Una historia de vida

Aquilino José Mata's picture

Este viernes se estrena en Venezuela Belleza inesperada, película donde Will Smith interpreta a un ejecutivo de publicidad que, tras un hecho traumático, se sumerge en una espiral de depresión. Para ayudarlo a salir de ahí, sus amigos idearán un inusual plan que traerá consigo resultados impredecibles.

El filme convierte al personaje encarnado por Smith en un padre que atraviesa un doloroso proceso de duelo, que escribe una serie de misivas a conceptos abstractos como la muerte, el tiempo o el amor y que, inesperadamente, y como fruto de un rocambolesco plan de sus compañeros y amigos, obtiene respuestas.

Se trata de una cinta cargada de sensibilidad y emotividad, en la que se habla sobre la pérdida, el amor y la redención. Acompañando al protagonista encontramos un reparto de lujo formado por Kate Winslet, Helen Mirren, Keira Knightley y Edward Norton, entre otros.

El director, David Frankel, aban­dona la comedia blanca, que tan buenos resultados le dio en filmes como El diablo vis­te de Prada (2006) y Si de verdad quieres (2012), para abordar el primer drama de su carrera, una historia coral que reflexiona sobre la necesidad de superar los trau­mas para seguir atado a la vida.

El guionista, Allan Loeb, desarrolla la típica historia del llamado “efecto mariposa”, en la que un acto aparentemente intras­cendente desencadena una serie de consecuencias imprevisibles. Pese al estelar reparto, hay que decir que a la película no le ha ido muy bien que digamos en la taquilla estadounidense, aunque no puede considerarse precisamente un bodrio, con todos y sus momentos melodramáticos y en ocasiones algo edulcorados.

También hay que puntualizar que la historia funciona desde el primer momento, con todo y sus golpes de efecto sentimentales, destinados a arrancarle al espectador sonrisas y lágrimas, en una trama que se apoya en las prioridades a tener en cuenta en la vida, como la belleza colateral rastreable en las coyunturas desgraciadas que cualquier ser humano habrá de atravesar. Como cada cabeza es un mundo, es bueno ir a verla para forjarse una opinión propia.

Aquilino José Mata/ EDC