Para formar parte de la información

Asdrúbal Aguiar

Los derechos no se negocian, se reclaman

Asdrúbal Aguiar's picture

El próximo domingo 10 se celebra el día internacional de los derechos humanos. Para los venezolanos no habrá celebración sino luto, congoja, mucha indignación. Parte de la llamada oposición, que se considera a sí democrática, negocia nuestros derechos con la dictadura, preferentemente “sus” derechos político-electorales.

El final de la diablocracia

Asdrúbal Aguiar's picture

En mi columna precedente señalo que el siglo XX concluye en Venezuela con retardo y de forma desdorosa, por obra de una imperdonable colusión electoral con la narco-dictadura que nos mantiene bajo secuestro a los venezolanos desde 1999; no obstante ser este siglo el que nos lega nuestra modernidad y hace ciudadanos.

Se acabo el Siglo XX venezolano

Asdrúbal Aguiar's picture

Hablar de la finalización de dicho siglo y del agotado papel de sus generaciones – me incluyo dentro de ellas – para la construcción de los espacios públicos del porvenir, es señalar el definitivo ingreso de Venezuela, ahora sí, al siglo XXI, el de la Aldea global, el de la inmediatez y fugacidad de los hechos en la política, el de la libertad como hito dominante que amarra al conjunto socialmente invertebrado que somos, el de la libertad desenfadada pero existencialmente irrenunciable.

El Tribunal Supremo legítimo

Asdrúbal Aguiar's picture

La instalación en Washington, en el Salón de las Américas de la OEA, del Tribunal Supremo de Justicia legítimo de Venezuela, juramentado previamente por la Asamblea Nacional democráticamente electa en diciembre de 2015, fija un precedente innovador en el campo de las relaciones internacionales contemporáneas; sobre todo para las que se cuecen en los hornos de la globalización, en el marco de sociedades cultural y políticamente líquidas, cuyos espacios materiales se desvanecen bajo la fuerza de lo trascendente, a saber, del reclamo por la calidad de las democracias y una razonada expansión d

El señor de los cielos

Asdrúbal Aguiar's picture

El Consejero Adjunto de Seguridad Nacional de USA, Rick Wadell, habla de Venezuela como “estado fallido” a la vez que señala que se convertirá “en la segunda dictadura de Latinoamérica”. Hace oficial, así, el diagnóstico de un cáncer que se instala en el cuerpo de las democracias de la región, sin más, y que irá contaminando hasta hacer metástasis si no llega a tiempo la medicina adecuada.

Narco política y constituyente

Asdrúbal Aguiar's picture

Es realidad trágica, silenciada o trivializada, la de la colusión del narcotráfico con la política en América Latina. La denuncia más relevante, al respecto, es la que formula en 1995 el ex presidente de Colombia, Andrés Pastrana, secuestrado años antes por el patrón del mal, Pablo Escobar, señalando la relación del entonces candidato y luego gobernante Ernesto Samper Pizano, hasta hace poco Secretario General de la UNASUR, mimado del Palacio de Miraflores, con el Cártel de Cali.

La Declaración de Lima, otro hito de la democracia

Asdrúbal Aguiar's picture

La adopción de la llamada Declaración de Lima, trabajada por 17 gobiernos a instancias del presidente Pedro Pablo Kucksinski, hecha propia por 12 cancilleres de la región y publicada con la presencia de los primeros, saca del sopor al sistema de seguridad colectiva de la democracia; casi llevado a la tumba por el Socialismo del siglo XXI y su ancla dentro de la OEA, José Miguel Insulza, de ingrata recordación.

IDEA y la OEA, ante una amenaza de la historia

Asdrúbal Aguiar's picture

23 ex jefes de Estado y de Gobierno, en el marco de Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) se han pronunciado desde México sobre el golpe de Estado sistemático que ocurre en Venezuela. Que muestra carácter terminal, según lo indican dichos ex gobernantes, luego de la convocatoria de una asamblea constituyente inconstitucional por Nicolás Maduro para ponerle punto final al voto universal, directo y secreto, única fuente y puerta de entrada a la experiencia de la democracia.

Sin Comentarios La revolución sí, pero no así

Asdrúbal Aguiar's picture

Soy un simple profesor y desde tiempo inmemorial – medio siglo que recuerde – un columnista de opinión, ajeno a las ciencias ocultas. No sé, pues, qué se nos viene encima a los venezolanos al final de esta dura lucha contra la represión más desalmada que conozcan nuestros anales patrios. De nada ya sirven las reglas de la política o la historia, pues la lógica de la dictadura transita mejor por los predios de lo policial.

La revolución de los pantalones cortos

Asdrúbal Aguiar's picture

Tocados en la epidermis por complejos de ancianidad política o por “machistas” – actualizo la expresión de mi admirada Soledad Morillo cuestionando la minusvalía que se le endosa a la hija del innombrable, Alcalde menor de Caracas – quienes hacemos parte de las generaciones nacidas en el siglo XX arriesgamos debilitar y hasta frustrar la fuerza moral, el ejemplo de dignidad y coraje en la lucha por la libertad que libran nuestros muchachos en las calles de Venezuela.

Hierve la sangre en las venas de los venezolanos

Asdrúbal Aguiar's picture

Han pasado 207 años desde cuando los venezolanos damos nuestro primer paso formal hacia la Independencia, el 19 de abril de 1810, y para la forja de una identidad nacional propia, hecha de sangres que se cruzan sin cesar y nutren de sus culturas raizales respectivas – indígena, hispana, africana – hasta alcanzar, lo dice Vasconcelos, su actual mestizaje cósmico.

Señores Generales

Asdrúbal Aguiar's picture

Vuelvo la mirada atrás. Me asalta la imagen de mis encuentros, que son varios, con los golpistas detenidos del 4F. Suman centenares, entre oficiales subalternos y suboficiales. La víctima, Carlos Andrés Pérez, quien me ha pedido esa gestión siendo yo juez de la Corte Interamericana, en un gesto de magnanimidad que a todos confunde, decide perdonarlos y enfrentar el fondo de la crisis, sin distraerse en los traspiés. Pero lo tumban y la tarea queda en manos de sus sucesores, antes de que el cabecilla de la felonía llegue al poder, Hugo Chávez.

Aguiar dice que la Carta Democrática está activada

Aguiar dice que la Carta Democrática está activada

El abogado constitucionalista, Asdrúbal Aguiar explicó que la Carta Democrática Interamericana, es la constitución de las Américas, es el texto constitucional que amarra y obliga a todos lo estados que hacen parte del sistema interamericano; “En ella se enumeran los estándares mínimos que deben ser acatados y respetados por todo Estado, dentro de un cambio cualitativo que se ha operado en el continente donde la democracia fue reconocida como sistema de gobierno a una democracia como derechos de los pueblos que los gobiernos tienen la obligación de garantizar”.

La depreciación de la moral política

Asdrúbal Aguiar's picture

La política, señalan los entendidos, es manejo de realidades y solución eficaz de sus planteamientos. Pero la política de reciedumbre democrática, a la par de administrar circunstancias y procurar resultados orientados al Bien Común, se apuntala sobre valores éticos irrenunciables y fundantes.

Nicolás, ¿de dónde vienes?

Asdrúbal Aguiar's picture

Trato de visualizar y entender el comportamiento de Nicolás Maduro como gobernante – que a diario enciende fósforos sobre un mar de gasolina – e intuitivamente concluyo en que es un apátrida activo; pues pasivo es todo aquél a quien su Estado o varios Estados les niegan tener nacionalidad. Y Maduro, en verdad, carece de alguna porque la oculta. O no se muestra dispuesto a aclararla. Los suyos, Tibisay Lucena, Elias Jaua, el gobernador tachirense, al defenderlo, confunden la cuestión aún más.

El asunto es el 27

Asdrúbal Aguiar's picture

No hay duda en cuanto a que Esteban, el innombrable, por presa de su estrategia para acabar con la democracia usando de los instrumentos y formas de la democracia, debe darle el frente a las elecciones parlamentarias del venidero 26 de septiembre. Los ejercicios intelectuales en cuanto a que puede crear una situación artificial o extraordinaria para suspender los comicios planteados, no pasan de ser eso, unos ejercicios.

Clima de guerra

Asdrúbal Aguiar's picture

Soy militante de la paz y predicador de la esperanza, por densas como se encuentren las nubes que anuncien una tormenta. No obstante, si bien los conflictos -lo recuerda San Agustín- se resuelven por vía de la concordia o el acuerdo entre los corazones, cuando ello no es posible la opción pacífica razonable es desnudar al beligerante, mostrarlo ante el colectivo como lo que es, para que éste lo aísle y expulse. Esteban -todos sabemos a quien me refiero- ha declarado y sostenido que no gobierna al país que no le es afecto, y que nada le interesa el diálogo con sus opositores.