Los 10 experimentos humanos más brutales y horrendos de la Unidad 731 de Japón

Todos solemos tener muy presentes las barbaridades que Stalin hizo con los ucranianos o todo lo que los nazis hicieron con el pueblo israelí durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, mientras los alemanes cometían su barbarie en campos de concentración como Auschwitz, también la Unidad 731 de Japón se dedicaba a realizar experimentos brutales.

El antiguo y conocido proverbio dice que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pero nosotros no estamos de acuerdo. No, no es el humano el que vuelve a cometer los mismos errores una y otra vez, sino únicamente el humano ignorante, el que no lee, el que no busca la verdad.

Y en este sentido coincidimos con el ilustrado historiador Paul Preston cuando señaló: «Quien no conoce la historia está condenado a repetir sus errores».

Hecha esta aclaración, comencemos...

10. Desmembramientos

Los doctores de la Unidad 731 experimentaron con presos aliados y civiles rusos y chinos la capacidad de supervivencia de los humanos en el campo de batalla. Para ello les amputaban diversos miembros del cuerpo sin anestesia.

9. La Masacre de Nanjing

Debido al odio antichino entre la población japonesa, cuando entraron en Nanjing en diciembre del 37, raptaron, violaron y quemaron vivos a gran parte de la población sin mostrar compasión alguna.

8. Vivisección

También se dedicaron a experimentar con la vivisección en sujetos vivos con los que no usaban anestesia alguna. Así estudiaban los síntomas previos a su muerte.

7. Inyecciones letales

Dado que muchas muertes en el campo de batalla se producían por enfermedad, en la Unidad 731 crearon inyecciones letales capaces de desencadenar enfermedades biológicas como la peste bubónica o el cólera.

6. Enfermedades venéreas

También estudiaron a los bebés y fetos, para lo que les transmitían enfermedades venéreas a través de las madres. Así veían cómo afectaba al sistema reproductivo o a la salud del niño. Además, les practicaban la vivisección.

5. Congelación

También experimentaron con temperaturas extremas, tanto calor como frío, con sujetos vivos, intentando encontrar la forma de que los soldados japoneses se adaptasen a las diversas condiciones climáticas donde guerreaban.

4. Asalto sexual

No contentos con sus experimentos, los asaltos sexuales eran constantes entre los miembros de la Unidad 731, especialmente graves durante la toma de Nanjing, como ya hemos comentado.

3. Habitaciones de experimentación especial

Disponían de habitaciones especiales para la experimentación. En ellas cultivaban patógenos, por ejemplo. Además, había estancias de alta presión que hacían que las víctimas perdiesen sus ojos y saliesen disparados de su cabeza.

2. Testeo de armamento

Los humanos eran usados como cobayas para testar nuevo armamento. Les lanzaban bombas que esparcían plagas, por ejemplo, para estudiar los efectos.

1. Guerra biológica

También continuaron con los trabajos comenzados durante la Primera Guerra Mundial sobre las armas biológicas, intentando crear bombas que esparcían infecciones de ántrax o fiebre tifoidea.

Todos los países tienen sus secuencias oscuras en la historia, y no cabe duda de que la Unidad 731 es uno de los pasajes más morbosos y obscenos de Japón.

Fuente: Vix

LR

Categoria: