Los Ángeles proclama el 30 de abril como el día de Alejandro Sanz


La ciudad estadounidense de Los Ángeles, a través de la concejal Jan Perry, proclamó el 30 de abril como el día de Alejandro Sanz en esa urbe, un acto al que el artista acudió orgulloso justo antes de comenzar su gira en EEUU para presentar el disco "La música no se toca".

"Es un placer estar aquí con un artista con tanto talento", dijo Perry en perfecto español. "Trae su hermosa música a nuestra ciudad y nosotros le damos la bienvenida con los brazos abiertos. Soy una gran fan, al igual que tantos más en Los Ángeles. Su música trasciende las barreras del idioma. Es un placer declarar hoy, 30 de abril, día de Alejandro Sanz en Los Ángeles", agregó.

El madrileño, de 44 años, no pudo ocultar su felicidad y recordó a su madre, fallecida hace poco más de un año.

"Es un honor. Mi madre estaría muy orgullosa de mí", afirmó el cantautor. "Me emociona este reconocimiento porque al final hay muchas horas de trabajo en el estudio de grabación y en diferentes países. Esa es la parte bonita de todo esto. Conocer esos sitios, hacer amigos y disfrutar con la gente en los conciertos. Y ya tengo mi día, como San Patricio", bromeó.

Sanz, durante la rueda de prensa organizada en el museo de los premios Grammy, recibió los discos de oro y multiplatino por las ventas de su disco "La música no se toca", así como las placas de reconocimiento por los tres números unos obtenidos en 17 países con los tres sencillos publicados hasta el momento.

Asimismo, el autor de canciones como "No me compares", "Amiga mía" o "Corazón partío" entregó a los responsables del museo la guitarra que usó durante su actuación con Destiny's Child en los premios Grammy de 2002, la misma que debía haber utilizado en la ceremonia inaugural de los Grammy Latino, un acto que se canceló por los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"Quiero que ahora la disfruten todos aquellos que visiten el museo. Cuídenla mucho, por favor", apuntó.

Sanz arranca mañana su gira estadounidense en el teatro Nokia de Los Ángeles y continuará en Nueva York (4 de mayo), Washington (7 de mayo) y Miami (9 de mayo), un escenario perfecto para anunciar que trabaja ya en un tema inédito con el actor Jamie Foxx, que cantará en inglés.

"Estamos a punto de terminarlo. Habrá otro artista trabajando con nosotros. Va a ser algo sorprendente, principalmente por el trabajo de Jamie", indicó el músico, que aprovechó el encuentro con los medios locales para charlar acerca del gran momento profesional que vive.

"Todavía voy yo a por mi propio café; eso es lo mejor que puede hacer uno", comentó entre risas a la pregunta de si ha cambiado mucho respecto a sus inicios. "No ha cambiado mi ilusión de subir al escenario, cantar canciones, alegrarle la vida a alguien un rato y expresarme a través de la música. Eso está intacto a pesar del tiempo", agregó.

El artista admitió que el éxito de "La música no se toca" es "increíble" y que, a pesar de la experiencia, siempre afronta la grabación de cada nuevo trabajo con la "incertidumbre" de no saber con seguridad cuál será la reacción del público. No obstante, tiene la suerte de el público "hace suyas las canciones y las convierte en éxitos".

"Todo esto es un sueño hecho realidad", manifestó.

Asimismo, Sanz reconoció que, aunque es el español con más premios Grammy de la historia, su objetivo nunca es alzarse con ese tipo de galardones.

"No trabajo para ello, pero es muy bonito recibirlo de parte de tus compañeros. Compensa tanto trabajo y esfuerzo. Uno siempre aspira a hacer el mejor disco y la mejor canción, superar los anteriores. La verdad es que a mis amigos les impacta mucho cuando los ven todos juntos en casa. Para presumir está muy bien", indicó.

Por último dijo, en respuesta a una pregunta de Efe, que tocar ante el público latino en Estados Unidos "siempre es especial".

"Mi público es una especie de raza. Donde vayas es igual de apasionado. Cantan conmigo, se emocionan y hacen el viaje completo. A veces, por el tipo de recinto, cuesta sacar las manos de los bolsillos por el frío. Pero hasta que no saltan de alegría no voy a parar", concluyó. EFE

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios