Diario Correo del Caroní: La paz abandona a los habitantes de Ciudad Bolívar


En menos de un mes, los habitantes de Ciudad Bolívar han sido testigos de cómo varios de sus habitantes son víctimas de la industria del secuestro. El reciente caso de Enrique Boccardo es una prueba de ello. La situación de inseguridad ha devenido en una pérdida de confianza de los ciudadanos hacia sus autoridades policiales y gubernamentales. Los colores políticos no importan: cualquiera puede ser víctima del hampa en cualquier lugar y a cualquier hora. La paz parece haberse ido de Ciudad Bolívar.

El miedo se ha instalado y -para muchos- lo hace con la intención de quedarse. Al menos eso es lo que consideran los habitantes de Ciudad Bolívar debido a la ola de secuestros que ha azotado a varias familias en tan sólo un mes.

Más recientemente, los casos de las hermanas Karelis y Karlizbeth (raptadas a comienzos de diciembre mientras se dirigían al negocio de su familia, ubicado en la avenida Nueva Granada) y el de Enrique Boccardo (secuestrado el miércoles en la entrada de su fundo de la vía hacia Maripa), se han convertido en los activadores de un pánico que amenaza con enturbiar las festividades navideñas.

Las opiniones están divididas: algunos habitantes de la ciudad consideran que el problema de la inseguridad puede ser resuelto fácilmente disponiendo más funcionarios policiales en las calles.

Otros opinan que el problema no es cuestión de cuántos uniformados estén en la calle, sino más bien de educación ciudadana, comenzando por los más jóvenes.

Lo cierto es que el problema está allí, latente y vivo. Las hermanas Ruiz y Enrique Boccardo son una manifestación de ello.

Trabajo de base

José Requena, trabajador jubilado de Sidor y habitante de la urbanización Medina Angarita, aboga por una solución a largo plazo del problema, comenzando con una profundización en la enseñanza de valores como la tolerancia y el respeto dentro de las instituciones escolares.

“Todo eso se ha perdido. Estamos en una sociedad en donde otras cosas importan menos que antes, porque hasta un viejito debe darle 50 bolívares al cajero de un banco para que lo deje ser el primero en la cola”, explica.

Esa medida debería combinarse, según el aporte de José Caraballo, mecánico y habitante de la urbanización Los Próceres, con una intensificación de los puestos de vigilancia policial.

“Es necesario que existan más puntos de control en toda la ciudad. Creo que esos dos secuestros (las hermanas Ruiz y Boccardo) lo demuestran, pero más allá de ello, lo que vemos a diario son atracos, y las autoridades deben ponerle coto a eso”, considera.

Negligencia presente

Caraballo agrega que la negligencia por parte de las autoridades gubernamentales y policiales es otra de las causas de la situación por la que actualmente atraviesa Ciudad Bolívar en cuanto a la inseguridad.

Su apreciación es sustentada por Ramón Lereico, habitante de Santa Fe, al señalar que debido a la falta de vigilancia permanente, los atracos ocurren como algo cotidiano.

“Uno ve eso hasta en los autobuses. A mí me han atracado en las unidades de transporte, y todo eso se debe a que no hay muchos policías en las calles”, resalta.

Toda esa situación ha generado un estatus de desconfianza en las autoridades gubernamentales y en los cuerpos de seguridad ciudadana, según resalta Porfirio Lozano.

“Eso es en todas partes, y muchos no tienen conciencia de lo que está pasando. Mientras la cosa siga así, no creo que haya más remedio. La aplicación de esa igualdad que señala el Presidente está lejos de lograrse”, agrega.

Cifras elevadas

Julián Briceño, representante juvenil de Primero Justicia, señala que las cifras de secuestros, robos y muertes violentas de taxistas en el estado Bolívar, han crecido durante 2009, en comparación con el año anterior.

“En 2008 registramos en 939 el índice de delitos y muertes violentas, y en 2009 tenemos registradas 1.066, es decir, hubo un aumento del 13 por ciento. Por otra parte, en 2008 hubo 25 taxistas asesinados, y en lo que va de este año hemos registrado 38”, revela.

Correo del Caroní
Marcos David Valverde
http://www.correodelcaroni.com/content/view/143634/1/

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios