Si olvidaste el regalo de San Valentín, plagia una cita literaria para pedir perdón

Sin embargo, no siempre alguna de las partes contratantes –como diría Groucho Marx- está atenta al calendario. A menudo, sucede.El despiste o el terrible olvido culmina en discusión. Y la disculpa idónea siempre puede encontrase en la literatura.

No en vano, en casi cualquier novela –como en la vida- está presente una cumbre borrascosa, el orgullo y el prejuicio, cien años de soledad o un desayuno con diamantes.

De ahí, podemos plagiar cualquier cita. Son frases propicias para susurrarlas al oído como disculpa o enviarlas en un íntimo mensaje de amor por WhatsApp tras el inevitable portazo.La cena de reconciliación vendría, tal vez, después de alguna de estas frases:

1. “¿Por qué te irritas de ese modo, si sabes que no puedo vivir sin ti?”. | León Tolstoi; Ana Karenina.

2. “Creo que ahora corres, más que nunca, el riesgo de enamorarte” | Jane Austen; Orgullo y prejuicio.

3. “Soy demasiado feliz, y, sin embargo, no lo suficiente”. | Emily Brontë; Cumbres borrascosas.

4. “Y todo se resolviraba en un profundo pínice, (…) en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias. | Julio Cortázar; Rayuela.

5. “(…) Luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío”. | Vladimir Nabokov; Lolita.

6. “Volverán a ver París y será una verdadera fiesta”. | Georges Perec; Las cosas.

7. “Entonces cojo mi bolígrafo para decirle que la amo, que tiene la melena más larga del mundo y que mi vida se ahoga dentro de ella”. | Frédéric Beigbeder; El amor dura tres años.

8. “Si gustares de socorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto”. | Miguel de Cervantes; Don Quijote de la Mancha.

9. “Olvidémonos para siempre, ya somos demasiado viejos para estas cosas” | Gabriel García Márquez; Cien años de soledad.

10. “Mira en el dormitorio, hay un regalo para ti” | Truman Capote; Desayuno en Tiffany's.

Fuente: Lainformacion

EA

Categoria: