Hallan un posible dibujo inédito de Picasso en el reverso de una obra del pintor

Se trata del dibujo no inventariado Personaje con pipa, que según la jefa del departamento de Conservación Preventiva y Restauración del Museo Picasso, Reyes Jiménez, fue ejecutado con anterioridad y desestimado antes de acometer el retrato de la figura materna.

La posible atribución a Picasso, una opción "conservadora", apunta el director del museo, Bernardo Laniado-Romero, se fundamenta en la comparación con otro dibujo de Picasso de esa época formativa: Busto de caballero del siglo XIX. A diferencia del dibujo descubierto, este presenta dos inscripciones: el grafismo 'IB' a tinta y el número '2'. El número 2 confirma que se trata de un ejercicio de escuela, y el grafismo correspondería al visto bueno del profesor.

En ambos dibujos, el alumno debía resolver la interpretación del modelo sin el uso del color como un ejercicio de claroscuro, con el blanco y negro como único recurso plástico y la tonalidad del papel como color de base. En opinión de Jiménez, "ambos dibujos, técnicamente muy similares, utilizan el mismo formato, igual tipo de papel, la manera de tratar el claroscuro e idéntica técnica, pues combina el carboncillo y el clarión".

En el estudio, señala Laniado-Romero, se ha tratado de dar respuesta a dos incógnitas: "¿quién enseña la técnica del pastel a Picasso? y ¿quién del entorno de Picasso podría haber realizado el dibujo?". El director del museo asegura: "Picasso había conseguido en La Coruña, antes de llegar a Barcelona, un nivel de conocimiento mayor del que pensábamos".

Además, sugiere Laniado-Romero, ni su padre, ni su profesor, Isidoro Brocos, ni ninguno de los compañeros de estudios, tenían el nivel de Picasso. Para Laniado-Romero, Personaje con pipa sería una copia de un grabado, más que de una pintura, de algún artista flamenco del siglo XVII, como Frans Hals o Jacob Jordaens, una conclusión a la que llega tras analizar el trazo del dibujo.

El hallazgo de este dibujo ha sido posible gracias al proceso del Retrato de la madre del artista que, según explicó Reyes Jiménez, vino precedida de un exhaustivo estudio realizado en 2011 para determinar su estado de conservación.

"En una antigua restauración se aplicaron diversos injertos de papel para reconstruir los bordes, que a su vez se adhirieron a una base de cartón, pero esta fijación provocó a lo largo de los años unas tensiones estructurales que, de manera progresiva, acabaron deformando gravemente la obra", ha explicado.

La restauración, añade Jiménez, ha eliminado esos elementos de distorsión, ha devuelto la flexibilidad al soporte y ha recuperado la percepción original de la imagen, en comparación con la imagen más antigua que se conservaba, una fotografía de 1959.

Retrato de la madre del artista es un pastel, una técnica difícil que, en palabras de Jiménez, constata que "cuando Picasso llega a Barcelona ya atesora una sólida formación artística como para acometer un retrato al pastel".

El cuadro ingresó en el museo en 1970 como una donación particular del propio Picasso y "seguramente ya estaba pegado el cartón, pues si no se documentó en el inventario es porque la obra del reverso no era visible". Al margen de la restauración del retrato de la madre.EFE