El Frente Amplio debe ampliarse aún mas

Angel Dominguez's picture

La historia nos ha enseñado que los procesos políticos son cíclicos y tienden a repetirse a lo largo del tiempo; ello producto del agotamiento de los modelos de gobierno frente a los ciudadanos, a la memoria corta de la población y a la expectativa de mejoras en la calidad de vida de las personas, las cuales consideran que no han sido satisfechas por el gobierno de turno. Ello así, observamos que incluso en las democracias mas sólidas de América Latina, en diversos períodos, han vuelto modelos de gobierno y tendencias que han sido un fracaso en el pasado para esos países, pero que se presentan como una ruptura y un cambio radical a lo que se vive en el momento, constituyéndose en una opción favorable y en hasta una esperanza para muchos.

Pero lo cíclico y repetitivo en la historia política también nos ha enseñado que los regímenes autoritarios al final siempre tienen el mismo destino, que no es otro que el fracaso y que para poder enfrentar y vencerlos, no basta con la participación de quienes lo adversan políticamente, sino que hace falta la anuencia de todos los sectores que hacen vida en el país y cuando hablamos de todos, nos referimos incluso a factores que son o han sido afines al régimen autoritario, a los sectores sociales, a los apolíticos, a los exiliados, a las Fuerzas Armadas y sobre todo al ciudadano común, que al final es el mas excluido y el mas golpeado por el gobierno, pero es el que menos participación tiene en las decisiones que le afectan.

Pero es esta participación amplia la que mas escollo causa, sobre todo en quienes se han visto afectados directa o indirectamente por las acciones y decisiones del régimen autoritario y en los que han sufrido en carne propia, las afrentas, maltratos y vejaciones a su persona, la separación de la familia, la afectación de su propiedad, el detrimento de su patrimonio y en general la pérdida de sus derechos; y ahora ven a muchos de los que consideran de una forma u otra culpables o cómplices de su situación, participando activamente en la plataforma que busca el cambio por las vías democráticas en el país.

Aunque entendible la posición, no es menos cierto que la participación de todos los sectores en el país, mas allá de ser necesaria para juntar la mayor cantidad de voluntades y poder contar con el apoyo social y electoral para restablecer el orden democrático; también cumple otro rol fundamental, que es sentar las bases para lograr en un futuro la sana convivencia, el perdón social y así como minimizar los conflictos sociales, lo cual es fundamental para la transición política, para el restablecimiento del orden social y para el desarrollo del país; ya que es imposible concebir un gobierno de transición y mucho menos pensar en un crecimiento social, si se acentúa el resentimiento, el odio y la intolerancia, lo cual tarde o temprano conlleva al conflicto social generalizado o a una guerra civil.

Esta experiencia de la necesidad de constituir un frente amplio, ya se ha vivido en muchos países, sobre en Europa y nos ha dejado la enseñanza que esta es la única vía para salir del autoritarismo. La unidad de “TODOS” es fundamental y necesaria para lograr el éxito político, pero aún mas para el éxito social, que al final es lo mas importante, ya que no se hace nada logrando derrotar al régimen, si el conflicto social persiste, el odio se incrementa y se amplia la división; ya que se estaría regando la semilla para que vuelva a crecer el autoritarismo o para que se repita la misma historia política nuevamente y esto lo ha entendido la dirigencia política opositora y por eso han llamado a la constitución de este Frente.

Ahora bien, pero para que este Frente Amplio sea verdaderamente efectivo, no basta con que se manifieste y se acepte la amplitud, lo cual es un primer paso, sino que se debe entender que la participación de todos los sectores debe ser activa y verdadera, y que la amplitud debe ser en las decisiones, en los métodos y formas, en la vocería y en la representación. No debe existir un único interlocutor, ni una sola idea, ni un solo método, ni muchos menos instancias o cuotas de poder, que dividan y marginen a uno o a muchos, sino que se debe entender y así concientizar en todos y cada uno de los ciudadanos, que cada uno de ellos se encuentra empoderado de actuar y participar bajo su propio criterio pero todos con un mismo fin, que no es otro que lograr por la vía democrática y pacífica el cambio de gobierno y retornar al camino democrático.

Entender que no debe haber imposición de ideas, ni de motivos es fundamental para crecer en amplitud, ya que a los hombres libres, no lo mueven las mismas cosas, a algunos los motiva el odio, otros la satisfacción social, la política, el poder, la ética, la conciencia, la familia y/o el amor y sus actuaciones serán conforme a sus motivos y por ello no puedes pedirle a alguien que odie cuando no lo siente, o que se incline por una tendencia política o por otra sino le nace; y es eso lo que nos caracteriza como seres humanos y nos separa del autoritarismo.

Pero de igual manera, no debe existir imposición en los métodos que se tengan para combatir y para salir del régimen, ya que no solo es materialmente imposible poner de acuerdo y que todos acepten un mismo método, sino que es natural e incluso necesario que exista divergencia, ya que permitirá buscar y encontrar diversas posiciones que tal vez no son consideradas o si quieras vista por lo que piensa de igual manera; es como pedirle a un abogado, un médico y un ingeniero que tengan la misma respuesta para un problema, lo cual es imposible, ya que cada uno tendrá una solución distinta producto de su conocimiento, de la corriente que sigan humanística o científica, de sus creencias, etc; pero no quiere decir que alguno este errado o que alguno sea mejor que otro.

Cuando entendamos que el “Frente Amplio” debe ampliarse no solo en lo referente a la participación sino también en las ideas, motivos, métodos y decisiones, estaremos frente a una verdadera plataforma que garantizará el cambio democrático y pacífico en el país y guiará la reconstrucción nacional; sino se amplia estará condenado al fracaso y pasará a la historia como una coalición política mas sin éxito.
Angel Dominguez