La pirámide de Maslow y la política

Guillermo A. Zurga's picture

La pirámide de Maslow forma parte de una teoría psicológica que inquiere acerca de la motivación y las necesidades del ser humano: Aquello que nos lleva a actuar tal y como lo hacemos. Según Abraham Maslow, un psicólogo humanista, nuestras acciones nacen de la motivación dirigida hacia el objetivo de cubrir ciertas necesidades, las cuales pueden ser ordenadas según la importancia que tienen para nuestro bienestar.
Es decir, que Maslow proponía una teoría según la cual existe una jerarquía de las necesidades humanas, y defendió que conforme se satisfacen las necesidades más básicas, los seres humanos desarrollamos necesidades y deseos más elevados. A partir de esta jerarquización se establece lo que se conoce como Pirámide de Maslow.
Abraham Maslow introdujo por primera vez el concepto de la jerarquía de necesidades en su artículo “A Theory of Human Motivation” en 1943 y en su libro “Motivation and Personality”. Más tarde, el hecho de que esta jerarquía soliese ser representada gráficamente en forma de pirámide hizo que el núcleo de la teoría pasase a ser conocido como pirámide de Maslow, cuya popularidad es notable incluso hoy en día, décadas después de que fuese propuesta por primera vez.” Fin de la cita.
Entender la conducta de las masas, conocidas como pueblo en cada país, es un tema de interés y estudio mundial para millones de personas e instituciones en el mundo. Los políticos, son un grupo esencial que se ocupa de estudiar esta conducta. Un buen político debe leer mucho, sobre estos temas sociales, si desea triunfar, ser reconocido y admirado.
Según conclusiones extraídas de los estudios realizados en el tema, la mayoría de las personas Solo aspiran lograr las 3 primeras necesidades, para ser felices, o sea: 1) Obtener sus necesidades fisiológicas, de seguridad y sociales. 2) Para el resto de la población, las personas más ambiciosas, por supuesto que también necesitan lograr tales necesidades, pero van mucho más allá, y se proponen lograr, las necesidades de estima y auto realización, al tope de la pirámide.
Esta deducción quizás explica el porqué, las masas venezolanas tardaron tanto tiempo en sentir un malestar tardío, respecto a sus necesidades, básicas, fisiológicas, de seguridad, y sociales; al reconocer que el sistema político del gobierno en ejercicio, les estaba fallando. Mientras estos tres primeros escalones de la pirámide de Maslow, se estén satisfaciendo al nivel de pueblo, los dos últimos escalones, arriba de la pirámide, siempre serán olvidados en un régimen de gobierno de tipo socialista. Eso explica también, el porqué, el pueblo venezolano reacciona tan tarde, masivamente, a reclamar cambio de gobierno, puesto que sus necesidades básicas no han estado siendo satisfechas y atendidas adecuadamente, desde hace cierto tiempo.
Esa deducción explica también, del porqué del intento de destrucción de las clases altas privilegiadas de la pirámide, del que tilden a la oposición de derecha, de que nos tilden de enemigos del pueblo. Sin duda alguna, el régimen socialista mundial, ha estudiado esta pirámide exhaustivamente, y la utiliza para sus medios propagandísticos.
Primero te afirman que ser rico es malo. Luego tildan a los ricos de enemigos del pueblo, y califican a la oposición de derecha, para calificarlos como ricos. Es decir, fabrican unas matrices de opinión que les dan resultados, mientras puedan pagar las necesidades de los más necesitados, cual es el gran problema que tienen ahora. No saben cómo hacerlo. Esa, es precisamente la labor, que deben hacer los políticos de la oposición, aclarar exhaustivamente a los desposeídos, el jueguito maquiavélico en que los ha metido el régimen chavista.
Desde hace tiempo, he venido advirtiendo, mediante mis escritos, que el problema de Venezuela no era ni ha sido social, ni de pobreza extrema, ni de analfabetismo, ni de indigencia; siempre ha sido marcadamente político. Esa quizás fue la excusa para insertar a los cubanos en nuestras vidas. Esa ha sido precisamente la estrategia macro del régimen; crear buscar enemigos, donde no los hay, y empobrecer para intentar salvar y terminar siendo los salvadores de un pueblo, que jamás ha debido permitir que el socialismo se instalara en Venezuela.
A propósito de los fallos “criticables” de la oposición, es preocupante, que los mismos auto denominados opositores “inmaculados”, estén destruyendo verbalmente a nuestros valiosos aliados, sin averiguar ni asegurarse primero, del porqué de algunas conductas y decisiones. Nuestro enemigo común ha sido y siempre será el opresor chavista, hacia quienes debemos dirigir las baterías.
Respecto a los gobernadores que se juramentaron ante la ANC, antes de quemarlos vivos, debemos razonar y pensar sensatamente. Si no aceptaban, el régimen impondría a personajes malignos y asquerosos al frente de tales gobernaciones, lo cual en mi concepto es más repudiable aceptarlo, que denigrar de quien por estrategia, acepto inmolarse, para beneficio de que la lucha democrática continúe.
Guillermo A. Zurga