Para formar parte de la información

Alberto Benegas Lynch

Alberto Benegas Lynch, recibe el Premio Juan de Mariana 2017

Este año 2017 en España se cumplirá la tradicional entrega del Premio Juan de Mariana “por una trayectoria ejemplar a la causa de la libertad” que recibirá Alberto Benegas Lynch (h) quien en esa ocasión disertará sobre “La agenda liberal en el contexto evolutivo”. En años anteriores recibieron el Premio Anthony de Jasay, Mario Vargas Llosa, Carlos Alberto Montaner, Jesús Huerta de Soto, Manuel Ayau, Robert Higgs, Carlos Rodríguez Braun, Pedro Schwartz y otras personalidades de la cultura. Alberto Benegas Lynch (h) es columnista de opinión de este diario.

Otro aspecto sobre la venta de ideas

Alberto Benegas Lynch's picture

Ya he escrito sobre la imprecisión de sostener que el problema de los liberales es que no sabemos vender la idea. Inspirado en Leonard Read, he consignado que la comercialización de cualquier bien en el mercado requiere que el comprador se percate de las ventajas del producto pero para nada necesita conocer el correspondiente proceso productivo. Sin embargo, cuando se trasmiten ideas, si el receptor no es un fanático o un fundamentalista, debe interiorizarse de toda la secuencia desde el inicio al efecto de comprenderla (lo cual no se requiere cuando se vende, por ejemplo, un dentífrico).

¿Son objetivas las noticias?

Alberto Benegas Lynch's picture

Me adelanto a contestar el interrogante planteado en el título de esta nota: las noticias no son objetivas, ni pueden serlo. La selección misma de la noticia es subjetiva y la interpretación de los “hechos” en ciencias sociales dependen del sujeto que interpreta y, además, esos “hechos” de las ciencias sociales no tienen el mismo significado que en ciencias naturales. En el primer caso, no se observan fenómenos como en el laboratorio puesto que se trata del análisis de propósitos deliberados que solo existen en ciencias sociales.

Más sobre paraísos fiscales

Alberto Benegas Lynch's picture

Es realmente escandaloso que en momentos en los que por todos lados el Leviatán engulle una parte creciente de los ingresos de la gente, atropellando de ese modo sus libertades, irrumpa una avalancha de ataques contra los llamados “paraísos fiscales” en lugar de extenderlos, es decir, lugares en los que los propietarios puedan sufragar cantidades mínimas de impuestos y así salvar sus bienes de las garras insaciables de aparatos estatales siempre voraces por apoderarse del fruto del trabajo ajeno.

La voz potente de un preso

Alberto Benegas Lynch's picture

China es un enigma. Su historia es de gran interés, además de lo archiconocido en cuanto al té, el arroz y las porcelanas, hay que destacar que fueron pioneros en la invención de la imprenta, un hecho que se le pasó inadvertido a Marco Polo puesto que quedó encandilado con el papel moneda a que los chinos también fueron los primeros en recurrir. Incluso los fideos atribuidos a los italianos tienen su origen en China, solo que elaborados con harina de arroz en lugar de con harina de trigo.

El timón está en la gente

Alberto Benegas Lynch's picture

La propaganda ha sido mucha y muy fuerte para convencer que los gobernantes están rodeados de un halo de magnificencia inigualable. De allí es que se autodenominan “su majestad”, “el excelentísimo”, “la honorable” y demás adjetivos que rebalsan de pomposidad y grandilocuencia. De allí las reverencias, saludos serviles, venias, trompetas, alfombras coloradas y demás parafernalia.

Igualdad ante la ley, una trampa

Alberto Benegas Lynch's picture

De entrada conviene precisar que en la tradición anglosajona cuando se hace referencia a la ley y al orden no se alude a la mera legislación sino al derecho, precisamente para marcar esta diferencia es que Hayek tituló una de sus obras Derecho, legislación y libertad. Hoy en día se ha pasado de contrabando legislación con el ropaje de la ley, por tanto, se obtiene como resultado desorden. La diferencia entre la ley en el sentido original de la expresión y la legislación estriba en que la primera es consubstancial al derecho, mientras que la segunda niega ese sustento jurídico.

El caso Irán-Argentina

Alberto Benegas Lynch's picture

El gobierno argentino acaba de firmar un infame y bochornoso acuerdo -más precisamente un peculiar tratado- de nueve oscuros puntos con el estado policial de Irán por el que se traslada parte del proceso judicial a Teherán bajo la grotesca y patética argumentación que es “para esclarecer” los atentados terroristas perpetrados en Buenos Aires instigados por sospechosos iraníes contra la AMIA y la Embajada de Israel.

Theodore Zeldin: Sobre autoridad y respeto

Alberto Benegas Lynch's picture

Mucho se ha escrito sobre autoridad y poder pero no todas las elucubraciones dan en la tecla. El poder implica dominio, significa uso de la fuerza (lo cual es completamente distinto de poder como verbo, en el sentido de capacidad para hacer algo como, por ejemplo, cuando se constata que fulano puede jugar al ajedrez). En cambio, la autoridad alude a la solvencia con que se procede: se reconoce a la autoridad del gran matemático en su campo, al deportista en el suyo, al buen profesor y así sucesivamente.

Del lenguaje al galimatías

Alberto Benegas Lynch's picture

Debido a lo que se ha dado en denominar “political correctness”, observamos que la comunicación está flaqueando de un modo tal que se corre el riesgo de quedar aislado. Hay varios autores que muestran su preocupación con este peligroso proceso que amenaza con envolvernos a todos en una especie de Arca de Noé a la enésima potencia.

El peculiar caso de Kant

Alberto Benegas Lynch's picture

Sin duda que los humanos nos equivocamos porque somos limitados e imperfectos. No escapamos a las contradicciones por más que no las detectemos en nosotros mismos (de lo contrario es de creer que las rectificaríamos). Nuestras corroboraciones son siempre provisorias sujetas a refutaciones. Estamos inmersos en un proceso evolutivo, estamos en ebullición sin posibilidad de llegar a una instancia definitiva. Nos encaminamos por un azaroso sendero de prueba y error. Cuando revisamos lo que hemos escrito nos percatamos que podríamos haber mejorado la marca.

¿Para qué sirve una Constitución?

Alberto Benegas Lynch's picture

Desde los Fueros de León de 1020, de Burgos de 1073 y de Toledo de 1083, por una parte, y de la Carta Magna de 1215 por otra, se promulgaron documentos constitucionales al efecto de limitar el poder político, tal como ocurrió, por ejemplo, en el caso de las constituciones de Estados Unidos en 1787, de España en 1812 (las Cortes de Cádiz) y la Argentina de 1853.

Sobre inflaciones y devaluaciones

Alberto Benegas Lynch's picture

Es realmente alarmante el poco conocimiento que hay sobre temas monetarios y bancarios, incluyendo a banqueros que negocian con moneda (del mismo modo que paradójicamente muchos de los que se dicen expertos en marketing no saben en que consiste el proceso de mercado), lo cual incluye a no pocos de mis colegas economistas.

Para reflotar la democracia

Alberto Benegas Lynch's picture

Lo primero me parece es entender que en nuestros días la democracia ha fenecido y ha mutado en cleptocracia, es decir, gobierno de ladrones de libertades, de propiedades y de sueños de vida. Al efecto de tener esto claro es pertinente tener grabado a fuego el pensamiento de uno de los preclaros exponentes de la revolución más exitosa de lo que va de la historia de la humanidad.

Sin libertad de prensa no hay libertad

Alberto Benegas Lynch's picture

Todos los tiranos y tiranuelos del globo siempre apuntan a restringir y eliminar la expresión libre en medios de comunicación. Con o sin votos, los megalómanos no resisten la crítica puesto que se consideran iluminados y los que se oponen a semejante pretensión son vituperados, perseguidos y silenciados por los comisarios del pensamiento. La petulancia y la soberbia de estos mequetrefes es ilimitada y la búsqueda de todas las artimañas posibles nunca alcanza para la mordaza.

Hipocresía y política

Alberto Benegas Lynch's picture

Nos estamos refiriendo a la carrera electoral y no a la ciencia política tal como lo manifiesta José Nicolás Matienzo en su tratado de derecho constitucional. Este es el sentido del pensamiento de Hannah Arendt cuando escribe que “Nadie ha puesto en duda que la verdad y la política están más bien en malos términos y nadie, que yo sepa, ha contado a la veracidad entre las virtudes políticas”. Incluso el común de los mortales tiende a justificar las mentiras de los políticos cuando se resigna y exclama “y bueno, es político”.

Relaciones humanas y personalidad

Alberto Benegas Lynch's picture

Voltaire decía que “no hay mejor manera de quedar mal con todos que el pretender quedar bien con todos”. En realidad, el examen supremo de cada uno es el espejo: uno debe verse con la tranquilidad de consciencia de pensar y actuar según los parámetros del bien sin dejarse arrastrar por la opinión mayoritaria, ni de lo que está de moda, ni “lo políticamente correcto”. Al mismo tiempo, para llegar a las propias conclusiones es indispensable contar con una mente abierta que preste debida atención a contribuciones fértiles, incluso las que refutan lo que estimábamos conveniente.

El sistema de la rapiña: pobres los pobres

Alberto Benegas Lynch's picture

Es difícil saber a ciencia cierta que proporción de las economías del llamado mundo libre opera bajo le égida del capitalismo en el sentido del respeto a la propiedad privada y, consecuentemente, a los contratos y que parte está dominada por la sociedad hegemónica, es decir, la intromisión de los aparatos estatales en los negocios de la gente. De todos modos, puede afirmarse que el bocado que maneja el Leviatán es creciente en grado alarmante y a su paso va dejando poco espacio para la administración de las haciendas por parte de los que nominalmente figuran como sus titulares.

El sistema de la rapiña: pobres los pobres

Alberto Benegas Lynch's picture

Es difícil saber a ciencia cierta que proporción de las economías del llamado mundo libre opera bajo le égida del capitalismo en el sentido del respeto a la propiedad privada y, consecuentemente, a los contratos y que parte está dominada por la sociedad hegemónica, es decir, la intromisión de los aparatos estatales en los negocios de la gente. De todos modos, puede afirmarse que el bocado que maneja el Leviatán es creciente en grado alarmante y a su paso va dejando poco espacio para la administración de las haciendas por parte de los que nominalmente figuran como sus titulares.

El valor de la crítica

Alberto Benegas Lynch's picture

Hay megalómanos que estiman que pueden manejarlo todo desde el aparato estatal, sin percibir que el conocimiento es por su naturaleza fraccionado y disperso entre millones de personas. Como ha sentenciado Einstein, “todos somos ignorantes, sólo que en temas distintos”. Incluso hay personas que no pueden articular lo que hacen y simplemente proceden del mismo modo que cuando andamos en bicicleta: sin precisar todas las leyes físicas implícitas en el proceso.

Una carrera decisiva

Alberto Benegas Lynch's picture

No resulta necesario detenerse a detallar todos los prodigiosos adelantos tecnológicos que se han ido acumulando en nuestra era en los campos más diversos. No se necesita ser un observador avezado para constatar tanto adelanto de magnitudes colosales. Pero este importantísimo fenómeno es solo un contendiente en la carrera en el inmenso teatro de la civilización.

Estrategias: Los intelectuales y la política

Alberto Benegas Lynch's picture

A veces se presentan posiciones como si fueran mutuamente excluyentes, pero miradas desde una perspectiva abarcadora no resultan incompatibles. Veamos este asunto por partes. La función primordial de los ámbitos académicos es evaluar, discutir y proponer ideas independientemente de su comprensión o incomprensión por parte de la opinión pública. Es un microcosmos del que parten las novedades. John Stuart Mill ha dicho que todas las nuevas ideas expresadas con la suficiente insistencia indefectiblemente pasan por tres etapas: la ridiculización, la discusión y la adopción.

Pages