Para formar parte de la información

Javier Antonio Vivas Santana's blog

¡Sin engaños! Los nombres y apellidos de los traidores de la revolución bolivariana

Javier Antonio Vivas Santana's picture

El estalinismo fue un problema filosófico aún mayor que el nazismo. Hay una diferencia básica entre las víctimas de uno y otro. Bajo el nazismo, si eras judío, estabas muerto, sin mediar palabra, no había nada que probar: eras culpable por lo que eras. En el estalinismo, la mayoría de las víctimas eran juzgadas por acusaciones falsas; la mayoría no eran traidores y fueron torturados o chantajeados hasta confesar que lo eran (…) Aún tenemos que entender ese proceso. Tenemos que repensar, si de verdad queremos ser otra vez de izquierdas (…)

Slajov Zizek – En filosofía hoy –

¡Se acabó el pan!

Javier Antonio Vivas Santana's picture

¡Se acabó el pan! Willian Contreras, quien ejerce funciones como superintendente de precios justos, es un oscuro personaje en su praxis “socialista”. Mientras ataca con “ocupaciones” a los pocos comercios que distribuyen alimentos en el país, como el caso de las panaderías, sufre de afasia ante las mafias que trafican con la harina, la leche u otros alimentos.

La yuca de la muerte

Javier Antonio Vivas Santana's picture

Pedro y María, junto con sus hijas, Andrea de ocho años, las morochitas, María Josefina y María Antonia de cinco años, y la beba, María Inés de sólo un año, son parte de ese creciente porcentaje de la población más pobre que se ha ido multiplicando en Venezuela desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia de la República.

Declaración jocosa

Javier Antonio Vivas Santana's picture

¡Soy jocoso! Porque luego que asesinaron a una docente, quien era esposa de un general, precisamente dentro del colegio donde laboraba, y con cientos de niños en su interior, y cuando aún estaba caliente su sangre, también asesinaron a un productor de televisión, por ello, decidí no efectuar declaración alguna por tan abominables acciones, sino que ordené un nuevo plan de seguridad, que al igual que los otros que han fracasado, terminen por masacrar a un pueblo jodido, sin que nadie lo resguarde en espacios públicos, zonas de trabajo o en sus residencias.