Habitantes de Tocorón afectados por peleas en el penal piden que este sea reubicado


Varias viviendas resultaron afectadas por las balas que durante tres días fueron parte de un cruento escenario dentro y fuera del penal. Quienes habitan en la población de Tocorón, parroquia Augusto Mijares, alzaron su voz para pedir a las autoridades la reubicación del centro penitenciario que durante toda la semana se ha mantenido en conflicto, a pesar de que los organismos de seguridad ya concretaron su militarización.

Los vecinos, desesperados, aseguraron que durante los tres primeros días de tiroteo, la zozobra los invadió en vista de que las balas provenientes del interior de la cárcel impactaron sus viviendas, mientras grandes y chicos se vieron obligados a permanecer varias horas debajo de las camas.

“Por la seguridad de quienes residimos en una de las parroquias más pobladas del municipio Zamora, nos organizamos para recoger las firmas que avalarán un documento que entregaremos próximamente en el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, a fin de que nos tomen en cuenta y resguarden nuestro derecho constitucional a la vida”, manifestaron.

Iglesia avala petición
La nutrida representación de vecinos fue acompañada por el sacerdote Alexis Torrealba, capellán del penal y párroco de la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, quien indicó que la Iglesia Católica, a través de la Arquidiócesis de Maracay, se ha solidarizado con los habitantes de Tocorón, mientras en el interior del penal se ocupan de sembrar valores en la población reclusa a fin de convertirlos en mejores hombres y mujeres, con una visión distinta de la vida.

El padre Torrealba hizo un llamado a la ciudadanía para que colabore donando antibióticos, gasas, sueros, agua oxigenada, agua potable, alimentos no perecederos y antisépticos, a fin de facilitar la atención de gran parte de la población penitenciaria afectada por la emergencia, que aún también mantiene en vilo a sus familiares.

9.800 habitantes en peligro
Por su parte, el edil Alejandro Barrios aseguró que el Concejo Municipal está ganado a la petición que avalarán los 9.800 habitantes de la parroquia Augusto Mijares y es por ello que a través de un acuerdo de Cámara, acordaron iniciar todas las acciones a que haya lugar a fin de evitar que en el menor tiempo posible, el Gobierno Central realice las inversiones necesarias para reubicar el penal de Tocorón.

“Venezuela es bien grande, y sí es posible pensar en un lugar apartado para que funcione esta cárcel. Además, es injusto que esta infraestructura esté en deplorable estado, mientras la vida de esos reclusos que también son seres humanos, corre peligro”, manifestó.

El presidente de la Junta Parroquial Augusto Mijares, Víctor Gutiérrez, precisó que ya se encuentran 400 formatos en la calle para la recolección de las 5 mil rúbricas que avalarán el documento, por lo que extendió la invitación a una reunión que se llevará a cabo mañana domingo, a las 8:00 de la mañana, en la entrada del sector Betania para precisar la cantidad de firmas que han sido recolectadas y coordinar la presencia vecinal en Caracas para un derecho de palabra, que solicitarán ante la Asamblea Nacional.

A la voz de las autoridades se unieron Marleni Quintero, Estela Rincones y Ana Chacón, esta última aseguró “estar viva de milagro”, pues una bala le rozó el pie luego que pegara en una de las paredes de su vivienda.

Persiste desesperación
Por su parte Ana Chacón, acompañada de Zumjail Alfonzo y María Balbuena, elevaron su voz junto a familiares de los reclusos para instar a las autoridades a suministrar información sobre la actual realidad del Centro Penitenciario Aragua con sede en Tocorón, luego de varios días en que los episodios de violencia se convirtieron en el denominador común.

“Allí hay heridos graves que no han recibido atención, mientras que la prioridad parece estar sólo para los reclusos de la torre y los de los galpones son ignorados. Queremos justicia para estos reos, y que nos garanticen tranquilidad, porque aquí nos hemos mantenido día y noche, a la buena de Dios”.

Semana de emergencia
El lunes 27 de septiembre comenzó la emergencia en el CPA Tocorón luego que bandas armadas, que permanecían en los galpones y la torre, se enfrentaran por el liderazgo interno, y según información oficial, tres reclusos perdieran la vida, entre ellos dos pranes o líderes de la torre, mientras que otro reo resultara herido de gravedad y cuatro custodios recibieran tiros en las piernas cuando intentaban sacar a los reclusos malheridos del escenario del enfrentamiento.

Los fallecidos fueron identificados como Nelson Esteban Sánchez Soto, Oscar Humberto Bermúdez Silva, líder o primer pran de la torre; y el segundo al mando de esa área, Jaime Francisco Torres, alias “El Guajiro”, quienes perdieron la vida instantáneamente tras recibir múltiples disparos.

El tiroteo que se suscitó durante todo el día lunes prosiguió el martes desde las 12:00 del mediodía, cuando los reclusos de los galpones hicieron la toma forzada de la torre, en una jornada sangrienta que se extendió durante más de siete horas y en la que fallecieron ocho reclusos, mientras cuatro familiares resultaron heridos cuando corrían por salvar sus vidas de la balacera, que también tomó como escenario la carretera Villa de Cura-Magdaleno.

Al final de la tarde del miércoles 29 de septiembre, cuando se suponía que la situación estaba controlada, otra balacera dejó extraoficialmente 11 muertos y un número indeterminado de heridos, lo que obligó a las autoridades del Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Interior y Justicia, a militarizar la cárcel, que aún permanece tomada por 1.800 efectivos entre Ejército y Guardia Nacional Bolivariana.

Tal como lo asegurara el pasado jueves la directora nacional de Servicios Penitenciarios, Consuelo Cerrada Méndez, cesaron los enfrentamientos armados entre los reclusos luego de la militarización del penal en el que aún se mantiene la tensión, en vista de que la mayoría de los familiares aseguró desconocer el estado real de los reos, mientras exigen que la visita sea reanudada.

Ayer viernes, pasado el mediodía, el gobernador Rafael Isea acompañado del General de División (Ej.) Clíver Alcalá, Comandante de la IV División Blindada y Guarnición de Maracay, se hizo presente en el penal de Tocorón y realizó un recorrido junto a las autoridades de la cárcel, a fin de constatar el retorno a la calma.

Mientras corría el rumor de que varios reclusos se cosieron la boca, en horas de la tarde familiares de los reos interceptaron la caravana del Ejecutivo regional a fin de exigirle respuesta frente a lo que consideran el silencio oficial y la negligencia de quienes dirigen la cárcel, ubicada en el municipio Zamora.

Sin embargo, funcionarios de la Brigada Antimotín de la Policía de Aragua se encargaron de abrirle paso al Ejecutivo regional, mientras el alcalde de Zamora, Aldo Lovera, se dirigió a los familiares y les aseguró que una vez culminada la requisa, dan fe y seguridad de que los sobrevivientes en el enfrentamiento están a salvo, seguros y con la asistencia que requieren.

Agregó que los distintos niveles de Gobierno y del Ministerio de Interior y Justicia coordinaron las acciones necesarias para comenzar el proceso de limpieza de la cárcel a través de la incineración de los desechos que quedaron tras el desastre, que ocasionó entre otros daños, la total destrucción de las oficinas administrativas.

“La nutrición, hidratación y suministro de medicamentos para los reclusos está a cargo de nosotros. Ya se habilitó un campamento para ubicar a los reos mientras se recuperan las instalaciones de la cárcel, pero podemos dar fe de que todos los heridos fueron contados y atendidos para garantizar sus derechos humanos, tal como lo establece la ley”.

Asimismo, dijo que por ahora no se adelantarán más traslados, a menos que el recluso y los familiares hagan la solicitud de forma voluntaria, mientras todas las instituciones y organismos están abocados a estructurar las listas de heridos, a fin de darlas a conocer y generar tranquilidad entre la ciudadanía.

Amenazan con ir a huelga de hambre
Al caer la tarde de ayer, los familiares de los reclusos fueron notificados, a través de un contacto telefónico que internos establecieron con representantes de una radio comunitaria en el municipio Zamora, que los reos que se encuentran en el campo de los galpones amenazaron con ir a una huelga de hambre, ya que según mencionaron, no se les proveyó de alimentos ni agua, desde la madrugada del viernes.

Según indicaron los internos, se trata de más de 3 mil privados de libertad. Indicaron que dos de los trabajadores se encuentran secuestrados, y denunciaron que hay muchos más heridos de los que se han dado a conocer. Además, exigieron la presencia de un fiscal y representantes de organismos para la protección de derechos humanos, pues temen por su integridad física.

A la Redacción de este impreso llegó un comunicado urgente, firmado por la Mesa Técnica de Trabajadores de la Torre, a través de la cual expresa que “están siendo maltratados, hay muchos muertos y corren peligro, por lo que 72 de ellos piden ser trasladados”. A través del mismo, solicitaron que la información sea difundida a través de medios de comunicación y redes sociales. JO

Familiares recogieron firmas
Angustiados por la falta de información que dicen padecer a las afueras del penal, los familiares iniciaron una recolección de firmas, con la intención de que una comitiva de cinco personas ingresara al reclusorio y pudiera obtener información cercana. La abogada Nastassja Palmiotto tomó la iniciativa y explicó que se redactó un comunicado, a través del cual se especificaba la identificación con nombre completo y cédula de identidad de los fallecidos, los heridos, la permisibilidad para el ingreso de la comitiva especificada, la notificación de traslado oficial de reclusos y el ingreso de alimentos, agua y ropa.

Fuente: http://elaragueno.gesindoni.com.ve/region/articulo/4483/piden-reubicacio...

DJ

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal