El pobre hombre y el superhombre

David Bonyuet's picture

El 80% de los niños venezolanos ahora sufre alguna forma de desnutrición con terribles consecuencias para su futuro y un 10% están muriendo. La realidad es que estamos peor que Cuba y bien lejos de un “buen golpe” como en Zimbabue. Cuando alguien en Venezuela dice: “hace 20 años los venezolanos eran más pobres”, no hay duda que se trata de un pobre miserable hombre.

Los indicadores financieros del mundo ubican a Venezuela en los peores lugares en términos de inflación, productividad, libertad económica y seguridad de inversión. Pero el indocumentado destituido asegura que: “debemos erradicar la inseguridad como hemos erradicado la pobreza”, pero amigo lector, entienda, ellos se refieren a que han eliminado “su pobreza” y ahora quieren erradicar “su inseguridad”, que por cierto somos todos los venezolanos, o sea...

Pero a ese pobre hombre miserable no le bastó con destruir la economía de un país en potencia, también fomenta la segregación social, violando la constitución nacional, cuando dice: “solo quienes tengan el Carnet de la Patria optarán por los grandes beneficios”, ahora hay unos pocos ciudadanos de primera que recibirán beneficios del Estado mientras a los otros venezolanos nos niegan hasta el derecho fundamental a la comida, el agua y a las medicinas. El Cardenal Urosa denuncia con profundo dolor: “hay gente muriendo de hambre en Venezuela”. Somos el único país latinoamericano donde sus habitantes pueden comprar comida por cucharadas; hecho en socialismo, ¡váyalo!

La podredumbre gubernamental está presente en todas las instituciones, a tal punto que el CNE condecoró a funcionarios por “enfrentar violencia cruenta y despiadada en elección de la ANC”. Curiosamente los jerarcas del circo habían asegurado en esos días que su jornada electoral fue perfecta.

A pesar que tenemos la peor dirigencia opositora del mundo y los partidos políticos más egoísta de la historia, hubo un hecho que sorprendió desde los más cristianos hasta los verdugos más sanguinarios: ¡Antonio Ledezma se fugó de las garras de la tiranía! La hazaña del superhombre marca el objetivo que deben cumplir todos los presos políticos y no se trata de ser las mascotas en las Alcaldías, sino de luchar por la libertad: ¡los inocentes jamás deben arrodillarse ante las injusticias! Si un abuelo como Ledezma pudo, entonces ayudemos a todos los presos políticos a recuperar su independencia.

Ledezma no solo salió de una vivienda súper vigilada, también debió pasar por una treintena de alcabalas y nadie lo denunció. La realidad salta a la vista, ni los verdugos soportan más: los guardias y los policías tienen familias que están muriendo. ¡Nadie aguanta esta patria bonita! ¡En las calles la fruschachera está hirviendo!

GANA sugiere una brillante idea: “todo diálogo debe ser canalizado a través de Antonio Ledezma y SoyVenezuela”. Ahora los dialogantes de la unidad deben retirarse y darle paso a los que si quieren salir de la dictadura. ¡Ya basta de jugar a la complacencia con la dictadura!

Necesitamos más superhombres para tumbar esta dictadura… #VzlaARRECHATE: Al pueblo bravo y valiente, ¡calle y lucha mi gente! @DBonyuet
David Bonyuet