Sale la primera Serie Pictórica del Papa Francisco por Mercedes Fariña (Imágenes)

Ya desde sus primeros estudios en Bellas Artes, Mercedes siempre
se había interesado en la iconografía religiosa y su simbolismo; con
visión ecuménica a la hora de analizar las expresiones estéticas
de los credos, alrededor del mundo.

Históricamente, la relación entre las autoridades religiosas y los artistas
de la época, encargados de transmitir en imágenes dichas creencias,
se presenta como una constante que se repite a lo largo del tiempo.

Así, los artistas siempre han representado hitos religiosos y
Mercedes Fariña sintió que este se presentaba, técnicamente,
como su momento para hacerlo; sin dejar pasar inadvertida esta
única e irrepetible oportunidad que la historia moderna entregaba
en sus talentosas manos.

Mercedes supo, de modo hábil y sensible, hacer trascender su
arte a través de un mensaje estético que apunta a lo bello, con gran
realismo pictórico y de un alto contenido espiritual y simbólico.

Como inesperado retorno, el día 23 de Mayo el Papa Francisco,
a través de su Secretario Privado, le hizo llegar a Mercedes sus
palabras de aprecio por la obra pictórica ejecutada con motivo de su
reciente asunción, al mismo tiempo que le agradeció las muestras
por su cordial cercanía, impartiéndole con particular afecto una
Bendición Apostólica. Dicho documento oficial se inscribió como
Acta Pontificia N. 10 de la Secretaría de Estado Vaticano
(Primera Sección / Asuntos Generales).

Luego de recibida la carta documental, Mercedes Fariña recibió otra
misiva, de puño y letra del mismísimo Papa Francisco, de caracter
privado, conteniendo afectuosas palabras de aliento y reconocimiento
por su oficio pictórico.

En el mes de Julio, el Nuncio Apostólico en la Argentina,
Mons. Emil Paul Tscherrig, remitió una solicitud de audiencia
privada a la Prefectura de la Casa Pontificia, para posibilitarle a
la artista la entrega en mano, a S.S. Francisco, de la primera
obra de la serie pictórica alegórica.

Primer cuadro del Papa Francisco.
Su mensaje y significado.

El primer cuadro del Papa Francisco, se presenta como una composición
sencilla y cotidiana, pero a la vez de una profundidad espiritual tal, que
transmite el legado papal de modo contundente.

Opuestamente y obviando la necesidad de recurrir a un retrato hegemónico
o hierático, del cual pudieran inferirse tintes de idolatría, la artista muestra
como "Papa" a una persona en actitud contrita de oración, expuesta en su
espiritualidad y predicando con el ejemplo.

La elección de la imagen de Francisco, rezando humildemente en íntima
comunión con Dios, aunque con la vestimenta de la asunción que denota
su autoridad eclesiástica, reunía los atributos icónicos que la artista
anhelaba incluír en su alegoría.

El cuadro, pintado con método renacentista, apela al corazón del barrio de
Flores, en lo espiritual y en lo urbano. La imagen perfilada en un segundo plano
de la iglesia de San José de Flores, se muestra virtuosa junto al Santo Padre.

En un friso que se extiende en la fachada de la iglesia, la artista incluyó
la leyenda "Han venido a buscarme casi al fin del mundo", frase que
pronunció en su carismática presentación al mundo, al asomarse al
balcón de San Pedro, marcando el día de su elección como pontífice.

Image
Primer Cuadro
"Habemus Papam"
óleo sobre lienzo.
110 x 110 cms.

Image
Segundo Cuadro
"Pater Noster, qui es in caelis"
óleo sobre lienzo - 90 x 110 cms.

Image
Tercer Cuadro
"Benedictus fructus ventris tui"
óleo sobre lienzo - 90 x 110 cms.

Image
Cuarto Cuadro
"Haurietis Aquas"
óleo sobre lienzo - 100 x 90 cms.

NP

DJ