Cambio de actitud

Freddy Paz's picture

Los venezolanos necesitamos asumir un cambio de actitud ante la cruda realidad que golpea nuestra cara. Son muchas las diferencias que existen, cuando hacemos análisis comparativos con otros paises.

En el mundo hay países pobres y ricos, y entre ellos hay diferencias que no estan determinadas por su fundación, ni por el tamaño geográfico o poblacional, ni por los recursos naturales y materiales con los que cuentan.

La gran diferencia sin duda estriba en la actitud de sus ciudadanos. Y soportamos nuestra apreciación, basados en ejemplos concretos: India y Egipto, paises de tradición histórica están sumidos en miseria y hambre; mientras otros países mucho más jóvenes como Australia y Nueva Zelanda son modelo de progreso y riqueza. Siendo la gran diferencia, la actitud de sus ciudadanos y gobernantes.

Y aquí surge entre nosotros preguntas, inquietudes, motivos y razones, por los cuales; Venezuela, con grandes riquezas naturales, materiales, y humanas. Tierra bendecida por Dios; llegó a éstos extremos que estamos viviendo.

Hoy nuestra nación debería ser uno de los primeros países del mundo, modelo de progreso y riqueza.

El común denominador de los países desarrollados, sus sistemas sociales están enmarcados dentro de estrictas escalas de valores; como la moral, la ética, el orden, la honradez, el respeto, el cumplimiento de las normas, la responsabilidad individual y el deseo de superación personal.

Pero cuando desde el poder, la actitud de los gobernantes es otra, como sucede en venezuela, dónde el caos se apodera de nuestro destino, dandole privilegio a la mediocridad, al clientelismo político, a la violencia, a la corrupción; los resultados no pueden ser otros; que miseria y hambre.

Tristemente la clase gobernante ha subvertido los valores, oprimiendo por la fuerza la voluntad de las mayorías en beneficio de unos pocos, cuyos objetivos de progreso y riqueza no son para el la colectividad, sino para pequeñas cúpulas que controlan el poder gubernamental.

A un pueblo como el nuestro, al cual los representantes del estado le cierran todas las oportunidades de progreso, haciendoles creer que su esfuerzo individual no tiene valor más allá de su soporte en lo político, que no debe ser dueño de nada porque el estado se encargará de sus necesidades, pués sencillamente se le está arrebatando la esperanza y un mejor futuro.

Lo que nos convoca a todos a generar un cambio de actitud positiva, ante el marasmo, la eterna espera por las limosnas que provea el gobernante de turno, dueño de todo y de todos.

No aguantamos más, necesitamos sin duda un cambio en el sistema político venezolano, que facilite la implementación de medidas sociales y económicas que vayan en beneficio de la recuperación lo más urgente posible de la estabilidad política, económica y social del País. Pero también es urgente un cambio de paradigma para hacer que nuestros ciudadanos recobren la esperanza y el deseo de superarse, basado en los valores fundamentales para que la actitud individual y colectiva esté orientada al bienestar nacional. Solo así lograremos tener el país que todos los venezolanos nos merecemos.
Freddy Paz