Venezuela es el tercer país con más inmigrantes en Latinoamérica

En el 2001 la cifra de inmigrantes alcanzó 1.007.400 personas, lo que representa el 3,5% de la población, que según el Instituto Nacional de Estadística es de 28.946.101.

El cónsul honorario de Chile Reinaldo Villegas recordó que en la época de la dictadura de Pinochet unos 80.000 chilenos migraron a Venezuela. Sin embargo hoy en día esta cifra se redujo a 20.000 en el ámbito nacional y 3.000 en la entidad. El vocero del consulado en Carabobo explicó que luego que terminó el autoritarismo de su nación los habitantes regresaron.

El primer país que elegían estos ciudadanos en el año 1990 era Suecia y posteriormente Venezuela. Villegas relató, vía telefónica, que la mayoría llegó a través del Comité de Migración Europeo y trabajaban en el sector educativo e industrial. “Los chilenos que aún residen en este país es porque llegaron hace más de 15 años e hicieron su vida”.

En el caso de los italianos, hoy en día habitan 26.000 en Carabobo y más de 400 mil a escala nacional. Elizabeth Auteri, vicecónsul, explicó que reciben muchas solicitudes de estos ciudadanos para obtener la doble nacionalidad y así buscar otros horizontes que les brinden mejores oportunidades laborales.

Celebración de los inmigrantes

El Día del Inmigrante se celebra el primer domingo de octubre de cada año. El Movimiento Laico Scalabriniano es una organización que se encarga de apoyar a los inmigrantes que llegan a Venezuela, y en esta oportunidad celebró esta fecha el domingo 21. Para el director, Francesco Santoro, en el pasado los extranjeros consideraban a este país como tierra de gracia por los beneficios que lograban obtener.

Entre las comunidades que emigraban estaban la italiana, la española, y la francesa. Santoro reflexiona que este movimiento migratorio ha disminuido hoy en día por la crisis económica y política del país.

Sin embargo, el movimiento que Francesco Santoro dirige en la entidad se encarga de romper fronteras y estrechar relaciones entre más de 1.700 personas al año, provenientes de distintas partes del mundo e incluso de Perú, una de las comunidades con menos residentes en la nación.

La experiencia de los misioneros scalabrinianos se basa en estructurar la pastoral a favor de los migrantes para crear alrededor de ellos el ambiente que dejaron. “Un elemento fundamental ha sido el uso del idioma de los migrantes en la catequesis, en la predicación, en la pastoral sacramental y en las celebraciones de la eucaristía”, explicó. El Centro Scalabrini funciona en la Iglesia San Antonio de Prebo.

Fuente: El Carabobeño

EA

Categoria: