Pa’ lante Venezuela

Freddy Paz's picture

Es cierto que los venezolanos vivimos momentos muy duros. La humanidad entera vive momentos de desconcierto, de odio, de perdida de vidas, hambruna, guerra, discriminación, violencia, perdida de valores; desatado con más fuerza en los últimos años, bajo un modelo político que no representa el sentimiento nacional.

Es lamentable ver como los humanos nos empeñamos en dañarnos unos a otros sin medir las consecuencias, y la necesidad de convivir como sociedad que demanda progreso sostenido para las actuales y futuras generaciones.

Venezuela no es ajena a este drama; vivimos nuestra propia crisis interna que ha llegado hasta dónde jamás pensamos que podría llegar.

Es imposible permanecer ajenos al dolor y al sufrimiento de los venezolanos porque la inmensa mayoria lo sufrimos dia a dia, viendo como el esfuerzo se vuelve sal y agua para poder alimentar a nuestras familias, por cuanto los ingresos que gana la gente, no alcanzan para el sustento básico de los nuestros.

Parte el alma saber que en los hospitales, mueren a diario venezolanos por falta de medicamentos y solo la fe y la fuerza de la oración para pedirle a Dios, por los que sufren, por los más necesitados, por venezuela, y por todos y cada uno de nosotros.

Que terrible es vivir con miedo. Con ese pánico que hela la sangre cuando uno ve salir a sus seres queridos y no saber si van a regresar con bien, ó van a caer en manos del hampa y la violencia desbordada.

Son tantos sentimientos encontrados de dolor, de frustración, impotencia, injusticia, que nos están invadiendo y afectando la salud de los venezolanos.

Sin embargo, creo que la historia esta llena de ejemplos, que nos llenan de fuerza, para seguir luchando y salir adelante con nuestra bandera tricolor, convecidos en que despues de la tormenta viene la calma, y surgiran nuevas oportunidades para todos los que amamos ésta hermosa tierra, ancha, buena y generosa. Tierra bendita con recursos naturales, con hermosas playas, llanos y montañas; majestuosos paisajes, que son la envidia y el objetivo de contemplación de visitantes de todas partes del mundo. Tenemos un subsuelo incalculablemente rico en petroleo, gas, metales, oro, piedras preciosas y otros minerales de gran demanda.

Pero como como decía un ilustre zuliano, nuestra mayor riqueza, son los venezolanos. Mas de treinta millones de habitantes que si bien estamos dando una desigual batalla contra el abuso, la inflación, el hambre, la enfermedad, la desidia y la delincuencia, la carencia de alimentos, la escasez; seguro estoy que dentro de sus corazones y en sus almas está anidada la fuerza de voluntad, necesaria y suficiente para echar éste país pa’ lante.

Debemos aferrarnos a esa capacidad que tenemos los venezolanos de enfrentar las dificultades, de hacerle frente a la adversidad, debemos ser nuevamente ese pueblo unido y solidario, lleno de ganas de trabajar, ese pueblo que por las madrugadas abarrota las paradas de transporte publico para ir a su trabajo a construir país, sin importar las distancias que para hacerlo tenga que recorrer, ni la cantidad de trasbordos que tenga que hacer.

Nuestro propósito tiene que estar orientado en ayudar a construir un mejor país, con la firme convicción de que con nuestro trabajo, nuestro esfuerzo y nuestras ganas de salir adelante podemos logra unidos los cambios necesarios para vivir en una nación prospera, productiva y de bienestar para nuestros hijos y nuestros nietos.

Culmino con una cita Biblica que dice: “Pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas:
correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán.” Isaías 40:31. @freddyspaz
Freddy Paz