El 'café especial' de Brasil, un mercado en plena expansión

El 'café especial' de Brasil, un mercado en plena expansión AFP

Brasil es más conocido por la cantidad del café que produce -es el primer productor mundial, con un tercio de la cosecha global- que por el sabor de sus granos.

En 2016, produjo 51,37 millones de sacos de 60 kilos, un 85% de café común, apreciado por las grandes compañías de torrefacción.

Pero el gigante sudamericano se está afirmando en el mercado de los cafés especiales, producidos con un cuidadoso proceso de selección y tratamiento de granos de tipo arábica.

En la escala internacional de calidad establecida por la Speciality Coffee Association of America (SCAA), que evalúa el aroma, la acidez, la suavidad y la homogeneidad de la infusión, los cafés especiales brasileños reciben puntuaciones de más de 80 puntos sobre 100.

El año pasado, la producción de cafés brasileños de calidad superior llegó a 8 millones de sacos, un 54% más que en 2015, según datos de la Asociación Brasileña de Cafés de Especialidad (BSCA).

En 2018, Brasil debería desplazar a Colombia como primer productor mundial de este tipo de grano, de acuerdo con esa entidad.

La ABSCA organiza desde 1999 concursos regionales y nacionales --entre ellos el Cup of Excellence, convertido en una referencia mundial-- que reforzaron el prestigio de los cafés especiales del país.

Un número creciente de caficultores, y en particular de explotaciones familiares, se lanzó a este nicho de mercado, con una demanda mundial que crece cerca de 15% al año, en tanto que la de café común solo registra un aumento de 2%.

La labor es más exigente, pero está recompensada: el saco de café especial se vende a más del doble de precio del café tradicional.

Los productores apuestan además por la valoración de las indicaciones de origen geográfico del grano. Actualmente, solo cinco regiones brasileñas se benefician de ese etiquetado, entre ellas la el Cerrado Mineiro, la única en haberlo conseguido desde 2014.

AFP
Por Informe21 / FL

Categoria: