Flavia Gleske interpreta a Dinorah en Válgame Dios

Junto a Ricardo Álamo (José Alberto) conforma una pareja que será reflejo de una realidad cercana para muchos. La actriz interpreta a Dinorah, la amante desde hace diez años de José Alberto. Ella ha vivido esperando durante todo este tiempo que llegue el día en el que él se divorcie y puedan vivir juntos por siempre. Quizá en el amor todo se vale pero cuando la persona deja de ser ella misma por su pareja, pierde el sentido real el hecho de estar enamorado. Se dificulta de cierta forma percibir la realidad en la que se está involucrado. En este sentido, Flavia argumentó que “Dinorah procura mantenerse bonita y arreglada para él. Aceptó por amor ser la amante con la promesa de que se iba a divorciar. Lleva 10 años creyéndole. Su vida gir.a en torno a él, y su ilusión es casarse de blanco, tener sus hijos, todo. En algún momento descubrirá la farsa”.

Para la actriz es un placer reencontrase con Ricardo Álamo en el set de grabación. “Ya es la tercera producción en la que compartimos.

Trabajar junto a él es una gran experiencia porque es buen compañero, un buen amigo. Tuve la oportunidad de protagonizar junto a él la telenovela El Desprecio y nos fue bastante bien”.

- Cómo mujer, ¿qué opinas de esta situación por la que está pasando Dinorah?

- Yo me pongo en los zapatos de ella, y pienso que estar enamorada profundamente es la experiencia más bonita que una mujer puede vivir.

Aunque a ella en algún momento se le va a caer esa ilusión. Pienso que la sensación más bella que puede tener uno como mujer y como ser humano es estar enamorado, porque cuando lo estás uno fluye en todos los ámbitos de la vida. Lo lamentable es cuando te das cuenta del fiasco. Pero no comparto que Dinorah deje de lado su vida personal por la pareja, pues uno tiene que tener su espacio.

- ¿En este momento estás enamorada?

- Ahora estoy sola, pero digamos que con ilusión. Puedo decir que estoy enamorada de mis hijos. Sin contar a los hombres, ése es el amor más puro que uno como mujer puede sentir. Cuando ellos cumplieron tres años, me dije hace tres años conocí el verdadero amor apenas los vi.

Ya teniendo a mis morochos, llego a mi casa y siempre me reciben una sonrisa o un abrazo. No te hace falta más nada. Pienso cuando se van a quedar con el papá que voy a tener tiempo para mí, pero apenas se van me quedo mal, sin norte, perdida. Cuando regresan me entra como una paz, porque nadie los cuida mejor que su mamá.

- ¿Qué estuviste haciendo mientras estabas fuera de pantalla?

- Estuve dedicándoles tiempo a mis hijos, poniendo todo en orden. Gracias a Dios puede estar con ellos. Ahora que estoy arrancando la telenovela, me ha costado separarme de ellos. Ya están en la guardería. El tiempo pasa volando.

- Ahora con el ritmo de trabajo de la telenovela, ¿cómo vas hacer para el cuidado de los bebés?

- Bueno yo tengo todo un plan de producción en mi casa. Mi primo los busca y los lleva al colegio, también mi hermana que trabaja en el mismo colegio donde estudian los niños. Mi hermana mayor es una nana para ellos. Ella es quien los cuida cuando me tengo que quedar hasta tarde y prácticamente vive conmigo. Si no fuera por mi mamá, mi primo y mis hermanas no pudiera ni trabajar ni hacer nada. Mi primo es como el papá, los cuida, los trae, los lleva, está con ellos en el médico. NP

EA