José Manuel Suárez: “Ha sido una manera muy hermosa de retomar la televisión “

Talentoso y disciplinado desde niño cuando inició su carrera en el teatro y posteriormente en diversas producciones dramáticas de la mano de Venevisión, cuando apenas tenía ocho años de edad actuó en la pieza teatral “El Libro De La Selva”, y posteriormente comienza a hacer TV , en el año 1998, cuando tuvo la oportunidad de incursionar en la exitosa serie “A Todo corazón”, a la que siguió la serie de producción independiente llamada “Juana La Iguana”, que dirigió Claudio Callao.

Posteriormente se destacó en diferentes unitarios que produjo en Canal de La Colina. Participa en la telenovela “Más Que Amor Frenesí”, que es su primer dramático en pantalla, como hijo de Yanis Chimaras y Denise Novell, y posteriormente en la obra dramática “Cosita Rica”, que marcó pauta en su carrera. Y es que José Manuel Suárez está de vuelta a la pantalla chica con la nueva telenovela estelar de El Canal de la Colina, “Para Verte Mejor” de la mano de “Luisito”, un personaje de una gran calidad humana, que se ha enamorado de una mujer inalcanzable, para quien él es un perfecto invisible. Porque se muere por “Marilda” (Patricia Schwarzgruber). ¿Será cierto que la esperanza es lo último que se pierde? “Luisito lo va a intentar hasta el final con su reina, ella es el amor de él para siempre, por más que lo rechace y maltrate”- apunta el joven histrión-.

¿Por qué se dice que Luisito es invisible para todas las mujeres?

Porque él está acostumbrado a ser invisible en su familia, no lo toman en cuenta. Lo quieren pero de una manera bien particular , entonces él se siente invisible ante el mundo, no sólo ante las mujeres. Y además se enamora de esta mujer que tiene dos hijos y es mayor que él, e inalcanzable completamente, y se considera más insignificante aún, ante esta situación. Aunque Marilda está también en el descubrimiento de qué es lo que quiere como mujer, si quiere un hombre que la quiera, y si no tiene carro, entonces no es tan importante, para ella, o por el contrario si lo es. Y él por su parte, es un muchacho muy tímido,
inseguro. Ha crecido en una familia extrovertida y él al ser todo lo contrario, eso no lo ayudó, y lo que le hizo fue retroceder, no está acostumbrado a hablar con casi nadie, por lo general causa rechazo, se ha ido encerrando y encriptado en su propio mundo.
¿La personalidad de Luisito, dista mucho de tu forma de ser?

Exactamente, yo soy todo lo contrario, hablo con todos , conozco y me llevo bien con todo el mundo. Y eso fue muy satisfactorio encontrarme un personaje como él, ahora, un muchacho muy distinto a mí.

En la concepción de este personaje, se presenta la disyuntiva de que es más importante tener o ser…

Ese es el gran conflicto de los personajes de Marilda y Luis, de ponerte a pensar que es lo más importante, si lo material o lo emocional, o si ambos aspectos deben ir en conjunto, pero cómo lograr ese equilibrio, esa es la lucha.

¿Cómo nació en ti la pasión por el teatro, donde has tenido la oportunidad de actuar, dirigir, escribir…, como una gran ventana en tu carrera artística?

Y desde siempre lo ha sido, he tenido la oportunidad de hacer cosas, montar los proyectos que he querido, he contado con el apoyo de la gente, de los directores que me conocen.

Ahora vas a emprender un gran proyecto el Mono Up que has escrito para Daniela Alvarado, “Hecha en Venezuela”, háblanos un poco de esta nueva experiencia…

Es la primera vez que escribo un espectáculo largo que tiene una duración de casi dos horas. Daniela (Alvarado) allí canta, baila, echa cuentos, es una concepción de principio a fin, ella siempre ha confiado mucho en mí, en mi criterio, hacemos muy buen equipo pues pone su carrera y profesionalismo en mis manos y sabe que yo la voy a cuidar. Nos respetamos mucho como profesionales, tenemos muchas visiones similares, Dany y yo hacemos muy buen equipo por eso, porque ella se deja llevar en el escenario, y yo la dejo que ella haga lo que quiera en el escenario, también, porque tiene un instinto maravilloso. Vamos a estrenar en el Hotel Sheraton de San José, Costa Rica, el 18 y 19 de Agosto.

¿Y qué te motivó a involucrarte además de actuar, en la realización de las piezas teatrales?

A mí siempre me ha gustado el control, el control desde mi punto de vista de poder hacer las cosas y cambios, hacer lo que te imaginas y tienes en la mente dándote vueltas. Entonces yo cree una compañía que se llama Big Dreams Producciones, con Daniela Alvarado, y fue una forma de comenzar a producir textos que yo escribía, empezamos a dirigir , yo también, dirigí mucho. Era para probar e ir aprendiendo, aquí no tenemos unas grandes escuelas de dirección y de escritores, oficialmente. Y nada a esta generación nos tocó aprender en la práctica, montados allí, con error y ensayo y tropezando en el camino. Gracias a Dios, siempre me he encontrado con grandes profesores de la vida, Javier Vidal, Dairo Pineres, esa gente que siempre va a ver mis trabajos y desde un punto de vista constructivo , siempre me dan sus opiniones. Y la producción de alguna manera siempre ha estado en mi porque yo trabajo desde niño y se me inculcó en las compañía de teatro, por las que pasé que son las más importantes del país, como Lili Alvarez Sierra, Danza Hoy, Tilingo, ser colaborador, no ser sólo un actor que llegaba y se iba. Sino que había que recoger los materiales, la producción en sí, organizar tu obra. Y te desempeñas como productor, tienes que están atento de tu ropa, la utilería, elementos, del montaje en el que actúas, desarrollas la vena de productor, porque tienes responsabilidades en otras áreas, así es en el teatro.

También eres bailarín, coreógrafo…

Si hay que hacer de todo, yo me formé en varias compañías , y entre ellas estaba Danza Hoy, una de las más importantes que ha tenido el país y Latinoamérica, e hice con ellos durante dos años, un montaje que se llamaba: Oto, El Pirata, yo era uno de los niños del montaje, allí recibí formación en danza, desde el principio, que me permitió canalizar las posturas en el baile, además siempre me ha gustado la música y los musicales cinematográficos, desarrollé mucha pasión en cuanto a eso. Cuando viví en Londres, vi mucho teatro musical, siempre estuvo en mi esa carga musical, y aunque no me considero del todo un coreógrafo, si puedo montar ciertas coreografías, y en los montajes que dirijo que son musicales, las coreografías suelen ser mías siempre.

¿Qué significó para ti este regreso a la televisión con este dramático que escribió Mónica Montañés?

La última telenovela que hice para Venevisión antes de ´Para Verte Mejor, fue El Árbol de Gabriel, y me fui a Londres en el 2012. Una vez que regresé a Venezuela se me abrieron muchas puertas en el teatro y el cine, participé en la película de Elia Schneider , Tamara, hice tres cortometrajes. Volver ahorita es un regalo maravilloso aparte que tenía tiempo sin hacer tele, y volver de la mano de Mónica (Montañés) con un personaje como Luisito, es un regreso fantástico. Además haciendo pareja con Patricia (Schwarzgruber) que es una gran amiga de toda mi vida, que amo y adoro y trabajar con ella, a su lado ha sido una manera muy hermosa de retomar la televisión. Yo siento que nunca me aparté , no es un regreso, simplemente bajó la cantidad de producciones y siempre entendí perfectamente cuando escuchaba de una telenovela nueva, que había una nueva generación. Estaba haciendo mucho teatro y cine. Y qué placer que me hayan tomado en cuenta para regresar con un personaje como éste, tan bello e importante en la trama. Hay una nobleza en Luisito extraordinaria y la familia de él, que la interpretan estos actores que lograron convocar como Mariantonieta Duque, Rafael Romero, Eulalia Siso, Angel Casallas, Edmary Fuentes, Jonathan Manrique, como familia desde un principio estuvimos conectados. Porque nos las llevamos muy bien, porque nos conocemos de muchos años. Y Edmary (Fuentes), Angel (Casallas) y Jonathan (Manrique), que no nos conocíamos tanto, entraron inmediatamente en el mood, porque además de que son muy profesionales son excelentes seres humanos. La química cuando nos tocaba un día de pauta en casa de Lázara (Mariantonieta Duque) en la casa nuestra, era maravillosa, porque era llegar a las ocho de la mañana, y las escenas fluían muchísimo y rápido, todo eso siempre significó una buena noticia en mis días de grabación, trabajar con los compañeros que me tocó, tenía tiempo que no me ocurría esto en una telenovela. Es un trabajo que requiere de disciplina, entrega, pero se disfruta muchísimo.

¿Cómo te defines en el plano artístico y personal?

Definirse uno mismo es muy difícil, pero me defino como un actor que ama lo que hace y que si empre va a buscar crecer, y ampliar la capacidad de entretenimiento y de culturización del público venezolano.

¿Qué te falta por hacer en el medio artístico?

No, ahora es que me falta, imagínate tú. Ahora es que me falta actuar, dirigir, escribir, producir, muchísimas cosas. Me gustaría incursionar en la gerencia de televisión, de una productora cinematográfica. – concluyo-.

NP / LR