Mujer de 90 años es mordida por una serpiente y en lugar de llamar a emergencias la lleva a la iglesia

Mujer de 90 años es mordida por una serpiente y en lugar de llamar a emergencias la lleva a la iglesia

Una ancianita de 90 años de edad en Hollingers, Alabama (Estados Unidos) fue mordida por una serpiente venenosa que se encontraba en su jardín y, en lugar de llamar a emergencias y solicitar asistencia médica, sencillamente le dio un pisotón, la metió en un jarro y la llevó consigo a la iglesia. Esto se llama valor.

Nell Toenes tenía toda una tarde por delante y no iba a permitir que una serpiente le arruinara sus planes. La mujer tenía una cita con su grupo de apasionadas por la artesanía, en su iglesia bautista de costumbre. Sin embargo, como reportan desde Local15TV, al dirigirse a su coche para salir (sí, la señora todavía conduce a sus 90 años de edad) se encontró con lo que le pareció era una rama de colores atractivos, pero al intentar levantarla recibió el mordisco de una serpiente y allí fue cuando se percató que eso no era ninguna rama.

La mujer, ni corta ni perezosa, inmediatamente le dio un pisotón a la serpiente tan fuerte que le soltó la mano. Lo siguiente que hizo fue llevarla a su casa y meterla en un jarro, y en lugar de llamar al 911 continuó con su día como lo tenía en sus planes. La única diferencia es que ahora la acompañaría a la iglesia una serpiente. ¿Qué la motivo a llevarla consigo? No tenemos ni idea.

Una vez llegó a la iglesia bautista de Hollinger, sus amigas se percataron de que tenía su mano muy hinchada y de color azul. Al preguntarle qué le pasaba indicó que le había sucedido algo muy “gracioso e interesante” unas horas antes, cuando la mordió una serpiente. Cuando sus amigas vieron el animal en el jarro realizaron una búsqueda en internet y descubrieron que se trataba de una mocasín de agua, la cual es bastante venenosa.

Sus compañeras de la iglesia llamaron a emergencias y una ambulancia fue a buscar a Toenes, aunque la anciana se negaba a ir asegurando que estaba bien y no le iba a suceder nada malo. La moraleja de la historia es que, aunque seas tan valiente como esta mujer nonagenaria, si te muerde una serpiente ve al doctor de inmediato, no cuando la zona mordida se haya puesto de color azul.

Fuente: gizmodo / MF

Categoria: