Alí Primera dejó su mensaje revolucionario en la canción "Como Cristo lo hizo en la Biblia"


El Cantor del Pueblo Venezolano, Alí Primera (Coro, 1942-Caracas,1985), dejó su mensaje revolucionario en la canción, así como Cristo lo hizo en la Biblia. Así lo expresó la esposa eterna del cantor, Sol Musset, quien resaltó que el pueblo venezolano debe continuar la tarea a la que invita la canción de Alí Primera: Hacer la Revolución. “Así como Cristo nos dejó la palabra en la Biblia, Alí nos dejó la palabra en su canción, su mensaje, la tarea que debemos continuar”, expresó Musset, durante una visita realizada este fin de semana a Barquisimeto y San Felipe.

Poco antes de continuar su viaje a Paraguaná, en el estado Falcón, donde este domingo, como todos los años, se le rinde tributo al principal referente de la canción revolucionaria en Venezuela, Alí Primera, que este 31 de octubre se cumple 68 aniversario de su nacimiento.

“Debemos continuar la tarea hermosa de un hombre venezolano que amó mucho este país y dejó todo un legado de lucha revolucionaria”, expresó Musset antes de continuar su periplo al estado Falcón.

La noche que conocí a Alí Primera

“Lo conocí en Barquisimeto. En esa época era una muchachita”, indicó Musset con una sonrisa de niña sobre el día que conoció a Alí Primera. “Tenía virgen hasta las pestañas. No había tenido ni novio, a lo sumo un pretendiente del primer año de bachillerato”, recordó.

Sol y Alí se conocieron en el antiguo Anfiteatro Oscar Martínez de Barquisimeto, estado Lara, en el aniversario de Los venezolanos primero, uno de los programas de radio más escuchados en este estado Centro-Occidental, entre la década de los setenta y ochenta.

“Fue un amor a primera vista”, dijo. Recordó un poema que le escribió en uno de los aniversarios de su boda, que decía sobre aquel día: “Aun recuerdo aquella noche, adornada por luceros. Nos conocimos cantando por la Venezuela primero”.

Hizo una pausa y continuó: “Tú, con cantos solidarios y yo con canto estudiantil”, señaló Sol, quien en aquella ocasión representaba a su liceo de Acarigua, estado Portuguesa, en la Voz Liceísta, evento que se realizaba en aquella época en Barquisimeto.

“Fue hermoso saber que ambos andábamos en el mismo cauce, defendiendo hombro a hombro con canto a nuestro país”, rememoró Sol como si hubiese escrito el poema recientemente.

“Está tu ausencia infinita soledad tan mía y de todos, cuatro canciones, dignos capullo del vientre”, agregó Musset en relación a los cuatro hijos que tuvieron: Sandino, Servando, Florentino y Juan Simón.

“Un canto combativo que al oírlo y practicarlo dan ganas de vivir para continuar luchando con mucha rabia y amor por lo que siempre cantante y te entregaste hasta el fin”, agregó sobre aquel poema que lleva consigo en su corazón.

Recordó que esa noche que se conocieron Alí le dijo que la ayudaría a grabar un disco. “Mira que me grabaste cuatro discos bien grabados pero en mi vientre”, le decía después a Alí en relación con sus hijos y la relación que multiplicaron años más tarde.

Sol le dio su dirección y teléfono. Alí le llamó y le escribió, luego, a la dirección que le habían dado en el que no se indicaba la ciudad, de manera que Alí Primera le escribía y llamaba a Barquisimeto, donde suponía vivía Sol porque allí se conocieron

No obstante, Sol y su familia residían en Acarigua, estado Portuguesa, ciudad localizada a 160 kilómetros a Barquisimeto, en el estado Lara. Las cartas se las devolvían y no se lograba comunicar por teléfono.

“Yo sí decía qué embustero, otro mentiroso más. En el fondo me daba rabia que ya había algo allí, un sentimiento sembrado en mis entrañas y en mi corazón”, relató Sol Elena, nombre completo de Musset.

Como a los ocho meses de haberse conocido recibió una llamada. Era él, Alí, que se había conseguido con el locutor Gerardo Brito, que dirigía el conocido programa Los venezolanos primero, que se transmitía por Radio Lara.

Allí el hombre y la mujer salieron de la incertidumbre, aunque los esperaba por superar un gran escollo para concretar el amor que se prometían, el padre de Sol Musset.

¡ No acepto un comunista en mi casa ¡

Contó que la primera vez que Alí llamó a su casa atendió su papá, que había oído hablar de Alí Primero, pero no sabía con exactitud quién era. “Nena, la llama Alí Primera”, le dijo un día su papá, fundador de Acción Democrática (AD) en Portuguesa.

Una de las organizaciones políticas que controló el poder político en Venezuela, en la época del Pacto de Punto Fijo (1958-1998), sustituido posteriormente por la Revolución Bolivariana en 1999, con la llegada a la presidencia de Hugo Chávez Frías.

El padre le dijo a Sol que la llamaba Alí Primera hasta con cierto orgullo y admiración, de que un hombre público como el cantor la llamara, hasta que un día Alí Primera le envió a Sol unos discos que había grabado.

Le contó con orgullo a un amigo sobre el episodio y este le advirtió que el cantor era “un comunista come niño”, como difundía la campaña infundada por el imperialismo en contra de sus adversarios políticos, en la época de la Guerra Fría.

“¡ Yo no quiero un comunista en mi casa ¡”, dijo el papá de Sol. Cuando ella llegó del trabajo encontró los discos tirados en el piso. “Yo me había graduado recientemente de maestra”, recordó.

Su mamá le contó lo que había pasado. “Si, mamá él es un comunista revolucionario como yo”, increpó Sol, quien fue militante de la Liga Socialista en la década de los años setenta y ochenta.

“Hija, si usted se casa con ese hombre (Alí Primera) la va a dejar por su comunismo”, recordó Sol que le decía su padre mientras ella lloraba por el trato que le estaban dando.

Ella ya estaba enamorada y dispuesta a ingresar a una congregación de monja si no era aceptado su romance con el cantor. “¡Yo no quiero un comunista en mi casa ¡”, repetía el padre.

Entonces cada uno de los hijos de Musset iban diciendo “me voy de la casa entonces”, incluyendo Sol. El padre se dio cuenta que casi todos sus hijos eran hombres y mujeres de izquierda, es decir anti-adecos.

“Mi papá no sabía que tenía puros hijos revolucionarios”, rememoró con simpatía Sol. Al final su papá no solamente aceptó hablar con Alí sino que el hombre se ganó al padre con sus gestos de respeto, estima y cariño hacia Sol y su familia.

Este domingo, con motivo del aniversario 68 de su nacimiento, se le rinde tributo a Alí Primera en Caja de Agua, pueblo del estado Falcón situado cerca de Punto Fijo, en el estado Falcón, particularmente en la Casa Museo Alí Primera, que los últimos dos gobiernos del estado Falcón rescataron.

Se le rendirá, una vez más, un homenaje a uno de los venezolanos más sobresalientes del siglo XX, cuya canción es patrimonio nacional. AVN

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal