Obreros porvocan el derrumbe de 30 metros de la Gran Muralla China


Lo que los mongoles ni los vientos de la historia han conseguido destruir en siglos, una cuadrilla de obreros lo echaron abajo en apenas un par de días.

Acaba de ocurrir en el norte de China y la víctima es ni más ni menos que la Gran Muralla China, en concreto una sección de 30 metros de largo que se vino a abajo con toneladas de escombros en la ciudad de Zhangjiakou (en la provincia de Hebei) cuando unos obreros estaban “saneando” una plaza anexa al muro.

Al parecer, y a falta del informe definitivo, los obreros, tras tanto escarbar y escarbar para hacer aflorar la plaza, tocaron la cimentación del muro, que ayudado por las copiosas lluvias caídas hizo que colapsara con imponente estruendo. Todo ante la incredula mirada de la cuadrilla de manitas y su capataz.

Ahora, la única obra del hombre que dicen puede verse desde el espacio también tiene un agujero que podría verse desde la luna.

Para más inri, la sección derruida era de las nuevas. Aunque esta parte de la Gran Muralla China se construyó en el siglo VII, la sección situada en Zhangjiakou fue reconstruida hace más de 500 años, en 1484, durante la dinastía Ming. “El muro ha sido constantemente reconstruido y reparado a lo largo de la historia”, afirma un experto, que todavía no se explica cómo pudo venirse abajo.

Una investigación está en marcha para averiguar las causas del colapso, mientras que los escombros del milenario muro siguen sin recogerse a la espera de ver la viabilidad de su reconstrucción. Y esta vez pidiendo tres presupuestos, a poder ser.

Image

Image

Fuente: Lainformacion

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal