Para formar parte de la información

Antonio Sánchez García's blog

Maduro frente a la hecatombe

Antonio Sánchez García's picture

La ambición rompe el saco. La avaricia también. Es lo que se deduce de los estremecedores resultados dados a conocer por el diagnóstico 800 de la encuestadora Pronóstico realizada en forma relámpago durante este mes de junio a nivel nacional. Describe, con una minuciosidad que no deja lugar a dudas, que Venezuela vive un deslave de rechazo como jamás nunca lo viviera en sus doscientos años de historia republicana. Y frente al cual el que llevara a Chávez al Poder es un juego de niños. La serpiente ha terminado mordiéndose la cola.

Pompeyo Márquez: Un demócrata consecuente

Antonio Sánchez García's picture

Hace cuarenta y cinco años, en pleno gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular, Tomás Amadeo Vasconi, a cargo de la sección de Ideología y Cultura del Centro de Estudios Socio Económicos de la Universidad de Chile, en Santiago, nos invitó a Marco Aurelio García y a mi a conocer al líder máximo de la izquierda venezolana.

Trump, cuba y Venezuela

Antonio Sánchez García's picture

Transcurriendo el año 2000 y en vísperas de la segunda asunción de mando de Hugo Chávez Frías bajé a La Guaira a recoger a mi amigo Marco Aurelio García, que venía en representación de Lula da Silva a participar de los eventos diplomáticos organizados a tal efecto por el gobierno bolivariano. Era la primera vez que nos veíamos desde que viniéramos desde Paris a Caracas a participar en un Congreso Latinoamericano de Filosofía. Habían transcurrido trece años, pero las certidumbres ya nos habían cambiado irremediablemente.

¿Casa por cárcel?

Antonio Sánchez García's picture

Conmueve por patético y lamentable que tras más de dos meses de uno de los movimientos de protestas más estremecedores acontecidos en América Latina, un alzamiento insurreccional que incuba en su seno la primera revolución democrática del hemisferio, que no muestra visos de decrecer, ha alzado en un solo grito de protestas y reclamos a un país entero, uniendo a todos sus segmentos, edades, razas y clases sociales, desafiado al aparato más temible y sanguinario montado por la dictadura venezolana en connivencia con la tiranía cubana, ha resquebrajado de raíz al régimen dominante, estremecido

Atrapado y sin salida

Antonio Sánchez García's picture

Como una cristalina gota de agua que horada paciente y tenazmente una roca, hasta vencer su resistencia y traspasarla inexorablemente: así ha terminado por actuar sobre la conciencia de la comunidad internacional la eficaz combinatoria de masiva, pujante y sacrificada protesta de calle del pueblo venezolano en rebeldía con la permanente denuncia internacional de los principales actores que se mueven en los foros internacionales llevando la voz de nuestros presos políticos, de nuestras hijas e hijos asesinados, de nuestro pueblo que sufre y clama por pan, reparación y justicia.

Cuba, Venezuela y las izquierdas frente al abismo

Antonio Sánchez García's picture

​Todo induce a pensar que en Venezuela estamos próximos al desenlace, que las fuerzas contrarias están enfrentadas cara a cara, sin espacios intermedios, que de un lado se encuentra un pueblo alzado y en rebeldía, dispuesto a todo, que integra a la casi unánime totalidad de la Nación, aunque desarmado, mientras del otro se halla un régimen exangüe, moribundo, prácticamente sin fuerzas sociales de apoyo, adherido como un apéndice a la tiranía cubana, que lo parasita y controla, a la cabeza de cuyos despojos se encuentra un gobierno sin otro respaldo que el de las armas.

El inútil poder de la crueldad

Antonio Sánchez García's picture

Ni Lenin, ni Stalin ni Mao lograron el milagro que logró Fidel Castro. Ser el déspota más cruel, implacable y sanguinario que haya existido en Occidente, luego de Adolf Hitler, su modelo y paradigma. El más fanático, perverso, cínico e inescrupuloso de los tiranos latinoamericanos, sin que ninguno de esos aterradores atributos le marcara como su seña de identidad de por vida. Ha pasado por sobre su crueldad como si hubiera sido el ser más bondadoso de la tierra.

El Papa y Venezuela

Antonio Sánchez García's picture

Suelto de cuerpo, sin la parafernalia multitudinaria de la Plaza San Pedro, en la intimidad de un vuelo privado y un cortejo de periodistas invitados, Jorge Alejandro Bergoglio se dignó otorgarle algunos minutos a Venezuela. Sus declaraciones son, por decir lo menos, de una impiedad indignas de su cargo y más propias de un político argentino claramente sesgado a favor de la dictadura y sus fuerzas de choque.

Con la OEA o sin la OEA

Antonio Sánchez García's picture

Fue Carlos Marx quien actualizó la famosa frase de Hegel según el cual la historia se escenificaba como una tragedia. El sarcástico redactor de El Manifiesto Comunista, tan trascendente para la historia de la humanidad como los diálogos platónicos, la traducción al alemán de la Biblia por Lutero y la invención de la imprenta por Gutemberg, se vio obligado a parafrasearlo agregándole su peculiar aporte: algunos de sus capítulos se escriben ciertamente como una tragedia, pero suelen repetirse como una comedia.

Tiempos cruciales

Antonio Sánchez García's picture

Quien haya sido protagonista de estos veinticinco años de oposición al asalto totalitario del caudillismo golpista protagonizado por Hugo Chávez y su camarilla militar, y estos dieciocho años de gobierno dictatorial subordinado al castrocomunismo, como es el caso de muchos de nosotros, no puede menos que asombrarse de los profundos cambios acontecidos en el curso de los últimos meses. Quizá incluso en el curso de los últimos días.

Almagro, el héroe solitario

Antonio Sánchez García's picture

No recuerdo otra referencia de tanta competencia, lucidez, coraje e integridad moral de un latinoamericano enfrentado en solitario al Behemot dictatorial que nos oprime desde nuestro propio nacimiento republicano, que Rómulo Betancourt, el más honorable, culto, denso y compacto de todos los políticos venezolanos en todos sus tiempos.

La mesa frente a la OEA

Antonio Sánchez García's picture

A Asdrúbal Aguiar

No es ningún misterio que existe una profunda desavenencia entre lo que siente, piensa y anhela la inmensa mayoría de los venezolanos - llamémoslo pueblo o sociedad civil, poco importa - respecto del régimen dictatorial que nos abruma y lo que sienten, piensan y anhelan quienes usurpan esos sentimientos, esos pensamientos y esos anhelos para los fines y ambiciones particulares de sus partidos. Cual más, cual menos.

Una dictadura sin pan ni circo

Antonio Sánchez García's picture

Todo lo que se puede y debe decir sobre la satrapía venezolana lo dijo con creces y pruebas incontrarrestables el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. En un documento de tal contundencia, que asombra que algunos gobernantes de la región, como el señor que funge de presidente de un país que tuviera ejemplares gobernantes en su pasado, como Pepe Figueras y Oscar Arias, actúen como si no existieran. Ni el documento ni la satrapía.

El Ultimtum de Almagro y la internacionalización de nuestro conflicto

Antonio Sánchez García's picture

Desde comienzos del año 2015, mientras se celebraba en Panamá el encuentro interamericano que consagrara finalmente la apertura del Departamento de Estado al restablecimiento de las relaciones diplomáticas con La Habana, bajo la protectora complacencia y la incondicional recomendación del papa Francisco I, el columnista del periódico El País de España y catedrático en una afamada universidad norteamericana, Héctor Schamis, puso el dedo en la llaga y dio con la clave de la resolución del conflicto venezolano: en tanto no existieran en el interior de Venezuela fuerzas capaces de d

Asalto en Caracas

Antonio Sánchez García's picture

Thomas Hobbes, el gran pensador inglés autor de uno de los escritos constituyentes del Estado moderno, el Leviatán, atribuye la necesidad de su origen al máximo temor del hombre: no a la vida, que la carga inconsciente de su valor, sino a la muerte. Y no a cualquier forma de muerte, un hecho inevitable al que la cultura ha intentado dar una respuesta satisfactoria, aunque siempre frágil e insuficiente, sino al temor a una muerte violenta, la más espantosa de las muertes. La muerte causada por el hombre en su lucha existencial por el poder.

Suffragio, ergo sum. Voto, luego existo

Antonio Sánchez García's picture

Votar, qué duda cabe, constituye uno de los más entrañables rituales de la democracia. Pero ni es su principal condición de existencia ni la definitoria. Muchísimo menos su condición suficiente. Sin excepción ninguna, en todas las dictaduras también se ha votado. Hayan sido o sean de izquierdas o de derechas. De Lenin en adelante. Incluso en la cubana. Y, desde luego, en la de Pinochet.

Sofía Imber, in memoriam

Antonio Sánchez García's picture

Estaba profundamente fastidiada por su circunstancia. Ser llevada de un lado al otro en silla de ruedas, tener que contar con una asistente para realizar sus tareas más nimias, tal como se lo contara a Diego Arroyo Gil, la fastidiaba hasta extremos insoportables. Imposible de estarse quieta, ella, un volcán en permanente erupción, por lo cual exigía ser paseada por su chofer por las calles de su ciudad dos o tres horas diarias hasta agotar sus ansiedades. Que siempre fueron inagotables.

La MUD, nuestras debilidades estratégicas y la acefalía internacional

Antonio Sánchez García's picture

Cuando la oposición contó con el mejor equipo de políticos con experiencia en asuntos exteriores de toda su historia – Humberto Calderón Berti, ex ministro de relaciones exteriores y jefe de la Comisión de asuntos internacionales de la Coordinadora Democrática – y un excelente cuerpo de asesores con experiencia diplomática – Fernando Gerbasi, Maruja Tarre, Asdrúbal Aguiar, Adolfo Salgueiro, Reinaldo Figueredo y Diego Arria, entre muchos otros – logró el récord de tener una alta capacidad de convocatoria ante el cuerpo diplomático apostado en Caracas. Que la tenía en alta consideración.

Réquiem para un liderazgo

Antonio Sánchez García's picture

El humillante fracaso de la convocatoria a la marcha en conmemoración de otro aniversario más de un injustamente olvidado y arrumbado 23 de enero de 1958 - la única sustancia mesiánica, verdaderamente revolucionaria, que recapitula el pasado y nos recuerda nuestra fe y nuestra esperanza de futuro, como lo ha sabido resumir de manera magistral nuestra Iglesia Católica en su último exhorto pastoral y que ya ha mediados del ciclo liberal democrático había perdido toda resonancia - , ha puesto al descubierto la pérdida de sustancia política, la absoluta orfandad de ideas y proyectos y el aban

¿Y la MUD?

Antonio Sánchez García's picture

“No hubo ni un ejemplo de oposición enérgica, de hombría ni de firmeza. Sólo pánico, huidas y transfuguismo. En marzo de 1933 había millones de personas dispuestas a combatir. De la noche a la mañana se vieron traicionadas, sin dirigentes y sin armas. Este fracaso moral estrepitoso de los dirigentes de la oposición fue una de las características básicas de la “revolución” de marzo de 1933 que facilitó sobremanera el triunfo de los nazis…” (Sebastian Haffner)...
A Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma

Pages