Filtros de amor: Afrodisiacos para avivar la pasión


En los bosques y en los huertos, encontramos plantas, frutos o hierbas que alimentan tanto el cuerpo como el espíritu. Como antaño, la naturaleza continúa ofreciendo sus ingredientes mágicos, esos que avivan la pasión y la imaginación de los hombres. Conoce uno a uno los ingredientes naturales que puedes agregar a tus recetas de cocina.

Las hierbas, muchas de ellas alucinógenas, se utilizan desde hace mucho tiempo en todo el mundo. Incluso en algunos países son especies protegidas, ya que sus poderes son bien conocidos, y se han usado tanto para bien como para mal.

Antiguamente, las "hechiceras", preparaban sus filtros de amor, también sus venenos, añadiendo hierbas, o setas a un vino, cociéndolas a fuego lento, y dejándolas en maceración.

Muchas plantas se han hecho populares en la historia por sus propiedades afrodisíacas, o por hacer más agradable la relación sexual: el anís, el puerro, la nuez moscada, el clavo de olor, el perejil, la valeriana, el muérdago.

Otras son populares por sus historias o leyendas, y porque han sido muy utilizadas durante la historia, incluso en nuestros días.

La belladona

La belladona, del italiano "bell donna" (bella mujer), es una flor que siempre ha estado rodeada por el misterio.

Crece silvestre a los costados de los caminos, y siempre atrapa la atención por su belleza y sus colores violáceos y amarillos.

Una leyenda cuenta que un hechicero usó una pócima de belladona para curar a una mujer enferma. La mujer durmió profundamente por varios días, hasta que despertó, curada, pero muy molesta por haber sido despojada de su sueño hipnótico, y es que ella aseguró haber estado en lugares mágicos y maravillosos, llenos de placeres y lujuria.

Cuando se dio a conocer esta experiencia se prohibió que la flor fuera utilizada en brebajes, ya que sus efectos eran como actos del demonio.

La realidad es que en los frutos y las semillas de la belladona se encuentra una droga, la atropina, que era utilizada por las mujeres en las cortes italianas: un par de gotas en los ojos dilataban las pupilas y las hacía lucir mucho más atractivas, además de estimular su sexualidad.

La Canela

Las historias del Rey Salomón y la Reina de Saba ya mencionaban a la canela y sus propiedades afrodisíacas.

Su origen es incierto, pero era utilizada en las Indias Occidentales y en China 3000 años antes de Cristo.

Era considerada uno de los mejores afrodisíacos, capaz de aumentar la libido y el deseo sexual.

El mirto

El mirto era en la antigua Grecia, un símbolo de juventud, belleza y amor feliz, y se lo relacionaba con Afrodita, la diosa de la belleza.
Sus bayas eran utilizadas para producir un filtro amoroso muy popular en la antigüedad.

Las mujeres también lo utilizaban como agua aromática para resaltar su belleza y se decía que su efecto era como si la misma Afrodita, con su caricia, hubiera dotado a su piel de una suavidad extrema.

Ajenjo, o hierba santa

El ajenjo, o hierba santa, es una planta que los antiguos griegos consagraron a la diosa Artemisa, Diana para los romanos, la diosa de la fecundidad.

Su fuerte sabor amargo lo hace poco apto para su consumo abundante, pero aún así hacia finales del siglo XIX se hizo muy popular una bebida alcohólica de color verde, hecha a base de ajenjo, conocida como "Absintio" o "Green Fairy" (hada verde).

Después de haber sido prohibida la bebida a base de ajenjo, en Europa y Estados Unidos por casi 100 años, hoy ha dejado la clandestinidad, y se ha convertido en bebida de moda entre los jóvenes, que la beben como en un antiguo ritual, de un solo trago, preparada en una copa especial, ansiando seguramente un encuentro con esa pequeña "Green Fairy".

Fuente: http://voces.huffingtonpost.com/2012/06/02/filtros-amor-afrodisiacos-pas...

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal