Para formar parte de la información

Antonio Sánchez García

El socialismo venezolano

Antonio Sánchez García's picture

Parafraseando al inventor del llamado “socialismo científico”, Carlos Marx, bien podría afirmarse que desde la alborada de la libertad, en medio de las luminosas tinieblas gomecistas, un fantasma recorre a Venezuela: el fantasma del socialismo. Ha formado parte de la trilogía de palabras fetiches que han encandilado a las menesterosas mentes de nuestros intelectuales orgánicos: socialismo, revolución y democracia.

Luis Almagro: Cuba al estrado

Antonio Sánchez García's picture

Sesenta años de historia, inconmovibles y ya aceptados como una segunda naturaleza destinada a reinar por los siglos de los siglos, se han visto sacudidos por una declaración del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, que rompe con los paradigmas calcificados de una organización multinacional que luego de echar a la dictadura castrista de su seno decidió dejarla vegetar intocada y eternizarla en el limbo de lo intocable. Cuba, la indiscutible, la admirada, la consentida y heroizada, sube al estrado. Sus crímenes revasaron la paciencia.

Saló o los últimos días de la barbarie

Antonio Sánchez García's picture

La violencia ha adquirido contornos dantescos. Que en cualquier sociedad medianamente decente, dotada de principios y valores morales, hubieran despertado un repudio colectivo y un rechazo universal. Pero Venezuela no fue, no es y probablemente jamás será una sociedad normal. Debe pagar el pecado original de una brutal, cruel y sanguinaria guerra a muerte, haber sido engendrada y parida a golpes de lanzas, sables y machetes, haber menospreciado al género humano hasta rebajarlo al nivel de bestias de mataderos.

¿Con quién contamos?

Antonio Sánchez García's picture

"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad; más abominable es el hecho de que fomentan la idiotez.” (Jorge Luis Borges)... Vuelvo a citar a Jorge Luis Borges, uno de los más lúcidos, talentosos, cultos e inteligentes de nuestros escritores, naturalmente difamado, escarnecido y vilipendiado por la progresía y la “corrección política” hispanoamericana.

La invasión de los idiotas

Antonio Sánchez García's picture

“Estamos como desbordados por una tecnología que se ha puesto al servicio de la mentira, de la posverdad, y que puede llegar a ser, si no atajamos ese fenómeno, profundamente destructor y corruptor de la civilización, del progreso, de la verdadera democracia” (Mario Vargas Llosa)... Fue en el 2015, en unas declaraciones al periódico romano La Stampa, que el Nobel italiano de Literatura Umberto Eco dio el juicio más demoledor, incisivo y exacto sobre la peste blanca del Siglo XXI: la red.

La quinta columna

Antonio Sánchez García's picture

Se aliaron a los Castro, montaron las guerrillas, precedieron a Chávez y le alfombraron su acceso al Poder montando el Caracazo y tumbando a Carlos Andrés Pérez. Respaldaron con sus chiriperos el asalto al Poder por la vía electoral. Se escandalizaron el 11 de abril e impidieron la liberación de la sociedad civil optando por prohijar la catástrofe. Se asomaron luego en la Coordinadora Democrática para traicionar el Revocatorio y servir a la entronización del caudillo. Es la Quinta Columna que viene traicionando a LA SALIDA desde el 2014 promocionando el diálogo.

Lo político y sus arcanos

Antonio Sánchez García's picture

Lo político, afirmó el gran constitucionalista y pensador alemán Carl Schmitt, como lo he citado tantas veces, puede ser referido a la confrontación amigo-enemigo, que es tanto más radical mientras más radicalizada se encuentre la sociedad respectiva. Tanto más enemistada, mientras mayor y más intenso sea el antagonismo entre las partes. Tanto más enfrentada y al borde de su disolución mientras mayor y más profundo sea el objeto de la confrontación. Como sucede en las sociedades asaltadas por la barbarie.

La maldición de Bolívar, El Diario de Bucaramanga

Antonio Sánchez García's picture

Los chavistas pueden decir misa: no hubo en el pensamiento o en la acción de Bolívar ni un atisbo de “revolución social”, ni un ápice de lucha de clases. Ni siquiera igualitarismo, como proclaman los historiadores de proveniencia marxista. Nadie más lejos que él de un teniente coronel inculto, zafio, felón y malhechor como Hugo Chávez Frías. De un frío asesino serial como el Che Guevara o de un calculador intrigante y desalmado como Fidel Castro.

Ante la dictadura, hoy como ayer: ser o no ser

Antonio Sánchez García's picture

No existe medida ni posición política que satisfaga, per se, la necesidad estratégica de enfrentar a la dictadura y vencerla. Todas se quedan a medio camino si no consideran la compleja totalidad de las opciones, los diversos componentes que se activan en un proceso de acumulación de fuerzas y las alternativas mediatas e inmediatas de acción en vista del único objetivo final: vencer o morir. Que si es el de derrocar, desalojar, vencer a la dictadura, todos los caminos conducen a Roma: sea la abstención, sea la participación. El problema es enfrentarla y vencerla. O morir en el intento.

La esperanza del cambio

Antonio Sánchez García's picture

De las innumerables revoluciones y golpes de Estado que han entorpecido y sembrado de obstáculos la marcha de la República, ninguno removió tan profundamente las bases de Venezuela como el golpe de estado del 4 de febrero de 1992. Fue el preludio de una ruptura total. Tanto por la gravedad de la crisis que la antecediera y el desmoronamiento del antiguo régimen de dominación que implicaba, como por la intención devastadora del asalto castrocomunista que involucraba.

El hundimiento

Antonio Sánchez García's picture

¿Qué impide que un régimen oprobioso, inútil, abusivo, mutilador y que no obedece a otra razón de existir que a la desaforada ambición y crueldad de unas pandillas de forajidos, se sostenga a pesar y en contra de la voluntad general – tanto nacional como internacionalmente – de exigir que desaparezca cuanto antes y dé paso a la reconstrucción de una sociedad violada, ultrajada, secuestrada por sus responsables? ¿Qué sostiene este asalto de la barbarie, del cual no se puede encontrar una sola ventaja, un solo beneficio para el país?

Son como los nazis

Antonio Sánchez García's picture

El maestro de Fidel Castro no fue ni Marx ni Lenin: fue Adolf Hitler. De cuya única obra, Mi Lucha, escrita por el Führer en la cárcel de Landsberg en donde pasó ocho meses de detención, de cinco años de condena, en la cual asentó la famosa frase de la que Castro se apoderara para su propia gloria en su misma circunstancia carcelaria y por golpista: “la historia me absolverá”.

El diálogo: pretexto para la dilación

Antonio Sánchez García's picture

He hecho referencia en reiteradas ocasiones a uno de los conceptos esenciales de Pablo, el Apóstol, presente en sus epístolas: el que se refiere al ho nyn kairós: el tiempo que resta. Que es el tiempo mesiánico, ese tiempo reconcentrado sobre sí mismo que el propio tiempo nos da para acabar la faena pendiente, aquel en el que se encuentran pasado, presente y futuro para resolver, respaldado en una recapitulación, todos los obstáculos que nos impiden dar el paso trascendente al reino de Dios. Que es el reino de la Libertad.

Zapatero, la MUD y la fatal ignorancia

Antonio Sánchez García's picture

Concediéndole la cortesía de la honestidad y la buena fe, creo que Zapatero quiere que haya elecciones porque, víctima de la fatal ignorancia sobre lo que realmente ocurre en Venezuela a pesar de haberse convertido en el factótum de sus destinos, jura que Nicolás Maduro las perderá. O, lo que es lo mismo, que la oposición, si participa, las ganará. En la circunstancia, y sin la más mínima consideración a las condiciones reales bajo las cuales se cumplen los procesos electorales en Venezuela, él agota sus esfuerzos porque ella participe.

Enrique Aristeguieta Gramcko, el maestro

Antonio Sánchez García's picture

A Nitu Pérez Osuna
El paso extremadamente grave y de incalculables consecuencias dado por la dictadura, de soltar todo amarre y vestidura democrático institucional secuestrando a Enrique Aristeguieta Gramcko, posiblemente la figura viva más representativa de nuestra tradición democrática pues es el único sobreviviente de la Junta de Gobierno que derrocara al dictador Marcos Pérez Jiménez, debe provocar la debida reflexión en todos los sectores democráticos del país, atravesados al día por muy graves y aparentemente insuperables diferencias.

Votar, sólo votar, nada más que votar nuestra enfermedad congénita

Antonio Sánchez García's picture

En la triste situación a la que ha llegado Venezuela es poco menos que imposible —a menos de una fractura traumática del propio régimen— que recupere la democracia de manera pacífica, a través de unas elecciones limpias.” Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura.

Venezuela y el liberalismo. Un grito de auxilio

Antonio Sánchez García's picture

No exagero si reduzco el corazón y el músculo de lo que sobrevive como auténtica y combativa oposición al régimen dictatorial venezolano exclusivamente al grupo de luchadores que siguen y acompañan a María Corina Machado y a Antonio Ledezma en su frente de resistencia, amplio y solidario, llamado SOY VENEZUELA. Conformado con la pasión y el fervor que caracterizan a los dos más intraficables líderes de la oposición venezolana. En sus comienzos solitarios, hoy acompañados por miles y miles de fervientes seguidores, a lo largo y ancho de Venezuela.

Recordando el 23 de Enero. Una recapitulación mesiánica

Antonio Sánchez García's picture

Recapitulación” es el término con el que Pablo, en su Epístola a los romanos, designa el traer lo olvidado a la memoria, al presente, a la actualidad, a la acción. La puerta de entrada a la comprensión del tiempo mesiánico; aquel en el que el pasado, el presente y el futuro se funden para permitir la parusía, la vivencia del reino de Dios. Aquel que debemos alcanzar con la máxima urgencia “en el tiempo que resta”. El tiempo en el que estamos. Ahora mismo.

Pages