Los vampiros se divierten

Aquilino José Mata's picture

Rodolph Sackville-Bagg es un niño que celebra su decimotercer cumpleaños. Todo sería normal si no fuera porque lleva haciéndolo 300 años. Para conmemorar esta ocasión, toda su familia vampírica se reúne en una espectacular fiesta en el cementerio. La situación perfecta para que el malvado cazavampiros Rookery acabe con todos de una vez por todas. Sin embargo, Tony, un gran fan de los chupasangres, ayudará a Rudolph y a su hermana Anna a sobrevivir y detener los planes del villano.

Esta es a grandes rasgos la trama de “El pequeño vampiro”, un divertido filme, actualmente exhibiéndose en Venezuela. Es una coproducción entre Alemania, Reino Unido, Dinamarca y Holanda, adaptación del best seller infantil homónimo de la germana Angela Sommer-Bodenburg, traducido a 30 idiomas y con más de 12 millones de ejemplares vendidos.

“El pequeño vampiro”, que ya fue adaptado a la gran pantalla en imagen real, se convierte ahora en una película de animación, bajo la dirección de Richard Claus (El príncipe de los ladrones) y Oscar Karsten Kiilerich (Albert). Ambos añaden a esta versión altas dosis de acción y humor, para remarcar el enfrentamiento entre el grupo de jóvenes vampiros y el humano fanático de los chupasangres, que se unen contra el malvado cazavampiros que quiere devolverlos al ataúd de manera definitiva.

Rodada en 3D, sus simpáticos personajes recorren numerosos paisajes, desde la Selva Negra germana hasta la tenebrosa Transilvania. Sin duda, se trata de un buen entretenimiento familiar, una adecuada alternativa contra el mar de superhéroes que inunda la cartelera.

Aquilino José Mata/ EDC