10 alimentos para para combatir los radicales libres y no oxidarte


Para combatir los radicales libres que deterioran nuestras células, nada como las vitaminas y los pigmentos ricos en antioxidantes. Dos nutricionistas nos descubren los más eficaces.

Frambuesas, ricas en fibra

Mejora el tránsito intestinal y favorece la eliminación del colesterol a través de las heces. Por esa razón, Patricia Ibáñez (1), dietista de la Clínica Universitaria de Navarra, las recomienda para evitar el estreñimiento y el cáncer de colon, así como para aquellas personas con hipercolesterolemia.

Ciruelas pasas

Imprescindibles para tener una salud de hierro, estas frutas deshidratadas contienen más de 20 sustancias con poder antioxidante. Para el nutricionista Rafael Arjona (2), su elevada concentración de polifenoles las convierten en aliadas en la prevención del cáncer. Además, incrementan la densidad ósea.

Moras, grosellas y frutos rojos

Destacan por su bajo aporte calórico y su alto contenido en vitamina C (incluso superior al de algunos cítricos). Muy recomendadas para los fumadores, su tamaño y sabor hacen que se puedan tomar como si se trataran de un golosina o en zumo.

Peras, sólo las bio

Si quieres optimizar sus beneficios, cómetelas con piel. Eso sí, intenta que sean bio, porque junto con la fresa es una de las frutas que más pesticidas contiene. La vitamina C y los flavonoides como la quercetina presentes en esta fruta tienen un extraordinario poder antioxidante. Además, la acción astringente y antiinflamatoria de sus taninos, cuidan la mucosa intestinal.

Manzana, pero con piel

“Debe estar bien lavada, porque es en su piel dónde se concentran la mayoría de los polifenoles que contiene”, aconseja Arjona. Está recomendada en las dietas de prevención de riesgo cardiovascular y cáncer, y su ingesta ayuda a reducir el colesterol malo.

Cítricos

Se caracterizan por ser muy ricos en vitaminas antioxidantes (C, provitamina A) y otra serie de sustancias con propiedades beneficiosas (flavonoides...). Su consumo diario puede prevenir algunos tipos de cáncer (boca, laringe y estómago) y ayudar a reducir el colesterol, gracias a sus flavones polimetoxilatados (presentes en la piel y en zumo).

Kiwi, por la vitamina C

Gracias a su contenido en fibra y su alta concentración de vitamina C, está recomendado para aquellas personas poco amigas de consumir fruta, así como durante el crecimiento, el embarazo, la lactancia, en ancianos, fumadores, situaciones de estrés...

Plátano, para una mejor asimilación

Rico en potasio y magnesio, contribuye al funcionamiento de los intestinos y los músculos, favorece la inmunidad y fortalece los huesos. “Además, su alto contenido en fibra beneficia el tránsito intestinal”, añade la dietista Ibañez.

Granada como complemento

“Es una sensacional fuente de polifenoles antioxidantes, por eso algunos estudios asocian su consumo con la prevención de enfermedades cardiacas y cáncer“, explica Arjona. Además, “la granada favorece la eliminación del ácido úrico y sus sales, a través de la orina, y es un eficaz antiséptico y antiinflamatorio”, dice Ibañez.

Nueces, las más eficaces

“Son un fruto seco cuya riqueza en antioxidantes está incluso por encima de otros alimentos que hasta ahora se consideraban los más ricos en estos componentes, como las naranjas, espinacas, zanahorias o tomates”, asegura Rafael Arjona.

Fuente: Hoymujer

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal