Pran “El Tigre” de la cárcel de Yare I gana hasta 796.650,00 BsF mensual


Llevar casi tres años en el Centro Penitenciario Región Capital Yare I, ubicado en el municipio Simón Bolívar de los Valles del Tuy, llevó a un joven tuyero a conocer, quizás la peor experiencia de su vida la cual contó a La Voz. Lo que este muchacho vivió durante estos largos meses detrás de las rejas de la cárcel, jamás lo olvidará. Tráfico de armas, droga, bebidas alcohólicas y aparatos eléctricos como televisores, equipos de sonidos y teléfonos celulares ingresan al penal por altas sumas de dinero.

Pedro Pérez, (nombre ficticio de nuestro entrevistado), comenzó contándonos que el penal es dirigido por un sujeto de nombre Francisco José Castillo Castro, Cédula de Identidad 12.157.700, quien está sentenciado a 27 años, 4 meses, 20 días, 19 horas y ocho minutos, de prisión por los delitos de violación, lesiones intencionales y robo agravado, según lo dictaminó el Tribunal Tercero de Los Teques previa imputación de la Fiscalía Décima del Ministerio Público. Este hombre fue arrestado el 24 de abril del año 2000. Su defensa solicitó una medida humanitaria la cual le fue negada por la Sala de Casación del Tribunal Supremo de Justicia, “por manifiestamente infundado el recurso”.

Es conocido como el pran “El Tigre”. Este joven es quien domina las dos torres, el administrativo y la torre del “malandreo o pakistaneo”. Estas zonas son vigiladas por presos denominados “luceros” de la parte alta y baja. Los “luceros” de la zona alta tienen la supervisión de cada piso de las torres, mientras que los de la baja “son los que se encargan de mantener las garitas activas, el aseo del penal, velar por la población y vigilar a cada interno, entre otras cosas”.

Es importante destacar que cada torre está compuesta por cuatro pisos más el anexo; cada nivel tiene 3 letras: “A”, “B” y “C”, y en cada uno de estos espacios habitan 115 internos para un total de 345 reos, quienes en su mayoría duermen en el piso o en “los buguis” (cuartos divididos con sábanas), hechos por los mismos presos.

Negocio de millones

Nuestro entrevistado nos contó que sumando el total de internos, sólo en la torre administrativa la totalidad es de 1237 privados de libertad, quienes deben cancelar al pran “El Tigre”, una cierta cantidad de dinero semanal “para sobrevivir” dentro del recinto. “Para estar en el administrativo tienes que pagar todos los domingos 100 Bs., sin incluir un pago especial que es cuando la semana cae en quincena, que hay que bajarse con 150 Bs.”, dijo.

En total un pariente debe pagar por la seguridad de su familiar preso 450 Bs. Mensual, para estar en esta área del penal. El dinero lo recibe el pran “El Tigre”, quien opera a sus anchas, según lo dicho por nuestro entrevistado, quien permaneció 2 años y 11 meses en el interior de la cárcel.

“Sumando que cada uno de los 1237 presos cancele mensualmente 450 bolívares, eso nos da un total de 556.650.00 al mes. Algo insólito pero cierto. Esta cantidad de dinero sólo es el ingreso por los reos que están en el administrativo”, comentó. Entretanto en la torre del “malandreo”, la cual está compuesta por cinco pisos, con tres letras, sin incluir el nivel tres que es donde viven los evangélicos.

Los reos ahí recluidos deben pagar entre 50, 90 y 100 Bs., cada semana. “En esta zona del penal la vida es más cruel. Es mala, se come mal, se duerme igual en el piso y no hay baño por lo que se deben utilizar los “barquitos” para hacer las necesidades”, detalló.

Pero la suma del dinero recaudado por vivir en este lugar (el malandreo) es la siguiente: en cada piso hay 300 reos y cada uno paga 50 Bs., semanal lo que suma 15.000, multiplicado por cuatro pisos son 60.000, lo que al mes da un total de 240.000.00, más la cantidad de 556.650.00 por ingreso en la torre del administrativo, lo que permite que el pran “El Tigre”, reciba sólo por estas dos torres un total de 796.650.00 Bs., al mes.

Fuente: Jean C. Rodríguez / http://www.diariolavoz.net/seccion.asp?pid=18&sid=431&notid=369600

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal