¡Horror!... en la Basílica y Convento de San Francisco de Lima en Perú: ¿Entierro cristiano o terror religioso?

Los curas recibían los cuerpos en la nave central de la iglesia y cerca del altar mayor hay una escalinata que baja hacia las catacumbas. Los familiares no podían entrar allí, y quienes llevaban los cuerpos eran los franciscanos. Cuando los deudos se iban, ¿cómo podían suponer que sus muertos serían una atracción turística en el siglo XXI?... Pues –aunque usted no lo crea- es así.

Visitamos las catacumbas la semana pasada y qué vimos: Fosas debajo de la iglesia que contienen miles de huesos. En una de ellas están fémures, en otras caderas, más allá, las calaveras y así sucesivamente. En otras fosas, hay huesos diversos de cientos o miles de personas...

¿Nos espanta esto? No, sin embargo, nos tenemos que preguntar ¿por qué los curas franciscanos no le han dado la cristiana sepultura a estos cadáveres? Para ello, sus familiares de antaño les entregaron los cuerpos de sus seres queridos. ¡Cómo es posible que esto no haya ocurrido! ¡Cómo es que desmembraron los restos de cada uno!...

Cómo saben los feligreses, un requisito fundamental del entierro católico, de la cristiana sepultura, es que los restos del muerto estén ¡juntos!... “unidas sus cenizas en el mismo lugar, pues todos han de despertar en el día de la resurrección”. Por eso la Iglesia Católica objetó la cremación. Y más reciente, cuando se permite la incineración, se exige que los restos del cuerpo permanezcan en un solo sitio. Todo ello porque sería indispensable para el día de la Resurrección de los Muertos, como reza su credo apostólico. Entonces, ¡qué hacían y hacen estos curas, por Dios! Miles de muertos no descansan cristianamente... ¡debajo de una Iglesia!

Pozo de la muerte en Convento Franciscano de Lima

La otra pregunta es ¿Cómo vamos a hablar de la obligada cristiana sepultura si ni siquiera están enterrados los restos?
Por último, el colmo de los colmos es que los actuales franciscanos “arreglaron” los huesos en una de las fosas más grandes, para que fuera más “artístico” o más “turístico” para los visitantes.

Solamente vean las fotos y recuerden que no son adornos de Halloween ni de plástico, ni se trata de una fiesta, se trata de cadáveres insepultos, quien sabe por qué sortilegio de estos curas. Es un espectáculo grotesco que nos recuerda lo peor de la Iglesia Católica. Jospeh Ratzinger debería hacer algo al respecto.

La Orden Franciscana, cuyos miembros son conocidos como franciscanos, es una orden católica fundada por San Francisco de Asís en el año 1209. Cuando el conquistador Francisco Pizarro distribuyó la tierra le otorgó a la Orden Franciscana el solar en la ciudad de Lima donde erigirían la hoy Basílica y Convento franciscano. En 1546 se erige la primera iglesia y luego se reconstruyó luego del terremoto de 1614. Reinaugurándose definitivamente en 1672. Hoy, un sitio de terror.

Otra cámara de cadáveres en el Convento Franciscano de Lima

Categoria: