La batalla de los sexos

Aquilino José Mata's picture

En 1973, en plena revolución sexual y auge del movimiento feminista, la tenista número uno del mundo, Billie Jean King, y su mediático colega, Bobby Riggs, se preparan para un partido de exhibición que será bautizado como “La batalla de los sexos”. Mientras aumenta su rivalidad, fuera de la pista ella lucha por aceptar su sexualidad lésbica y él se enfrenta a un problema de ludopatía, o adicción al juego. Origen de discusiones, que aún resuenan hoy en día, este evento deportivo se convertiría en uno de los de mayor audiencia televisiva de la historia.

Este episodio es el eje central de la más reciente película de Valerie Faris y Jonathan Dayton -el matrimonio de directores estadounidenses responsable de esa pequeña joya del cine independiente llamada “Pequeña Miss Sunshine” (2006)-, cuyo título es precisamente “La batalla de los sexos”.

Convencido de que podría ganar a cualquier mujer a sus 55 años, el ex campeón Bobby Riggs, retó la joven promesa Billie Jean King, de 29, a un duelo que determinaría el “género superior”. En aquel momento histórico, la exitosa deportista era una defensora acérrima de los derechos de la mujer y justo antes de este evento se había negado a participar en un torneo en donde el ganador hombre recibía un premio monetario ocho veces mayor que el otorgado a la ganadora. Cabe destacar que este partido desencadenó muchos debates sobre la igualdad de género y el movimiento feminista.

Interpretada magistralmente por la oscarizada Emma Stone (La La Land) y el nominado al premio de la Academia Steve Carell (La gran apuesta), la película se inscribe en el regis­tro de la comedia melancólica, pero con un trasfondo decididamente político. A través del enfrentamiento entre los personajes que interpretan, intensamente expuestos a la opinión pública, la trama refleja aquellos días en los que el equilibrio de poder entre hombres y mujeres empezó a cambiar. En su nuevo largo­metraje, Valerie Faris y Jonathan Dayton se alejan de los resortes del biopic tradicional para ofrecer su contundente visión del encuentro, de los más curiosos que se recuerden en la historia del tenis.
Aquilino José Mata