Se destapa "La Pepa", Pedro Padilla, el chismoso del canal LaTele: "Me encanta despertar dualidad"


A los 34 años de edad, luego de una fugaz etapa de actor y otra mucho más larga como productor en RCTV, el moreno de ojos verdes triunfa como showman en el programa "Lo Que Ellas Quieren" y critica a quienes cubren la farándula sin pasión. El nuevo vicepresidente de Producción del canal LaTele, Jesús Franceschi, lo conoció cuando ambos trabajaron en RCTV. Tomó las primeras sílabas de su primer nombre y su primer apellido y convirtió a Pedro Ricardo Padilla Sosa en La Pepa, una fuerza incontrolable que estalla cada mañana como experto de farándula y showman del programa "Lo Que Ellas Quieren".

"Desde chamo me apasionó Tatiana Capote, la llegué a ver como un modelo. Yo decía: `Esta tipa es arrecha, es controversial, es protagonista, es diva’. Pero hoy pienso que no queda nada de ella, que su fama fue muy volátil.

Yo quiero permanecer más", anhela Padilla, un moreno extremadamente pequeño y delgado, de rasgos delicados y ojos verdes. A los 34 años de edad ha encontrado en La Tele el lugar para expresarse sin dique alguno.

Cuando estaba por graduarse de bachiller en el liceo Francisco Espejo de El Cafetal, entró a RCTV como actor y tuvo papeles en las telenovelas Alejandra, Amores de fin de siglo, El desafío, Ilusiones y Volver a vivir.

Pero su papá, un ingeniero geólogo que falleció hace un año, le pidió que trabajara en algo más relacionado con los estudios de Publicidad y Mercadeo que él le había costeado, y Padilla optó por hacer carrera como productor de programas de variedades, como Loco Video Loco y Aprieta y Gana, en la televisora de Bárcenas.

Luego, como locutor graduado, asomó de nuevo su instinto para llamar la atención en el espacio radial Cuánto Hay Pa’ Eso. No duerme más de tres horas diarias: "No he superado la etapa de inmadurez, todavía me vas a ver trasnochándome en una discoteca haciendo tuqui, tuqui, tuqui con mi vasito en la mano".

--¿El sobrenombre de La Pepa no es ordinario? --Jesús Franceschi decía que Pedro Padilla no expresaba e inventó La Pepa. Se creó una expectativa en la nueva temporada de Lo Que Ellas Quieren, todos se preguntaban quién era La Pepa y pensaban que era una españoleta pelirroja que contaría chismes, y esto fue lo que salió: yo. La Pepa parece grotesco, ¿pero a quién no le ha salido una pepa en la cara, quién no ha chupado y disfrutado una pepa? Las camisas de pepas están de moda. ¿Por qué no ser osado, ácido pero inteligente, como lo fue Winston Vallenilla con su vestuario en Aprieta y Gana? Mi prioridad no es ser famoso. Claro, quisiera percibir los 60.000 bolívares fuertes que gana Manuel Sosa en RCTV o parar el tráfico como Winston, pero lo que más me gustaría es que la gente se divierta con lo que hago. Que no digan "esto es más de lo mismo". Que el artista no se sienta maltratado.

Y ojo, no soy una sedita.

--¿Está preparada la televisión de Venezuela para que a un hombre le digan La Pepa? --La comunidad gay ha crecido, con marchas de 30.000 personas. El venezolano es morboso. Fíjate todo lo que criticaron a Stayfree y a Josué Gil con su personaje de Doña Gumersinda, y mira dónde están hoy, cada uno con su sintonía. Cuando las animadoras de Lo Que Ellas Quieren me llaman comadre, hay que entender que eso viene del argot del estilismo, del fashion.

¿Por qué me iba a incomodar? Me encanta que me digan en la calle: "Allá va La Pepa", ¡qué rico despertar esa dualidad en la gente! Que piensen lo que piensen, que tengan la duda.

En Loco Video Loco yo hice un personaje de peluquero que se llamaba La Beba. Así me llaman mis hermanas hoy: Beba. Hasta mis sobrinitos me decían Beba, pero ya hoy por la edad me respetan y me dicen tío Pedro.

--¿Cómo define su estilo? --No tengo nada contra José Gregorio Araujo y Kerly Ruiz, que son dos grandes amigos míos, pero los libretistas del programa La Bomba, de Televen, son excesivamente destructivos. Denigran a los artistas, como han hecho con Daniela Alvarado y sus kilos de más. Yo también busco controversia, pero ganándome primero la confianza del artista. Lo endulzo, pero luego lo bajo a la Tierra. Nunca le advierto nada, empezamos muy bien, luego saco el aguijón y comienzo a pinchar. Y todo el mundo lleva lo mismo, también los que son mis amigos, porque yo separo la relación amistosa de la laboral. Aquí hay programas de televisión en los que citan textualmente columnas de prensa como la de Chepa Candela, sin hacer libretos propios. Por eso esta fuente está tan desprestigiada.

Para cubrir farándula te tiene que apasionar, de la misma manera que al criminólogo le apasionan los cadáveres.

ALEXIS CORREIA
EL NACIONAL

Image

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal