Hoy se cumple un año del “juego perfecto” de Armando Galarraga


Ni sus 20 años de experiencia como árbitro salvaron a Jim Joyce de cometer el error más grande de su carrera. Una decisión que negó la gloria y lo condujo a un infierno, del cual sigue siendo víctima. Una equivocación tan desastrosa que manchó la perfección del béisbol. Hace exactamente un año, en el Comerica Park de Detroit, 17 mil 738 almas presenciaron una joya de picheo del lanzador venezolano Armando Galarraga ante los Indios de Cleveland y, al mismo tiempo, cómo se le arrebataba su cupo a la historia por Joyce.

Pudo ser el vigésimo juego perfecto en la historia, pero terminó como una simple victoria en el registro del cumanés.

Veintiséis outs completó Galarraga sin que nadie le llegara a la inicial. Un tercio lo separaba del logro más grande para un lanzador y el campocorto Jason Donald era la última esperanza de los indígenas para impedirlo.

Dos sliders colocaron la cuenta en una bola y un strike. Una tercera slider fue a dar a los predios entre segunda y primera, que tomó el inicialista criollo Miguel Cabrera y, para completar la jugada 3-1, se la pasó a Galarraga, quien fue a cubrir la primera base. La mesa estaba servida y la gente celebraba, hasta que Joyce sentenció quieto.

De la sorpresa, Galarraga sólo pudo dar la vuelta y subir nuevamente al montículo. La protesta no se hizo esperar, pero no de su parte. Trevor Crowe consumió el último turno del juego que de ser perfecto pasó a ser un encuentro de un imparable y 28 outs.

Lamento

"Fue la sentencia más importante de mi carrera y la arruiné", declaró Jim Joyce a espn.com después del encuentro, al percatarse gracias a la repetición de su error. "Le quité a ese muchacho su juego perfecto. Estaba convencido de que el disparo no llegó a tiempo".

El "hombre de negro" no perdió tiempo para expresarle su lamento al venezolano y ofrecer una disculpa por lo sucedido. "No es común ver a un umpire venir después del juego y decir que lo siente. Se sentía realmente mal", confesó Galarraga.

El derecho lo perdonó y dio vuelta a la página, pero la "espinita es difícil de sacar. "Estaba triste. Vi la repetición 20 veces y no hay posibilidad de que la jugada sea considerada quieto".

Después de eso, nada fue lo mismo para ninguno. Joyce fue blanco de críticas que llegaron incluso desde la Casa Blanca. El criollo no volvió a tener tal dominio y, ahora vistiendo la camiseta de los Cascabeles, fue bajado a Triple A por descontrol.

Fuente: Daniel Villalobos / http://www.laverdad.com/detnotic.php?CodNotic=60940

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios