Golpe militar en Venezuela ¿Para qué?

Guillermo A. Zurga's picture

Se habla de una conspiración de militares activos para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Por las declaraciones dadas por algunos de los apresados, implicados en los preparativos de tal conspiración, se supo, que la intensión o propósito de tal movimiento subversivo, es la instaurar un gobierno chavista originario, tal como el que inició Hugo Chávez en 1998.
Ante esta primicia, cuando un 80% de venezolanos clama por democracia, libertades y justicia; un grupo de militares chavistas, insisten en reivindicar a Hugo Chávez, como líder, intentando restablecer el fantasma de su persona en la presidencia de Venezuela, como si no les bastara, que Nicolás Maduro, lo haya reemplazado a la perfección.
Si Hugo Chávez eligió a Nicolás Maduro para que lo representara, como guía y ejecutor de su proyecto político, y Nicolás Maduro, le garantizó a Hugo Chávez, que al recibir el gobierno, sería fiel a su pensamiento y memoria, me pregunto: ¿Por qué los militares desean derrocar a Nicolás Maduro, cuando este ha cumplido y aún, continúa cumpliendo a cabalidad, con los deseos de Hugo Chávez?
El plan de Hugo Chávez, ha sido divulgado a todo el mundo, por los mismos chavistas. Dicho plan ha sido ejecutado a la perfección por Nicolás Maduro, quién en lugar de críticas y conspiraciones para derrocarlo, debería ser alabado y homenajeado por el chavismo, puesto que cumplió con lo solicitado por Hugo Chávez Frías. Tan es así, que cuando sus expertos planificadores y economistas le sugirieron, que le diera un giro de 180° a sus políticas económicas, los despidió y siguió con el mismo rumbo trazado originalmente. Es decir, para los chavistas, Nicolás Maduro, debería ser un héroe nacional, puesto que se inmoló y prefirió, salir del gobierno por mediocre, que por traidor a Hugo Chávez.
Me hubiera gustado oír argumentaciones diferentes a las de los militares chavistas presos, que han estado conspirando contra Nicolás Maduro. Hubiera preferido por ejemplo, que expresaran que lo hacían por restaurar la democracia, las libertades y la justicia plena en Venezuela. Hubiera preferido, que expresaran un mea culpa, arrepentidos de haber violado la constitución y leyes de Venezuela y haber pisoteado su honor militar, apoyando a un dictador. Me hubiera gustado que pidieran perdón al pueblo venezolano por haber causado tantas muertes y lágrimas a las familias venezolanas.
El pueblo venezolano clama por más y mejor democracia, para su país. El chavismo fue un error y accidente desafortunado en nuestra historia, razón para rechazarlo y repudiarlo para el futuro inmediato y por siempre, de Venezuela.
Por cierto que, una de las tareas más importantes a desarrollar en la nueva Venezuela, debería ser la de recuperar y devolverle al militar su rol de institucionalista, al servicio de la democracia, de la justicia y en defensa de la nación. El honor es su divisa debe ser reivindicado, como un valor invaluable para los militares y sus familias.
Por supuesto, que las leyes que rigen las actuaciones de los partidos políticos y sus liderazgos, deben ser también revisadas y perfeccionados en el futuro inmediato, para lograr mayor coherencia y armonía en las futuras luchas políticas por el poder, las cuales sin duda alguna deben ser mejor reglamentadas.
Venezuela ha sido destruida por el chavismo, en lo económico, social, moral, cultural, militar, político, institucional, legal, educacional, etc. Nuestras heridas son múltiples y profundas, que requieren de alta cirugía para sanarlas, razones suficientes, para rechazar firmemente el chavismo originario que se oye se desea instaurar en el país, por militares que violaron su juramento y propias leyes.
Guillermo A. Zurga