Hipocresía y FAN

Aníbal Romero's picture

¿No fue acaso Hugo Chávez quien declaró que "la Fuerza Armada es chavista"? ¿No ha sido este régimen el que ha politizado la institución al adoctrinarla con un anacrónico marxismo y cubanizándola hasta los tuétanos? ¿No ha sido el régimen revolucionario el que ha subordinado los intereses venezolanos a los del despotismo castrista?

El Presidente ha cuestionado con teatral indignación el mensaje que el candidato democrático dirigió a los militares venezolanos. Esta pantomima de parte de Hugo Chávez pone de manifiesto notoria hipocresía.

Desde que asumió su magistratura, el Presidente no ha tenido otro objetivo con relación a la FAN que convertirla en instrumento político al servicio de su poder personal y el de su tolda. Semejante propósito viola el artículo 328 de la Constitución, según el cual "la Fuerza Armada Nacional constituye una institución estrictamente profesional, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación". Dice además ese artículo que "en el cumplimiento de sus funciones la FAN está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso de persona o parcialidad política alguna".

¿No fue acaso Hugo Chávez quien declaró que "la Fuerza Armada es chavista"? ¿No ha sido este régimen el que ha politizado la institución al adoctrinarla con un anacrónico marxismo y cubanizándola hasta los tuétanos? ¿No ha sido el régimen revolucionario el que ha subordinado los intereses venezolanos a los del despotismo castrista?

¿Es o no cierto que decenas de agentes de seguridad e inteligencia cubanos se ocupan de vigilar a nuestros militares para garantizar su lealtad al caudillo? ¿Con qué autoridad moral puede el jefe del Estado advertir al candidato democrático sobre los militares? El Presidente repite una letanía de críticas sobre la presunta situación de los militares en la cuarta república, pero cabe preguntarse: ¿Con qué criterios se llevan ahora a cabo los ascensos militares, así como los retrasos en las carreras de los oficiales?

¿No es el principal criterio la profesión de fe hacia el socialismo del siglo XXI y el poder del "comandante en jefe"? ¿No fue acaso este régimen el que creó una Milicia paramilitar para defenderlo de los cambios en la voluntad popular y asegurar su perdurabilidad por encima del veredicto democrático de los venezolanos? ¿No es violatoria de la Constitución en su artículo 329 la creación de la Milicia como fuerza independiente?

El catálogo de desmanes a la carta magna, a los valores tradicionales y profesionalismo de la Fuerza Armada venezolana por parte del Presidente es extenso, y sus actuaciones en este ámbito se le cambiarán y serán juzgadas por una Venezuela en la que impere el estado de Derecho. Chávez no solamente ha politizado el estamento militar, sino que lo ha humillado vistiéndolo de rojo y haciéndolo repetir consignas copiadas del fracaso castrista.

Lo ha sujetado a la supervisión de agentes extranjeros al forjar en el camino alianzas con Estados forajidos y movimientos subversivos en América Latina y más allá. Tales alianzas podrían involucrar al país en conflictos que chocan contra nuestros legítimos intereses nacionales y que expondrían a nuestros hombres y mujeres de armas a peligros innecesarios. Causa vergüenza observar lo ocurrido a nuestros militares durante estos 13 años de oprobio y constatar la hipocresía después de la prédica del Presidente acerca del tema.

Por desgracia, ante todos los sectores del país, pero en especial ante los más ilustrados y productivos, la FAN ha experimentado un colapso del prestigio que una vez tuvo. En su empeño por doblegarla y hacerla cómplice de su proceso de destrucción nacional, Chávez ha logrado además que la corrupción extienda sus tentáculos en el seno del estamento militar. Es imperativo derrotar a este régimen destructivo y corrupto, reconquistar la libertad y la democracia, y reconstruir el país.

Fuente: http://www.diariodeamerica.com/front_nota_detalle.php?id_noticia=7385