Siameses nacidos en San Cristóbal presentan problemas respiratorios


"Los siameses nacidos el pasado sábado, cinco de junio, en el Hospital Central, están en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica, entubados, con problemas respiratorios; sin embargo, poco a poco, contando con un equipo multidisciplinario, se busca dar un diagnóstico completo sobre las condiciones de salud de los pequeños, cuyo caso es único en los 52 años de operatividad del primer centro asistencial del Táchira". Así detalló la doctora Lucila Aguilar, adjunta a la dirección médica del Hospital Central, el estado de salud de los pequeños, los cuales entre los dos pesaron 5 kilos, seiscientos gramos.

"Los recién nacidos venían unidos por la mitad del tórax y prácticamente todo el abdomen, éste es un caso único en el Hospital Central, recordándose que se presenta un nacimiento de este tipo por cada 200 mil recién nacidos", subrayó.

El pronóstico de los niños es reservado, se están esperando resultados de exámenes preliminares, tales como un ecosonograma y una tomografía, para saber la magnitud de los órganos vitales que estén unidos por dentro, dependiendo de los resultados se tomarán medidas, sobre todo en cuanto a qué se va hacer con los niños unidos.

Al mismo tiempo, sostuvo la doctora Aguilar que, los niños venían con un solo cordón umbilical.

"Dependiendo de la gravedad de los casos, se pensará en una separación quirúrgica, que bien puede ser en Caracas o fuera del país, en definitiva depende de la unión de los órganos vitales por dentro", apuntó la adjunta de Dirección Médica del Hospital Central de San Cristóbal.

Aclaró que, por lo general este tipo de intervenciones no se hacen en Venezuela; sin embargo, habrá que esperar por los resultados que arrojen los distintos exámenes practicados, teniendo en cuenta que en la mayoría de oportunidades este tipo de problema es de origen congénito y en la mayoría de casos nacen muertos, en esta oportunidad "Dios les dio la gracia de nacer vivos".

Con respecto al estado de salud de la madre, expresó que está en buenas condiciones de salud, incluso fue dada de alta el domingo en la mañana, luego de recuperarse muy bien de la cesárea.

"Tiene 32 años de edad, ya tiene un hijo, sin presentar problemas en su primer trabajo de parto, estaba siendo controlada en un establecimiento privado, le habían practicado dos ecos, estaban seguros que eran dos, pero en el primer eco le dijeron que eran dos niñas y luego que eran un niño y una niña", detalló la doctora Aguilar.

Estando en buenas condiciones fue remitida a su casa con el tratamiento que debe cumplir una mujer que ha sido sometido a una cesárea, sus condiciones económicas son muy precarias, por eso ha pedido ayuda, sobre todo a los entes gubernamentales, a fin de que sus bebés sobrevivan.

"A la madre se le explicó la gravedad de la situación de los niños", dijo la doctora Aguilar.

Está convencida la adjunta a la dirección médica del Hospital que, los entes gubernamentales prestarán su ayuda, como un gesto humanitario, y más si conocen que es el primer caso que se presenta en el Hospital Central, lo ideal es que los distintos entes le presten ayuda a esta madre y a sus bebés.

Para conocer más de cerca este caso clínico, visitó el Hospital Central, específicamente piso siete, donde está ubicada la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica, la esposa del Gobernador del Estado, Genny Morales de Vivas, quien prometió ayudar a los niños y a la madre.

Fue gracias a los trámites hechos por la Gobernación, que ayer en horas de la tarde fueron trasladados a un conocido centro privado de atención médica los siameses, con el fin de practicarles una tomografía y ahora habrá que esperar por los resultados.

Familiares pedían ver a los siameses

A las puertas de Uci pediátrica estaban los familiares de los niños siameses, quienes aguardaban con paciencia la hora de poder ver a los pequeños y sobre todo conocer de su estado de salud.

Confesaron que además de estar sorprendidos por la llegada de los siameses, también estaban preocupados por su estado de salud y más si no tenían una información dada por el personal médico.

Precisaron que, incluso el pasado domingo compraron batas para poder ver a los pequeños, pero no pudieron usarlas, porque les indicó el personal de Uci pediátrica que no podían ver a los niños, ni siquiera de cerca, hecho que además de afligirlos les causó indignación.

Mientras tanto, en esta misma área hicieron acto de presencia los representantes de la Defensoría de los Niños del Hospital Central, quienes expresaron que el caso de los siameses debe ser tratado con sumo cuidado.

Por su parte, el padre de los niños, Eduardo Niño, pidió ayuda a todos los organismos del estado. No tiene trabajo fijo, al igual que su esposa. "No tengo trabajo en este momento, pido que me ayuden en lo que más puedan", concluyó.

Fuente: Nancy Porras / http://www.lanacion.com.ve/noticias.php?IdArticulo=146453

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios