¿Cuales los síntomas de la alergia al polen y los factores que la favorecen?


Para que se produzcan síntomas de alergia al polen o fiebre del heno, se requiere que personas sensibles se expongan a la inhalación de estos alergenos.

Los pólenes son los elementos reproductores de árboles y plantas. Cuando su nivel en el aire supera los 30 o 50 granos de polen por metro cúbico de aire, pueden provocar síntomas, aunque cantidades inferiores en sujetos más sensibles también pueden producirlos.

La mayoría de plantas polinizan en primavera, pero aunque en menor cantidad existe polen todo el año. En nuestro país, el polen de gramíneas, fundamentalmente las no cultivadas, es el que más alergia produce, sobretodo en la zona central de la península, donde el clima seco favorece una intensa polinización. Le siguen en frecuencia el polen del olivo en la zona de Andalucía y la parietaria en la costa mediterránea.

La alergia al polen afecta sobretodo a jóvenes, suele iniciarse en la adolescencia y tiende a regresar a partir de los 50 años.

Existe una predisposición familiar a tener alergia al polen. La probabilidad es del 40% si un progenitor es alérgico y que se incrementa al 70% si lo son ambos.

Por lo general los síntomas se inician en febrero o marzo, y suelen ser más importantes en los meses abril, mayo y junio.

Los síntomas varían en función del órgano afectado: lagrimeo y picor de ojos, estornudos, secreción u obstrucción nasal, hasta sensación de falta de aire y pitos si se afectan los bronquios. La severidad de los síntomas se relaciona con la cantidad de polen en el aire y del tiempo de exposición del sujeto.

Entre el 7% y el 30%. de alérgicos al polen acaban desarrollando asma bronquial.

Durante el período polínico la fruta con piel y sin lavar puede contener en la superficie granos de polen impactados que pueden ocasionar dermatitis y picor o inflamación de la boca.

En España en los últimos años han aumentado las personas alérgicas al polen posiblemente favorecido por la contaminación ambiental, además cada vez son mas las personas que son alérgicas a varios pólenes, de modo que los síntomas duran mas tiempo, prolongándose a veces durante el verano, convirtiéndose en ocasiones en una alergia perenne. Otro factor que incrementa la posibilidad de desarrollar polinosis es la ausencia de lactancia materna.

Fuente: Teinteresa

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios