Bien... "jodidos"

David Bonyuet's picture

Como confeso Maduro en cadena nacional, los venezolanos estamos bien, pero bien jodidos. El mega fraude era de esperarse, pero la larga reacción de los supuestos líderes que deberían salir sin demora a defender sus victorias esta dejando mucho que desear. El régimen mandó dos mensajes muy claros en estas elecciones: (1) va a mantenerse en el poder por las malas y (2) no habrá forma de sacarlos por las buenas… entonces ¿qué nos queda hacer?

La Unidad debería anunciar los resultados según sus actas y defender con todo esa victoria que al pueblo le costó bastante otorgar. Después de todo fue la dirigencia opositora quien escogió la ruta electoral a sabiendas de que estaba plagada de fraudes, trampas e ilegítimas rectoras. No se mata un burro a pellizcos ni se tumba una dictadura a sombrerazos. Diablodado mesmo confeso: “bien bolsas que son, que se dejan hacer trampa”.

El fraude es visible en las calles cuando ninguno de los victoriosos gobernadores PSUVistas salen a celebrar con el pueblo que les dio la victoria, y es que no salen sin escolta de una docena de guardias, ¿por qué tanto miedo? Ahora es el momento para actuar con fuerza contra esos criminales. ¡No merece perdón quien acribilla la democracia!

Este resultado solo demuestra que al régimen le importa un comino las necesidades del pueblo, no le interesa respetar las leyes, no quiere para nada ningún diálogo y mucho menos la paz del país. El chavismo sabe muy bien cómo manipular las mentes de los débiles para sembrar cizaña y rencor. Aquí hay que salir a prender candelitas con fuerza y seguir todos los días hasta que caigan todas las ratas del poder. Ya no es solo tomar calles, sino actuar con inteligencia, proteger a los ciudadanos, al mismo tiempo que golpear todas las instituciones que legitiman la dictadura.

Los empleados públicos así como los soldados están pasando hambre, sus familias sufren y cargan una arrechera por dentro que no pueden aguantarse. Ya no alcanzan las limosnas en cajitas CLAP para calmar tantas humillaciones. Los pobres solo podrán ver la hallaca en una foto y decirle a sus hijos, “mira hijo, esto era lo que se comía en las navidades antes en la cuarta, llegó el chavismo y destruyó todas nuestras tradiciones”.

Aunque nos duela admitirlo, la dirigencia opositora está cayendo en el autismo que precedió 1998, buscando solo aferrarse al poder ignorando las necesidades básicas del pueblo: trabajo, alimentación, servicios, salud y nos tienen abandonados al legado del innombrable: desempleo, hambre y muerte. Ahora estos gobernadores estafados tienen que demostrar que si van a luchar por el pueblo y para el pueblo: reclamar su victoria, desconocer a la ANC y sobretodo ¡presionar para sacar a todos los chavistas del poder! El plan no puede ser convivir con ellos. Si los partidos políticos no tienen la humildad de corregirse y enfocarse a atacar al monstruo de la dictadura estaremos condenados a muchos años de chavismo por delante. Es fundamental la unidad, recuperar al pueblo y luchar urgentemente para sacar a los criminales del poder.

A todo el bravo pueblo, ahora es la hora de alzar el yugo contra la tiranía: “Gritemos con brío ¡Muera la opresión! Compatriotas fieles, la fuerza es la unión”. @DBonyuet
David Bonyuet