El grito de los muertos

David Bonyuet's picture

Mientras el Centro de Investigación InSight Crime calificó a Venezuela como el país “más homicida de América Latina”, Cáritas estima que 280 mil niños podrían morir por desnutrición. La revolución roja rojita avanza a paso de campeones y somos una potencia en cadáveres. Gonzalo Himiob denunció que han habido más de 7.000 ajusticiamientos extrajudiciales bajo el chavismo. Las masacres de Tumeremo, Barlovento y ahora en El Junquito demuestran claramente que aquí no hay derecho a la vida, ni constitución que valga, ni fiscal ni defensor del pueblo. Venezuela es récord en fusilamientos con tiros en la cabeza porque las violaciones a los derechos humanos es una política de Estado. ¡Descansen en paz!, a todos los héroes que han recibido PATRIA.

Venezuela en la cuarta fue conocida como la Suiza de América, pero gracias al chavismo ahora somos más pobres que Haití y con tantas muertes de hambre como en Somalia. Durante 2017 fallecieron semanalmente casi 6 niños por falta de alimentación y al menos 33% de la población infantil presentan daños irreversibles. La masacre ocurre cada día en Venezuela cuando hay ciudadanos muriendo por escasez de comida o por falta de medicinas; sin duda la culpa la tiene la dictadura genocida que no atiende el deber más sagrado de cualquier gobierno: ¡garantizar el derecho a la vida! Para resolver esto, aunque usted no lo crea, los líderes políticos dijeron que están dispuestos a ir a las primarias presidenciales. ¿Con qué culo se sienta la cucaracha? Vamos a suponer que esto es un paso necesario para tener una ruta de lucha y no de acomodo; no se puede llamar líder a un político que vive “agachao”, mientras su pueblo lucha y muere cada día en las calles.

El régimen tuvo que utilizar 500 hombres, 15 granadas y 20 cohetes para abatir a un hombre que por todos los medios dijo que se entregaba y pidio la presencia de fiscales, medios, etc. Peor aún, el foro Penal denuncia que seis de los 7 ajusticiados fueron asesinados con un tiro en la cabeza. ¿cómo se justifica semejante masacre? ¿como pudieron asesinar a una mujer embarazada indefensa? ¿por que demolieron su vivienda? Óscar dijo “estamos negociando… No queremos hacer frente a los funcionarios”, pero al régimen le importo un cipote respetar la vida de los venezolanos y prefirieron masacrarlos para que jamás hablaran. Ahora está en todos nosotros que su voz jamás se apague.

En el operativo contra Óscar Pérez no solo se ignoraron normas constitucionales, sino varios tratados internacionales: el Derecho Humanitario Internacional, se violó la Convención Americana de Derechos Humanos, los cuatro convenios de Ginebra, los Principios Básicos de Naciones Unidas sobre el empleo de la fuerza y de armas de fuego por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, etc. ¡Fue una masacre, con ensañamiento, con maldad, con CHAVISMO! Así mismo el régimen nos masacra en las protestas y esto ya es inadmisible, insoportable, imperdonable. ¡YA BASTA!

Bassil, Redman, Génesis, Mónica, Geraldine, Daniel, Pernalete, Jairo, Neomar, Calderón, Diego, Paúl, etc, etc, son tantos, demasiados, los héroes que ahora son mártires ... y solo querían una mejor Venezuela. Aunque el régimen intentó callarlos, sus voces nos retumban en cada estómago vacío, en cada enfermo sufriendo, en cada desterrado. Todos los héroes gritan al unísono el mensaje que Óscar Pérez nos dejo: “le quiero pedir a Venezuela que no desfallezca, que luche, que salgan a las calles, ya es hora de que seamos libres y solo ustedes tienen el poder ahora y los amo con toda el alma y con todo el Corazón”.

El grito de los muertos debe vivir en cada uno de nosotros... no podemos permitir que su vida haya sido en vano, ni que su lucha sea un desperdicio, ni que su muerte caiga en el olvido. Con tantos libertadores que han salido a las calles por el resto de los venezolanos con el fuerte mensaje de “la lucha de unos pocos, vale por la libertad de muchos”. Ahora es la hora de cambiar la apatía: la lucha de todos, vale nuestra libertad, todos juntos, somos uno.

Se debería hacer una procesión por todos los masacrados, debería ser un día que toda Venezuela salga a las calles... hay que enterrar la dictadura de una vez por todas. ¡Larga vida a Óscar Pérez, muerte al chavismo! Como dice el Obispo Ovidio Perez Morales a toda Venezuela: “¡Despierta y reacciona!, es el momento”.

Es el grito de los libertadores, de los jóvenes próceres que están luchando por nuestra independencia del yugo castrista, un grito que sale del alma, es el grito de los héroes muertos: “Venezuela, los necesitamos,... por favor salgan”. ¡Calle y lucha! @DBonyuet
David Bonyuet