El ex presidente Portillo de Guatemala fue capturado cuando pretendía huir a Belice


El ex presidente de Guatemala, Alfonso Portillo, reclamado por la Justicia de EE.UU. por lavado de dinero, fue detenido hoy en una playa del Caribe guatemalteco, cuando pretendía huir hacia Belice en una embarcación facilitada por unos amigos suyos. Carlos Castresana, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), organización que dirige las investigaciones en su contra, aseguró en una rueda de prensa que Portillo fue aprendido justo "cuando se disponía a abordar una embarcación que lo iba a transportar hasta Belice".

Portillo inició su frustrada huida el pasado sábado, cuando las fuerzas de seguridad, en cumplimiento de una orden judicial, iniciaron su búsqueda en diferentes puntos del país.

El ex mandatario, que gobernó Guatemala entre 2000 y 2004, y que también afronta en Guatemala un proceso por el desfalco de unos 14 millones de dólares durante su Administración, fue trasladado vía aérea desde la ciudad de Puerto Barrios a la sede de la Fuerza Aérea Guatemalteca.

Luego, bajo fuertes medidas de seguridad, fue llevado a la sede del tribunal que conoce su caso, en donde se le notificaron los motivos de su detención y posteriormente fue enviado a una prisión preventiva del norte de la capital, en la que permanecerá hasta que se dilucide su situación jurídica.

Decenas de simpatizantes del ex gobernante se apostaron en las afueras del tribunal para expresar su apoyo al que consideran ha sido "el mejor presidente que ha tenido Guatemala".

Castresana, en cambió, dijo que hoy fue "un día importante en la lucha contra la impunidad en Guatemala".

"Hoy se demuestra que nadie está por encima de la ley en este país" y que "quien infringe el ordenamiento jurídico, tarde o temprano tendrá que responder", afirmó.

El jurista español aseguró que existen suficientes elementos probatorios para demostrar que Portillo, con varios militares y ex funcionarios de su Gobierno, integró un "grupo paralelo" que se dedicó a saquear las arcas de este país centroamericano y que generó impunidad a su favor.

Portillo, de 58 años, cuyo Gobierno es considerado como el más corrupto que ha tenido Guatemala en su historia reciente, se ha convertido en el primer ex presidente en ser capturado para hacer frente a la Justicia local e internacional por delitos de corrupción, lavado de dinero y abuso de autoridad.

El presidente Álvaro Colom, tras conocer la captura de Portillo, señaló que esa detención "es un mensaje positivo" para este país que "demuestra que ningún ciudadano está sobre la ley".

Portillo, quien estaba en libertad bajo fianza desde mediados del año pasado tras ser extraditado desde México en 2008, es acusado por la Fiscalía Federal de Manhattan (EE.UU.) de delitos de lavado de dinero que podrían conllevar una pena de hasta 20 años de prisión.

El fiscal estadounidense Preet Bharara, quien solicitó su captura con fines de extradición, aseguró el lunes en Nueva York que el ex gobernante supuestamente conspiró para blanquear unos 70 millones de dólares que desfalcó del Gobierno de Guatemala mediante cuentas bancarias ubicadas en Estados Unidos y Europa.

En sus primeras declaraciones tras su detención, Portillo aseguró que su captura no es más que "una patraña, una conspiración", en la que están involucrados varios sectores del país, y anunció que en los tribunales dará a conocer los nombres de los que están implicados en su persecución política.

"Estoy tranquilo, sereno, tengo fe en Dios y la justicia y en que se va a respetar el estado de derecho", afirmó Portillo.

Por su parte, el fiscal general de Guatemala, Amílcar Velásquez, explicó que las autoridades estadounidenses tienen un plazo de 40 días para formalizar la solicitud de extradición del ex mandatario, la cual deberá ser aprobada por la Corte Suprema de Justicia.

Previo a ello, indicó, deberá concluirse el proceso que se le sigue en este país a Portillo por los delitos de peculado y abuso de autoridad.

En declaraciones a una emisora local antes de ser trasladado a la capital, Portillo aseguró que su captura es "una conspiración" y "una patraña" en la que están involucrados varios sectores del país.

"Esto ha sido una persecución desde antes que yo entregara el poder, es una conspiración en contra mía", aseguró sin referirse a las acusaciones de que es objeto en Estados Unidos.

La embajada de EE.UU. emitió un comunicado en el que felicitó a las autoridades guatemaltecas por "la detención exitosa del prófugo Alfonso Portillo", y señaló que "el precedente que han sentado, que nadie está por encima de la ley, es sumamente importante para el estado de derecho y la lucha contra la impunidad". EFE

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal