Chile: Michelle Bachelet impresionada con objetos saqueados tras terremoto


La presidenta Michelle Bachelet revisó el domingo un millar de objetos por valor de dos millones de dólares recuperados por la policía o devueltos por los autores de una intensa ola de saqueos tras el terremoto del 27 de febrero, descritos por la mandataria como "otra réplica".

Bachelet dijo que hasta el domingo en la tarde habían sido recuperados 950 objetos, incluyendo refrigeradores, lavadores, otros electrodomésticos y hasta muebles.

"Son especies que nada tienen nada que ver con la sobrevivencia", dijo Bachelet tras ver los objetos acumulados en una cancha de basquetbol de la jefatura regional de policía. "Tienen que ver con... moral de gente que incluso buscó lucrar".

La ola de saqueos obligó a Bachelet a enviar a los militares a la calle, con lo que rápidamente se restableció el orden en esta ciudad, 515 kilómetros al sur de Santiago.

Pero la mandataria, que en el ocaso de su gobierno gozaba de una popularidad superior al 80%, recibió una ola de criticas por supuestamente demorar demasiado _36 horas_ en permitir la acción militar, luego que fue evidente que la policía estaba siendo sobrepasada.

Según una encuesta publicada el domingo por el diario El Mercurio y Opina, el 72% cree que el gobierno respondió de manera tardía e ineficiente para restablecer el orden, y piensan que ello se debió a que Bachelet no quería terminar su gobierno con los soldados en las calles. Un 60% cree que la entrega de ayuda ha sido "lenta e ineficiente".

Se encuestó a 600 adultos en Santiago el jueves, y el margen de error del estudio es de un 4%.

Bachelet dijo a los periodistas que "Chile se ha mostrado indignado por aquellos pillos y saqueadores. Se va a aplicar todo el rigor de la ley".

Hasta el domingo, entre 37 y 40 personas habían sido sometidas a proceso y enfrentan penas de cárcel que van de 541 días a 5 años de cárcel. La pena está agravada en un grado por que el delito se cometió bajo la vigencia del estado de catástrofe.

Los objetos acumulados fueron en muchos casos recuperados por carabineros (policía) a través de trabajo de inteligencia y denuncias de la gente, pero muchos fueron devueltos voluntariamente al parecer por temor, luego que la policía allanó varias viviendas y recorrió algunas calles usando megáfonos para advertir a quienes tuviesen objetos robados en su poder.

El teniente de policía Oscar Llanten dijo a The Associated Press que la devolución masiva de productos provenientes del saqueo constituye "un inédito fenómeno, que se debió al trabajo realizado por carabineros y a la denuncia de la comunidad".

Mientras la mandataria hablaba, dos nuevos camiones colmados de objetos llegaban a la estación policial. Cerca de 40 camiones ya habían sido descargados.

"El daño que se produjo (a la imagen de los chilenos en el extranjero) es lamentable. Ahora nos meten a todos en el mismo saco", dijo a la AP el obrero de la construcción Juan Lagos Rosales, cuya vivienda está en el suelo y él, su esposa y su hija de un año duermen en una carpa, en la calle.

Agregó que "está bien el procedimiento (de la policía de recuperar objetos robados)", aunque considera que las condenas para los que saquearon alimentos no deberían ser de cárcel.

Arán Fuentes, de 48 años, guardia de la Municipalidad de Concepción, dijo a la AP que "quedamos por el suelo (desprestigiados). Después de lo que hicimos por otros países, ahora mostrarnos como saqueadores al extranjero da mucha pena".

El gobierno montó un gigantesco programa de ayuda llevando alimentos, medicinas y productos esenciales a las zonas afectadas por el terremoto, que estremeció a una franja de unos 500 kilómetros del angosto territorio chileno, arrasando poblados enteros, especialmente en la costa, y causando graves daños en otros lugares.

La ministra de Vivienda, Patricia Poblete, calculó que 500.000 viviendas sufrieron daños graves, pero la cifra podría triplicarse.

El gobierno montó un gigantesco plan de entrega de ayuda de alimentos, medicinas y otros esenciales, pero aún continuaban las quejas desde algunos sectores que todavía no han sido beneficiados. La ayuda incluye contribuciones de gobiernos extranjeros.

A media tarde se dejó caer una fuerte lluvia _la primera después del terremoto_ que empezó a declinar una hora después, aunque especialistas de meteorología dijeron que las precipitaciones se intensificarían, para declinar al anochecer y desaparecer el lunes, cuando debería quedar despejado.

La lluvia y el frío intensifican el drama que viven centenares de familias que perdieron sus casas y están viviendo en carpas, en la calle, desde el 27 de febrero.

La lluvia aumentó las penurias de los damnificados, muchos de los cuales ni siquiera tienen un saco de dormir y pasan las noches envueltos en una frazada. Algunos prenden fogatas para cocinar algunos alimentos _si tienen_, para alumbrarse y, ahora, para calentarse.

En el aeropuerto de Concepción la actividad era incesante. Aviones, incluyendo uno de Colombia, y helicópteros traían toneladas de ayuda a los damnificados, que se suman por decenas.

Fuente: Yahoo

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal