La verdadera razón por la que nunca deberías reprimir un estornudo

La verdadera razón por la que nunca deberías reprimir un estornudo

El estudio de un caso, cortesía de BMJ, reafirma una de las lecciones más importantes de la vida: no intentes reprimir un estornudo. Y sobre todo, nunca lo hagas tapándote la nariz y la boca, o podrías terminar en la sala de emergencias con un agujero en la gargante.

El informe detalla el caso de un hombre sano de 34 años en Reino Unido, que sintió una sensación dolorosa y palpitante en su garganta inmediatamente después de intentar reprimir un estornudo al sellar su boca y nariz. Al momento de llegar a la sala de urgencias ya había perdido su voz y apenas podía tragar. Cuando los doctores lo examinaron también escucharon crujidos que iban desde su cuello hasta la caja torácica.

Al obtener imágenes encontraron que la fuerza del estornudo hacia adentro perforó su faringe, esa sección de la garganta que se encuentra detrás de la boca y la nariz, antes del esófago y la laringe. Esa sensación de crujido es una condición conocida como crepitación, aparentemente causada por las burbujas de aire que se filtraron y frotan los tejidos blandos de su cuello y el espacio entre sus pulmones a través del agujero producto de la perforación.

Dado que contaba con un gran riesgo de sufrir una infección, el hombre fue internado en un hospital, le colocaron un tubo de alimentación y recibió un tratamiento a base de antibióticos.

Afortunadamente, se recuperó. Al séptimo día su garganta se había curado lo suficiente como para que retiraran el tubo de alimentación y, poco tiempo después, fue dado de alta del hospital. Los médicos lo chequearon dos meses más tarde y no encontraron más problemas.

Los investigadores mencionan que esta lesión es un caso muy extraño, la mayoría de casos de faringes rasgadas o lesionadas son ocasionados por un error en una cirugía o un traumatismo en el cuello. No obstante, han habido casos ocasionados por toser, vomitar y, por supuesto, estornudar, gracias a un “incremento repentino en la presión intraluminal (el interior de un tubo corporal contra las cuerdas vocales cerradas”.

Según el estudio, reprimir un estornudo no solo puede producir que se desgarre la garganta o el pecho, sino también la ruptura de tímpanos y de vasos sanguíneos en el cerebro, algo conocido como aneurisma, y que en algunos casos podría ser fatal. (Los estornudos desinhibidos también han estado relacionados a muertes, pero estos casos normalmente se relacionan a personas de salud frágil).

Los doctores responsables del estudio recuerdan que estos casos son raros, así que no deberías estar preocupado. Por otro lado, de todas las formas en las que uno puede morir seguramente una de las más embarazosas sea “muerte por aguantar un estornudo”. Así que lo mejor que puedes hacer es siempre tener un pañuelo a la mano o usar el interior de tu brazo cada vez que sientas un cosquilleo en la nariz.

Fuente: gizmodo / MF

Categoria: