Inventores de BlackBerry le entran a la tecnología cuántica


Los inventores de la BlackBerry, Mike Lazaridis y Doug Fregin, se van a unir de nuevo para lanzar un fondo de 100 millones de dólares para gestar y comercializar tecnología cuántica capaz de liderar la próxima ola de informática. Lazaridis, que renunció como co-presidente ejecutivo de BlackBerry en enero del 2012, es conocido por su pasión por la física.

El año pasado, lanzó el Centro Nano-Quantum, unas instalaciones para la investigación en Waterloo, Canadá, para promover los descubrimientos en las tecnologías emergentes que sustentan la informática cuántica. Dijo que quería que Waterloo se convirtiera en el centro de la tecnología cuántica.

"Nada de lo que ves en el mundo de la tecnología clásica puede prepararte para lo que se verá en la revolución de la tecnología cuántica", dijo Lazaridis en un comunicado el martes.

"Nuestra convicción en el poder de la física cuántica para transformar la sociedad nos inspiró a desarrollar una estrategia hace unos 12 años que nos llevó al potencial mundial cuántico de primer orden que existe", agregó.

Conocido como Quantum Valley Investments, el fondo privado suministrará recursos financieros e intelectuales a los inventores y empresarios que trabajan en tecnología cuántica.

Los defensores de este tipo de tecnología dicen que funciona diez veces más rápidamente que la informática clásica y que tiene el potencial de revolucionar campos como el desarrollo de medicamentos.

Aunque la disciplina ha seguido siendo sobre todo un concepto académico desde su introducción hace 30 años, los inversores han empezado a ver las oportunidades comerciales.

En el 2012, D-Wave Systems, una compañía de Vancouver que trabaja con aplicaciones de informática cuántica, recibió 30 millones de dólares del fundador de la sociedad de inversiones de Amazon.com Jeff Bezos y una rama de inversión de la Agencia Central de Inteligencia.

Un ordenador cuántico debería poder usar las propiedades peculiares de la materia misma para hacer cálculos a nivel de los átomos, prescindiendo de la necesidad de un transistor y permitiendo hacer simultáneamente cálculos masivos.

Fuente: Dineroenimagen

EA

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios

 
 
 
 

Suscribete a nuestro boletín semanal