Con todo y ley del odio, Dólar Today arruinó la “plenipotencia y todopoderosa” constituyente

Javier Antonio Vivas Santana's picture

Es curioso ver como la "constituyente" que se autoproclama "plenipotenciaria, supraconstitucional y todopoderosa" para joderse en quienes criticamos el neototalitarismo y la neodictadura madurista, incluso decretando una "ley contra el odio" para que ni siquiera digamos que tenemos hambre, no pueden hacerle ni coquito al valor de referencia de nuestra moneda en el mercado paralelo, el cual ha pulverizado de manera humillante el nombre de Bolívar como signo monetario, al punto que hablar de cualquier otra moneda (con el respeto que se merecen), tiene un importante referente en relación con lo que hoy es una degradada e inútil numerología de ceros a la derecha, sobre cada uno de los billetes con el rostro del Libertador u otros personajes de nuestra historia ante cada día que pasa.

La "constituyente" habla que con su "instalación" llegó la "paz" ¿Cuál paz? Acaso vivir en la más absoluta miseria en todos los órdenes de nuestra sociedad, es decir, no poder alimentarnos, no encontrar medicinas, ser asaltados o asesinados de manera impune por los delincuentes, ver que los corruptos terminan de saquear a la nación, todo eso envuelto en un dantesco y peligroso escenario de explosión social que el madurismo está intentando apagar todos los días, hasta que falle el extinguidor político, les permitirá seguir hablando de una "paz" que saben está sujeta por una demagogia cuyo desenlace se acerca, y se acerca, porque ni aunque suministren y suministren cajas o bolsas de alimentos para medio mitigar el hambre, esas mismas cajas y bolsas se van a terminar en cualquier momento, y cuando ello ocurra, imagino que sólo repartirán lo que encuentren en las "cochineras urbanas" o la carne de conejo que prometió Freddy Bernal.

Pero mientras esa realidad trasciende, la ley del odio, sólo pretende que los ciudadanos renunciemos a nuestros pensamientos y consciencias, incluyendo los intereses de los partidos, es decir, que estemos en favor del gobierno y sus intereses, ante un supuesto "patriotismo", como por ejemplo, decir que es "traición a la patria" pedir que funcionarios corruptos sean sancionados de manera financiera y legal en el exterior. O negarnos el derecho como venezolanos a exigir que un gobierno cumpla con sus compromisos en materia de derechos humanos. Para eso es la "ley del odio", para obligarnos a callar esa verdad.

En consecuencia, si mañana por voluntad de la "constituyente", ninguno de nosotros declaramos "enemiga de la patria" a la página que determina el valor de nuestra moneda en relación con la divisa extranjera, suponemos que también seremos declarados bajo el delito de "odio contra la patria", porque de no hacerlo, estaríamos defendiendo los intereses subalternos del imperio, o lo que es lo mismo, que vendemos nuestra nacionalidad al mejor postor, aunque nada tengamos que comer, y tampoco encontremos medicamentos para nuestras enfermedades y dolencias.

Ni las casas de cambio de Vielma Mora en el Táchira, o los yuanes para determinar el valor del petróleo venezolano, éstos últimos que ni siquiera se utilizan en Hong Kong para las actividades financieras, han servido para detener la devaluación del bolívar, el cual en pocos días, es casi seguro que alcanzará los Bs. 100 mil¹, y que de no realizar un importante programa de ajustes macroeconómicos, y de reducción de gasto público, no será quimera el ver que el dólar supere los Bs. 200 mil².

La única verdad es que con todo y la "ley del odio", Dólar Today se jodió en la "plenipotenciaria y todopoderosa" constituyente, porque si fuera lo contrario, ya la hubiesen derrotado, y la inflación habría desaparecido. O sea, quedó en evidencia, que esa "constituyente", sólo perseguía un fin político para destruir ilegítimamente a la oposición y perseguir a la disidencia chavista que ha abandonado la bazofia madurista.

En síntesis, sólo la disolución de esa "constituyente" convertida en la más putrefacta mezcla política, controlada por el madurismo, como reducto neofascista, neonazista y neostalinista que componen su perversa ideología política y societaria, resulta indispensable como factor de cauce constitucional, para encontrar la ruta económica de cualquier vía que nos ayude a superar este caos de podredumbre social, el cual nos está advirtiendo que en cualquier momento, un terremoto de unos 10 grados de intensidad será pequeño, ante y sobre lo que puede suceder en Venezuela. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.
Javier Antonio Vivas Santana

Ref:
¹ https://www.aporrea.org/actualidad/a250366.html
² https://www.aporrea.org/actualidad/a255328.html

Fuente: https://www.aporrea.org/economia/a255392.html