Para formar parte de la información

Antonio Sánchez García

Atrapado y sin salida

Antonio Sánchez García's picture

Como una cristalina gota de agua que horada paciente y tenazmente una roca, hasta vencer su resistencia y traspasarla inexorablemente: así ha terminado por actuar sobre la conciencia de la comunidad internacional la eficaz combinatoria de masiva, pujante y sacrificada protesta de calle del pueblo venezolano en rebeldía con la permanente denuncia internacional de los principales actores que se mueven en los foros internacionales llevando la voz de nuestros presos políticos, de nuestras hijas e hijos asesinados, de nuestro pueblo que sufre y clama por pan, reparación y justicia.

El inútil poder de la crueldad

Antonio Sánchez García's picture

Ni Lenin, ni Stalin ni Mao lograron el milagro que logró Fidel Castro. Ser el déspota más cruel, implacable y sanguinario que haya existido en Occidente, luego de Adolf Hitler, su modelo y paradigma. El más fanático, perverso, cínico e inescrupuloso de los tiranos latinoamericanos, sin que ninguno de esos aterradores atributos le marcara como su seña de identidad de por vida. Ha pasado por sobre su crueldad como si hubiera sido el ser más bondadoso de la tierra.

El Papa y Venezuela

Antonio Sánchez García's picture

Suelto de cuerpo, sin la parafernalia multitudinaria de la Plaza San Pedro, en la intimidad de un vuelo privado y un cortejo de periodistas invitados, Jorge Alejandro Bergoglio se dignó otorgarle algunos minutos a Venezuela. Sus declaraciones son, por decir lo menos, de una impiedad indignas de su cargo y más propias de un político argentino claramente sesgado a favor de la dictadura y sus fuerzas de choque.

Con la OEA o sin la OEA

Antonio Sánchez García's picture

Fue Carlos Marx quien actualizó la famosa frase de Hegel según el cual la historia se escenificaba como una tragedia. El sarcástico redactor de El Manifiesto Comunista, tan trascendente para la historia de la humanidad como los diálogos platónicos, la traducción al alemán de la Biblia por Lutero y la invención de la imprenta por Gutemberg, se vio obligado a parafrasearlo agregándole su peculiar aporte: algunos de sus capítulos se escriben ciertamente como una tragedia, pero suelen repetirse como una comedia.

Tiempos cruciales

Antonio Sánchez García's picture

Quien haya sido protagonista de estos veinticinco años de oposición al asalto totalitario del caudillismo golpista protagonizado por Hugo Chávez y su camarilla militar, y estos dieciocho años de gobierno dictatorial subordinado al castrocomunismo, como es el caso de muchos de nosotros, no puede menos que asombrarse de los profundos cambios acontecidos en el curso de los últimos meses. Quizá incluso en el curso de los últimos días.

Almagro, el héroe solitario

Antonio Sánchez García's picture

No recuerdo otra referencia de tanta competencia, lucidez, coraje e integridad moral de un latinoamericano enfrentado en solitario al Behemot dictatorial que nos oprime desde nuestro propio nacimiento republicano, que Rómulo Betancourt, el más honorable, culto, denso y compacto de todos los políticos venezolanos en todos sus tiempos.

Una dictadura sin pan ni circo

Antonio Sánchez García's picture

Todo lo que se puede y debe decir sobre la satrapía venezolana lo dijo con creces y pruebas incontrarrestables el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. En un documento de tal contundencia, que asombra que algunos gobernantes de la región, como el señor que funge de presidente de un país que tuviera ejemplares gobernantes en su pasado, como Pepe Figueras y Oscar Arias, actúen como si no existieran. Ni el documento ni la satrapía.

El Ultimtum de Almagro y la internacionalización de nuestro conflicto

Antonio Sánchez García's picture

Desde comienzos del año 2015, mientras se celebraba en Panamá el encuentro interamericano que consagrara finalmente la apertura del Departamento de Estado al restablecimiento de las relaciones diplomáticas con La Habana, bajo la protectora complacencia y la incondicional recomendación del papa Francisco I, el columnista del periódico El País de España y catedrático en una afamada universidad norteamericana, Héctor Schamis, puso el dedo en la llaga y dio con la clave de la resolución del conflicto venezolano: en tanto no existieran en el interior de Venezuela fuerzas capaces de d

Asalto en Caracas

Antonio Sánchez García's picture

Thomas Hobbes, el gran pensador inglés autor de uno de los escritos constituyentes del Estado moderno, el Leviatán, atribuye la necesidad de su origen al máximo temor del hombre: no a la vida, que la carga inconsciente de su valor, sino a la muerte. Y no a cualquier forma de muerte, un hecho inevitable al que la cultura ha intentado dar una respuesta satisfactoria, aunque siempre frágil e insuficiente, sino al temor a una muerte violenta, la más espantosa de las muertes. La muerte causada por el hombre en su lucha existencial por el poder.

La MUD, nuestras debilidades estratégicas y la acefalía internacional

Antonio Sánchez García's picture

Cuando la oposición contó con el mejor equipo de políticos con experiencia en asuntos exteriores de toda su historia – Humberto Calderón Berti, ex ministro de relaciones exteriores y jefe de la Comisión de asuntos internacionales de la Coordinadora Democrática – y un excelente cuerpo de asesores con experiencia diplomática – Fernando Gerbasi, Maruja Tarre, Asdrúbal Aguiar, Adolfo Salgueiro, Reinaldo Figueredo y Diego Arria, entre muchos otros – logró el récord de tener una alta capacidad de convocatoria ante el cuerpo diplomático apostado en Caracas. Que la tenía en alta consideración.

Réquiem para un liderazgo

Antonio Sánchez García's picture

El humillante fracaso de la convocatoria a la marcha en conmemoración de otro aniversario más de un injustamente olvidado y arrumbado 23 de enero de 1958 - la única sustancia mesiánica, verdaderamente revolucionaria, que recapitula el pasado y nos recuerda nuestra fe y nuestra esperanza de futuro, como lo ha sabido resumir de manera magistral nuestra Iglesia Católica en su último exhorto pastoral y que ya ha mediados del ciclo liberal democrático había perdido toda resonancia - , ha puesto al descubierto la pérdida de sustancia política, la absoluta orfandad de ideas y proyectos y el aban

¿Y la MUD?

Antonio Sánchez García's picture

“No hubo ni un ejemplo de oposición enérgica, de hombría ni de firmeza. Sólo pánico, huidas y transfuguismo. En marzo de 1933 había millones de personas dispuestas a combatir. De la noche a la mañana se vieron traicionadas, sin dirigentes y sin armas. Este fracaso moral estrepitoso de los dirigentes de la oposición fue una de las características básicas de la “revolución” de marzo de 1933 que facilitó sobremanera el triunfo de los nazis…” (Sebastian Haffner)...
A Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma

La indiscutible verdad de Yogi Berra

Antonio Sánchez García's picture

​El mundo se estremece, se derrumban las certidumbres y nadie puede estar seguro acerca de la estabilidad del sitio sobre el que está parado. No es que en lo años que llevamos viviendo el mundo fuera ese paraíso terrenal del que cuentan las Escrituras o nuestros pueblos y ciudades esas apacibles campiñas que retratan las maravillosas ilustraciones del Libro de Horas del Duque de Berry.

La crisis que vivimos

Antonio Sánchez García's picture

​​Imponer la forma sobre el contenido y las buenas maneras por sobre la sustancia puede provocar, en ese bajo mundo de la sociedad sobre el que se asienta la política, la acumulación de tensiones y contradicciones hasta reventar los frágiles muros de contención construidos bajo la arquitectura de aquello que los franceses llaman, no sin sorna, proceder “comm’il faut” – como corresponde, conveniente, correctamente-.

El fin de las ilusiones, la hambruna y los militares

Antonio Sánchez García's picture

Leo a media semana dos artículos verdaderamente demoledores, aparentemente distantes en su temática y su objeto, pero sin ninguna duda profundamente emparentados pues se refieren a dos graves crisis: la crisis estructural, económica, política y moral que afecta a la globalización y el orden internacional sustentado sobre los resultados de la Segunda Guerra Mundial, el primero de ellos; y porque el segundo desnuda en toda su crudeza y horror el papel jugado, según su autor, por quienes obtienen provecho en la generación y aprovechamiento de la hambruna que sufre el pueblo venezolano en estos

Venezuela, el diálogo y Francisco I

Antonio Sánchez García's picture

¿Es beneficioso para la cristiandad y favorable al curso de la paz y el entendimiento entre las naciones y bloques de poder mundial la beligerancia ideológica – anti liberal y anti capitalista - con que actúa, sin contrapesos, la máxima e incontestable autoridad de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, el jesuita argentino Jorge Bergoglio, desde hace tres años Francisco I?

¿Por quién doblan las campanas?

Antonio Sánchez García's picture

“En la historia del país ningún gobierno había hecho sufrir tanto, por acción y omisión, al pueblo como el que ahora administra formalmente las funciones. El desabastecimiento dramático de alimentos y medicinas es la negación palpable de una economía sana. La inseguridad y la violencia incontrolada es la negación de la capacidad de gobernar con justicia y orden. La corrupción y la injusticia sistemática imperantes son la antítesis de la honestidad y la verdad.

Allea Iacta Est: la suerte está echada

Antonio Sánchez García's picture

Si el nombramiento de Aristóbulo Istúriz, un demagogo surgido de las filas populistas de la democracia venezolana que representa hasta hoy ese territorio compartido que va de Acción Democrática a la Causa R y de la izquierda de la mal llamada Cuarta República a la Quinta de la dictadura chavista, significó un gesto de acercamiento a la oposición, tal como lo insinuara en su discurso inaugural con su saludo y reconocimiento personal el presidente de la Asamblea Nacional, su ex compañero de partido Henry Ramos Allup, su desplazamiento del cargo un año después por una de las figuras más polémi

Carta abierta al liderazgo opositor

Antonio Sánchez García's picture

​He leído con estupor las recientes declaraciones del ex presidente de la Asamblea en las que se manifiesta absolutamente satisfecho del deber cumplido al frente de la Asamblea Nacional. Un deber que, a juzgar por sus propias promesas al asumir el cargo, a cuya obtención entregué mi apoyo por considerarlo el político de más alcurnia y mejor preparado para dicha gestión entre tanto amateur y aficionado, como los que lastran la dirigencia opositora en el momento más crucial y trágico de nuestra historia democrática.

Pages