El uso del régimen de los presos políticos como chantaje al pueblo

Guillermo A. Zurga's picture

El régimen necesita tener presos políticos para sentirse a gusto ante la oposición. Es un miedo terrible que siente, al solo pensar en el tema. Sin ánimo de actuar como siquiatra, psicólogo, politólogo y/o sociólogo, mi instinto y análisis me hacen pensar en que estoy en lo cierto. Se ha intentado varias veces realizar diálogos entre régimen y oposición, y solo existe una gran traba, la liberación de todos los presos políticos.
Pareciera que, para el régimen, es un punto de honor, el mantener sus reservas de presos políticos. Eso pareciera que es el alimento de su conciencia y alma perversa que les acompaña. El régimen piensa, que el dialogo lo necesita más la oposición que ellos mismos. Se equivocan, ante esta suposición mía, creo que quien más necesita el dialogo, negociación o arreglo, es el mismo régimen.
Mientras más tiempo pasa, y empeoran las cosas en Venezuela, las probabilidades de que se produzca una poblada en contra del régimen son más probables que esto ocurra. Una gran poblada, sería imposible de contener, puesto que el pueblo lo hace a conciencia de que es la única forma de terminar con esta tragedia. Las condiciones para una poblada están dadas, e incluso, son inmensamente mínimas con respecto a la del caracazo, y existen muchas más razones que en las de esa parcial poblada. Digo parcial, porque en aquella época, se hizo por la presión económica del pueblo; esta vez existen muchas más razones diversas como para pensar en que ésta sería muy superior.
La información que logramos captar sobre el trato a los presos políticos en Venezuela es escalofriante y tétrico. Los desparecen por temporadas, los torturan, los humillan, los violan, los hacen dormir desnudos, los roban, los golpean hasta desfigurarles el rostro, les cortan las visitas, les cortan la luz eléctrica, les apagan los enfriadores de aire, etc. Es decir, los presos políticos del régimen, no reciben ningún trato humano. Ni a los animales se les trata de esa forma. Por tales motivos, la MUD se aferra a tal condición, antes de dialogar; porque saben que los presos políticos sufren mucho, aun teniendo razón de oponerse a un régimen macabro, que desconoce y desprecia a la democracia, e ignora los derechos humanos que tiene toda persona a que no se le torture ni le violen sus derechos.
El régimen tiene mucho miedo de liberarlo a los presos políticos, puesto que intuyen, que, de hacerlo, Venezuela se convertiría en un gigantesco carnaval de celebraciones gigantescas en todo el país; por lo tanto, no están dispuestos a permitirlo. Por eso jamás habrá diálogo ni negociación con este régimen.
Se dice que este régimen está prácticamente en control de los militares, lo cual no se duda en absoluto, puesto que son los que tienen las armas y ya no le temen tanto al pueblo, porque éste está mayoritariamente con la oposición y esta desarmado. No obstante, los militares, por el solo hecho de ser militares, son impacientes y les desagradan las esperas, las cuales en estos momentos deben ni saben a qué esperar. O sea, que en este momento dependemos mucho de lo que decidan hacer los militares, puesto que los políticos del chavismo, o están en retirada o enfrentados al gobierno, o haciéndose el mea culpa de toda persona que actúa mal y en contra de principios humanos, que una vez que los violas, quedas en deuda con tu propia conciencia.
Quizás el termómetro, para la espera impaciente de los militares y de la oposición, sean los resultados de las elecciones regionales a gobernadores a realizarse el próximo 15 de octubre. Aprovecho para recordarle a los opositores que piensan evadir su enorme responsabilidad de votar, que dejen a un lado su rabia e inconformidad y vayan a votar con furia este próximo día de elecciones. Quizás ese día, nos estemos jugando el futuro de la patria, y no nos podemos dar el lujo de fallarle a la democracia en momentos tan cruciales.
Si de algo les sirve, en un principio me desagradó la decisión de la MUD de ir a elecciones regionales. Pasado un tiempo, recapacité, entendí sobre esa decisión, la cual hoy día considero correcta y defiendo. El gobierno no liberará a los presos políticos. Por lo tanto votar significa, obligarlos a soltarlos y a liberar a toda Venezuela del régimen marxista leninista y comunista.
Guillermo A. Zurga