¿En 2018 seguirá la revolución hundiendo a Venezuela?

Edder Ferreira Pérez's picture

Los países nunca tocan fondo, siempre se puede estar peor eso es una realidad que lamentablemente los venezolanos constatamos año tras año desde diciembre de 1998 cuando el extinto presidente Chávez llegó a la presidencia a instaurar un modelo político de cimientos totalitarista que fue destruyendo sistemáticamente el modelo republicano que garantizaba la separación de poderes y con ello el Estado de Derecho.
Sin duda el desastre de país que hoy existe es gracias a la administración del ex presidente Hugo Chávez que con su modelo político fue desplazando las garantías constitucionales por un sistema neo totalitarista que profundizó su heredero el actual Jefe de Gobierno Nicolás Maduro, ambos instituyeron una economía centralizada y controlada por el gobierno, impidiendo así que el país se desarrollará –a pesar de la bonanza petrolera que dilapidaron en su mayoría los funcionarios corruptos que han conformado y conforman el equipo de gobierno compuesto por una cúpula militar y ciertos personajes del mundo civil –.
La mentada “revolución” está dejando una catastrófica huella en el país, el populismo que una vez cautivó a los ciudadanos (sobre todo a la población más desatendida) hoy no tiene cómo darles la cara, ni rendirles explicaciones. En una metáfora a la revolución se le acabó el pan para entretener el circo que había montado. Los números están en rojo, el país con las supuestas mayores reservas probadas de petróleo del mundo hoy se ve obligado a “comprar” gasolina a otros países para surtir medianamente el mercado interno. La hiperinflación y la escasez generalizada de todo tipo de productos es consecuencia directa de los controles de precio y de cambio que una vez colocaron para tener mayor control político y luego fueron fuente de la mayor corrupción que se haya evidenciado en la historia de Venezuela.
Hambre, miseria y ruinas son las imágenes que se ven al recorrer cualquier ciudad o pueblito de la República, unos están perores que otros, pero todos padecen las vicisitudes de vivir en un país con un gobierno demagogo que estafó a su población a través de engaños. No hay forma de defender a esta “revolución”.
En 2018 se supone debería haber un evento electoral que pondría poner fin a este cataclismo político que está atravesando por Venezuela ¿Existirán las condiciones electorales para ello? ¿Habrá un liderazgo unido que guíe a la población a la libertad de este régimen? O por el contrario ¿En 2018 seguirá la revolución hundiendo a Venezuela?

Venezuela necesita el apoyo de la comunidad internacional…

La crisis venezolana no puede ser desatendida por la comunidad internacional, la violación sistemática de los derechos humanos, el mercado petrolero en el que el país influye directamente y la estampida migratoria deben generar el interés de todos, esto sin ahondar en temas ilícitos como el narcotráfico y la legitimación de capitales en la que la cúpula gubernamental se ha visto envuelta.
El neo totalitarismo presidido por Nicolás Maduro y respaldado por el sector militar requiere que los países tengan una participación más activa para el cese definitivo de este gobierno. Las sanciones económicas a los personeros del régimen ha sido un gran paso, pero no ha sido suficiente, principalmente porque ellas no cubren a todos a los que debería, pero además hace falta mayor coordinación entre los países para que las mismas hagan surgir una mayor presión. Aunado a esto se necesita de mayor apoyo para la inmensa estampida de migrantes que se están desplazando a cualquier país donde encuentren una mejor calidad de vida, no se trata de que den luz verde a todo el que entra, pero sí que generen de forma coordinada facilidades para los ciudadanos venezolanos que quieren estar en forma “legal” en cada territorio al que llegan para trabajar, producir y generar beneficios para ellos y los suyos. Por ello el llamado a la comunidad internacional para que sigan el ejemplo de países que han creado facilidades para otorgar permisos temporales de trabajo que dan lugar a una residencia legal.

¿Dónde está el liderazgo que se presentará como alternativa a este devastador populismo?

Si la mal llamada “revolución” que ha gobernado a Venezuela durante más de 18 años ha sido un desastre, en la acera de en frente los políticos que se han querido vender como alternativa no han sido muy eficientes en esa tarea, sus errores han sido públicos y notorios, pero la falta de compromiso en asumir la responsabilidad de aceptarlos ha profundizado el divorcio que los separa del público elector que ha perdido la confianza en los partidos y en las individualidades políticas.
Sin duda la estrategia política de la oposición ha sido desacertada, la realidad del país exige un mayor compromiso de la clase política que se niega a renovarse a pesar de no encontrar ninguna conexión con los electores. El descalabro de la sociedad está impulsando a una desesperanza generalizada, nadie genera confianza, todo parece estar perdido: el sector militar está absolutamente corrompido nadie en él cumple la Constitución de 1999 que es la única que está vigente. Por el contrario se ha convertido en “gobierno”, por tanto ya no son meros cómplices silentes sino coparticipes del desfalco que sufre la República.
Así las cosas el 2018 llegará con muy pocas expectativas de cambio, por ello la estampida migratoria que se ha desatado en los últimos años sigue “in crescendo”, los jóvenes en su mayoría no ven ninguna motivación para quedarse dentro del país que los vio nacer. Pero Venezuela no es un negocio al que se le baja la santa maría y se le da por clausurado, no todos nos podemos ir, alguien tiene que quedarse para ayudar a levantarnos ¿Surgirá una nueva clase política que esté a la altura de las circunstancias? ¿Podrá el actual liderazgo “opositor” reflexionar seriamente, corregir el rumbo y presentar un proyecto de país que enamore a los ciudadanos para convocarlos no a un simple acto electoral sino a combatir el régimen y reconstruir un país? Veremos cómo llega el nuevo año… @edderferreira
Edder Ferreira Pérez