Oscar Pérez, Douglas Rico y el CICPC

Héctor Márquez's picture

Quien escribe fue funcionario durante casi 5 años del Instituto Universitario de Policía Científica (IUPOLC), hasta hace pocos años, el Alma Mater del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC). Desgraciadamente IUPOLC fue extinguida hace ya 6 años como parte de la involución y el fracaso en materia de seguridad pública que el torpe Gobierno actual ha llevado a cabo a través de su anacrónica y descontextualizada Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES). De IUPOLC egresaron Douglas Rico y Oscar Pérez.

En esos tiempos pude escuchar a varios de nuestros estudiantes (cadetes del CICPC) hablar de la gran admiración que sentían por el Comisario Rico, que era efectivamente un ejemplo de superación y de ética en el ejercicio de la función policial. Pero el perfil del admirado Comisario cambió cuando pactó con el mundo Diosdado-Madurista.

Y ese cambio obedece a lo que los psicólogos llamamos “Síndrome de Hubris”, que no es más que “la enfermedad del poder”. Es una actitud desmesurada, evidentemente irracional, producto de la altivez y la arrogancia con la que algunos asumen sus privilegiadas posiciones de poder. Su acomodada investidura como Director Nacional del CICPC explica por qué Douglas Rico ha manejado el tema de los colectivos (bandas delictuales armadas del gobierno madurista, implicados, entre otros delitos, en el asesinato de Oscar Pérez) de una manera esquiva y en el fondo no se ha atrevido a confrontarlos con la fuerza de la ley y la justicia.

Por su acomodaticia postura con los desmanes del gobierno, el Comisario mintió cuando dijo en programa radial de RVN, posterior al famoso sobrevuelo en Caracas el 27-06-2017, que Oscar no pertenecía al CICPC, cuando todos sabíamos que Oscar Pérez era Inspector activo de la Policía Científica, y cuando además es notorio que Oscar estaba suscrito en el Instituto de los Seguros Sociales como funcionario del CICPC. También tenga en cuenta esta pregunta retórica: ¿Por qué no hubo ningún comando del CICPC cuando fueron a buscar al Inspector Pérez?

Pero, además, como el peor padre de familia y gran mentiroso, el Comisario lo calumnió catalogándolo como terrorista, asesino y enemigo público número 1 del país. ¿Por qué? Pues porque el Comisario está contaminado con la premisa del gobierno “hacer lo que políticamente ayude a Maduro a mantenerse en el poder sin importar la ética ni la verdad”. ¡Qué lamentable su miserable despedida de una carrera policial que hubiese sido de las más insignes de Venezuela!

El síndrome de Hubris le ganó la carrera al Comisario Douglas Rico.

El Libro inspirado de arriba dice: “El justo aborrece la mentira, pero el malvado acarrea vergüenza y deshonra” Proverbio 13:5
Héctor Márquez