérica es actualmente de 480.000 litros por segundo, respecto de la cifra normal de 1,7 millón.

Las imágenes de las cataratas, que tienen cuatro veces el ancho de las del Niágara, muestran ahora rocas y un pequeño flujo de agua que desciende hacia el Río Iguazú, según informes de Sao Paulo.

"Hoy la noticia es Cataratas del Iguazú prácticamente sin cataratas'', destaca la agencia de noticias HOY, de Misiones.

En los últimos años, la falta de agua en el mayor recurso turístico de Misiones ha sido noticia recurrente, publicó AP.

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal