Minería de Criptomonedas en Venezuela ¿legal o ilegal?

Angel Dominguez's picture

Es un secreto a voces que en Venezuela existe un amplio y complejo submundo de minería virtual, el cual nació en el país producto de la euforia y curiosidad de los mas apasionados por la tecnología, quienes decidieron incursionar desde hace ya varios años en esta actividad, de manera de mantenerse siempre actualizados e informados de primera mano, en todos los avances que en el campo tecnológico mundial se ha venido desarrollando. Pero poco a poco este campo fue invadido por un grupo, cada días mas significante, de ciudadanos comunes, quien a pesar de contar con muy poco conocimiento sobre el tema e incluso, en muchos de los casos, con prescindencia total del mismo, decidieron apropiarse de este mercado, como una solución ante la grave crisis económica, la inflación y la “pseudo-dolarización” de la economía que se vive en nuestro país.

Hoy en día, no es extraño escuchar en Venezuela a un estudiante universitario, a una ama de casa o a un profesional, hablar con la habilidad y seguridad del más experto en el área, sobre la cotización del Bitcoin y su estrepitosa subida en los últimos días o verlos discutir entre sí, sobre la calidad de las tarjetas de vídeo y/o sobre el procesamiento de datos y lo que produce su máquina día a día. Se ha impuesto entre ellos, un nuevo lenguaje técnico y complejo, desconocido hasta ahora por la gran mayoría, compuesto por términos como “hash”, “satoshi”, “SPV”, “P2P”, “GPU”, “Gigahashes”, “S9”, “Wallets” y muchos otros; los cuales son objeto de múltiples conversaciones, algunos con manejo y entendimiento total de los mismos y otros repitiéndolos sin saber su significado, pero con la fluidez de habérselos aprendido de memoria.

Ahora bien, quienes se dedican a la “minería virtual”, tanto los que poseen algún conocimiento sobre el tema como los que no, coinciden en algo, y es que la minería de Criptomonedas en Venezuela, es un medio para obtener “legalmente” divisas que al ser cambiadas en el mercado negro, les permite obtener una cantidad de dinero suficiente para afrontar los altos precios de los insumos básicos e incluso darse un par de gustos de vez en cuando, lo cual sería totalmente inaccesible de no contar con la preciada divisa. Es decir, la minería de Criptomonedas y en especial el “Bitcoin” y el “Ethereum” (Las cuales son las mas minadas en Venezuela y cuya cotización y aumento significativo en los últimos días han permitido que su rentabilidad sea mayor y por tanto las mas deseadas) son consideradas mas como un instrumento de intercambio y de acceso al dólar, que como una moneda que pretenda luchar y eliminar a dicha divisa, por lo menos en lo que respecta a Venezuela.

Pero en este submundo no todo es color de rosas, quienes ejercen esta “labor” de minería virtual, conviven diariamente con muchos problemas, que van desde la adquisición de los equipos, los cuales son costosos y vienen del exterior, y por tanto deben pasar con destreza los puertos de acceso al país sin que los mismos sean decomisados; para luego luchar con su instalación y programación, la cual si bien es sencilla, según comentan los expertos, se necesita tener un conocimiento básico, pero sobre todo mucha destreza, en especial al momento de realizar la instalación eléctrica y del sistema de ventilación que permita sofocar el calor que producen y que puede llevar al rápido deterioro de los equipos, así como poner en riesgo la vida de las personas que cohabitan con los mismos; siendo que una vez instaladas, se debe luchar con la lentitud y las continuas fallas del internet, así como con los apagones eléctricos, que ponen en riesgo los equipos y la continuidad del proceso de minería y de conformación de los bloques de transacciones. Pero el problema mayor y el verdadero temor con que viven los “mineros” en Venezuela, es ser detectados y visitados por los cuerpos de seguridad del país, lo cual le podría acarrear, en el mejor de los casos, el decomiso de los equipos y un buen susto o hasta su detención, como ya ha ocurrido en varios casos y que ha sido expuesto en los diversos medios de comunicación del país. Adicionalmente a ello, se ha escuchado, algunas veces ciertos y otras veces como parte de los llamado “mitos urbanos”, que los cuerpos de inteligencia conjuntamente con Coporelec, monitorean continuamente los cambios en los consumos eléctricos, de manera de detectar la ubicación de estos equipos, ya que estos consumen mucha energía y así poder identificar la ubicación de las máquinas y actuar contra ellos; y es por ello, que los “mineros” realizan todo tipo de invenciones y de estrategias, de manera de mitigar el riesgo de ser detectados.

Pero ahora bien, visto que en días pasados, fue anunciado por el Presidente de la República, la creación de una Criptomoneda denominada “Petro” y la puesta en marcha de una superintendencia de Criptomoneda, independientemente de la oportunidad, fin y consecuencias que pueda llevar la creación de esta moneda, así como las críticas que se pueda generar producto de la creación de una moneda basada en la confianza por parte de un Estado y en particular el Venezolano; es menester señalar que se ha creado una expectativa entre los usuarios de este sistema virtual, que esperan se termine de legalizar la “minería virtual” en Venezuela, de manera de salir de esa área gris y no regulada donde se encuentran el día de hoy y que permite que exista una suerte de discrecionalidad por parte de los cuerpos de seguridad al actuar; y de poder poner a trabajar sus equipos sin vivir con el miedo constante de estar haciendo algo “ilegal”, cuando lo único que se pretende con ello, es obtener un ingreso que ayude a combatir los efectos de la crisis económica.

Sin embargo, observamos que si bien hubo el anuncio de la creación del “Petro” y de la superintendencia de la criptomoneda, no es menos cierto, que no se ha hecho mención alguna, sobre la legalidad o no de la minería virtual y sobre el régimen jurídico que se aplicará a ellos, o si esta actividad será exclusiva del Estado o si existirá algún límite o alcance en el ejercicio de ésta. Es importante recordar, que una medida como la anunciada, debería ser elaborada en coordinación con los demás poderes del Estado y venir acompañada en primer lugar, por la creación y modificación por parte del órgano competente, es decir de la Asamblea Nacional, de un conjunto de leyes, reglamentos y disposiciones, destinadas a regular la materia y; en segundo lugar, por un programa de difusión, educación y concientización, de manera que la misma pueda disipar las dudas que se puedan generar, no solo en los usuarios de este mercado, sino también en las autoridades que a distinto nivel serán las encargadas de velar por su cumplimiento.

Mientras no se haga lo anterior, quienes cohabitan en este mercado virtual, se mantendrán con las dudas e inseguridades y por tanto, seguirá siendo un mercado a espaldas y en las sombras del Estado y por tanto, habrá por seguro una suerte de impunidad, tanto para los usuarios, quienes seguirán realizando esta actividad sin reportar a ninguna institución y para las autoridades, quienes actuarán en contra de estos, sin ninguna base legal. Ello así, esperemos que se realicen las actividades coordinadas y se dicten los instrumentos legales correspondientes, de manera de que esta medida sea en beneficio de los ciudadanos y del Estado; y así el país pueda actualizarse y estar a la altura de la tecnología y de la globalización.
Angel Dominguez