Crece lista de productos escasos


Una visita a cualquiera de los mercados bien sea populares o de red comercial puede convertirse en un martirio para los compradores al no encontrar los productos principales de la canasta alimentaria.

La búsqueda de harina de maíz es una de las más comunes entre las amas de casa, mientras a la lista de productos escasos se añade el café, la harina de trigo, la margarina y el aceite, además de productos de higiene personal básicos como la crema dental y el papel higiénico, todos productos regulados por el Gobierno nacional que desde el pasado mes de noviembre se han ausentado de los anaqueles.

Linda García, una de las recurrentes compradoras del Mercado Terepaima, comentó cómo ha tenido que cambiar sus costumbres habituales a la hora de hacer el mercado. Antes podía encontrar todo lo que necesitaba en un mismo lugar, mientras que ahora el recorrido se extiende a más de cinco establecimientos y bodegas en la búsqueda de los productos más solicitados.

“Ya en el Terepaima no puedo hacer todas las compras, debo buscar la harina en varios sitios y a veces no se encuentra la que siempre compramos en casa. La mantequilla tampoco se consigue y cuando hay en algún supermercado hay que hacer largas colas para llevarse una o dos pequeñas”.

Por su parte, Gustavo Sosa contó cómo algunos comerciantes informales tienen los productos y los ofrecen a precios exorbitantes. “Un litro de aceite en la calle lo encuentras a 40 bolívares, un verdadero robo, pero no se consigue en ninguna parte, no nos queda más que pagarlo. Contribuimos a esta práctica, pero no tenemos opción”.

El Twitter se ha convertido en la herramienta ideal para alertar a los ciudadanos sobre la presencia de algún producto regulado en los establecimientos comerciales. Lisbeth Rojas revisa su timeline durante el día y cuando lee algún aviso de abastecimiento de harina o aceite en algún mercado, no pierde la oportunidad de ir a comprar para su casa.

“Nos hemos dedicado a estar atentos a través de las redes sociales para saber cuándo están los productos disponibles en el mercado y corremos a comprarlos. El mensaje se transmite rápidamente y poco a poco se ha hecho una costumbre. Algunas veces llegamos cuando se ha acabado el producto, nos vamos tristes y con las manos vacías”.

Pollo: “No hay”

Este es el mensaje que se observa en varias de las carnicerías de la ciudad. El pollo regulado a 15 bolívares no se encuentra por ningún establecimiento y es que el surtido ha bajado de tal forma que conseguir una pieza es prácticamente imposible.

“Nos llega poca cantidad y cuando la gente sabe que están despachando esperan hasta que lo saquemos y se llevan de 2 a 4 pollos. Tampoco hay carne regulada”, comentó Alirio Fuentes, carnicero de uno de los supermercados más concurridos de la ciudad.

Hacer mercado en nuestro país se ha convertido en una constante búsqueda que a veces ocupa gran parte del día, entre recorridos y largas colas para adquirir el tan deseado producto. Quienes logran tener la despensa llena se alegran de decir a sus amistades que puede degustar una tradicional arepa con margarina o tomarse el cafecito mañanero con verdadero café.

Mientras que otros se mantienen en una caza permanente de los productos en todos los mercados.

Fuente: Elimpulso

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios